El orégano y sus variados usos medicinales

Paula Aroca 27 julio, 2013
¿Sabías que las propiedades antioxidantes del orégano podrían ser equiparables a las de la manzana o la patata? Además tiene propiedades antifúngicas, que pueden ayudarnos a combatir las infecciones por hongos

El orégano no es solo un condimento muy versátil, sino que también tiene el potencial de proteger y mejorar nuestra salud.

Esta hierba ha sido utilizada desde hace mucho tiempo como parte de terapias alternativas para curar infecciones, enfermedades respiratorias, gastrointestinales, entre otras. Aunque sus propiedades curativas se manifiestan de manera más abierta en sus derivados  – como el aceite –, las hojas secas las poseen también, aunque en menor medida.

A continuación, te presentamos cinco razones concretas por las que el orégano es esencial para una dieta sana y equilibrada:

1. El orégano es una gran fuente de nutrientes

El orégano y sus aceites se encuentran repletos de minerales esenciales para el organismo como el magnesio y el calcio, que fortalecen los huesos; el manganeso y el cobre, que favorecen la acción de las enzimas antioxidantes; el potasio, que regula la presión sanguínea; el zinc; el hierro; entre otros. Además, es una fuente importante de vitaminas (C, E, K, E6) y de Omega 3.

2. El orégano y sus derivados poseen propiedades antibacteriales y antifúngicas

Se ha comprobado que dos componentes del orégano, el timol y el carvacrol – los cuales se obtienen al extraer sus aceites esenciales – combaten con gran eficacia bacterias peligrosas para el organismo, como la Giardia, la E. Coli, y la Salmonella; y combaten también diferentes tipos de hongos. Por eso, han sido utilizados durante mucho tiempo para proteger los alimentos, y como agentes antimicóticos aplicables a la piel.

3. El orégano y sus derivados previenen el envejecimiento y el cáncer

Los antioxidantes son cruciales para mantener una buena salud, ya que previenen el daño celular causado por los radicales libres, moléculas dañinas involucradas en la aparición de las enfermedades crónicas y relacionadas a la edad; y además, previenen formación de moléculas carcinógenas.

Muchos estudios señalan al orégano como la hierba aromática que posee la mayor actividad antioxidante. La misma situación se da al compararlo con otros alimentos de origen vegetal, como las manzanas y las patatas (papas). Por ejemplo, el orégano tendría una actividad antioxidante 42 veces mayor a la de la manzana y 30 veces mayor a la correspondiente a las patatas .

4. El orégano y sus derivados favorecen la actividad digestiva

El orégano puede ayudar al sistema digestivo a trabajar mejor de diferentes maneras; principalmente, a través del incremento de la salivación, que permite que los alimentos sean ablandados de forma más efectiva en la cavidad oral; y a través de la estimulación del flujo de bilis hacia los órganos digestivos, donde esta sustancia facilita la absorción de las grasas en el intestino delgado y elimina el exceso de ácido proveniente del estómago.

5. El orégano ayuda a reducir los malestares vinculados a la menstruación

El orégano ha sido utilizado durante mucho tiempo para el tratamiento de dolores, calambres y otros malestares producto del ciclo menstrual femenino. Por ejemplo, el aceite de orégano favorece el flujo sanguíneo en la pelvis y el útero, lo que reduce el dolor producido en estas zonas. Además, el orégano también es utilizado para provocar el ciclo menstrual e incluso para regularizarlo.

El orégano: fácil de obtener y fácil de usar

El orégano no solo puede adquirirse fácilmente y a bajo precio en los mercados, sino que también es fácil de cultivar en el hogar; y puede consumirse de muchas maneras, aunque es preferible su consumo fresco o como aceite.

Si bien a algunas personas les puede generar ciertas molestias – como reacciones alérgicas – y no debe consumirse durante el período de gestación o el de lactancia, el orégano es un excelente alimento, rico en propiedades curativas y apto para todas las personas que deseen llevar una vida saludable.

¿Y a ti te gusta el orégano? ¿Lo utilizas con frecuencia en tus comidas? ¿De qué otras formas lo consumes?

Imagen cortesía de Rae Allen

 

Te puede gustar