El peligro del ácido úrico y cómo disminuirlo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 18 noviembre, 2018
¿Conoces las propiedades antiinflamatorias de las fresas? Son antioxidantes y diuréticas, y uno de nuestros mejores aliados para combatir el ácido úrico y neutralizarlo

El ácido úrico es una sustancia química que se genera en el organismo cuando se descomponen las purinas. Está compuesto de nitrógeno, oxigeno, carbono e hidrógeno. La mayor parte de ácido úrico se disuelve en la sangre y viaja a los riñones, donde se elimina a través de la orina.

El  exceso de ácido úrico puede causarle daños al cuerpo, como la aparición de cálculos y gota. Su exceso en la sangre provoca que este se concentre en algunos lugares como las articulaciones, formando cristales que producen inflamación y dolor. Así que es muy importante controlarlo y reducirlo si se presenta en altos niveles.

En general cualquier persona puede llegar  a ser afectada por los niveles altos de ácido úrico. Sin embargo, los hombres son quienes están más expuestos.

Si se ha tenido antecedentes familiares de gota, se vive en constante estrés, obesidad, diabetes, o con problemas de hipertensión arterial también se está propenso a sufrirla. 

¿Alimentos que te perjudican?

Para empezar, es necesario eliminar de tu dieta algunos alimentos como:

  • Carnes rojas
  • Mariscos
  • Vísceras
  • Bebidas alcohólicas
  • Gaseosas

Alimentos que te ayudan a regular los niveles de ácido úrico

Manzana

manzanas contra ácido úrico

La manzana te ayuda a luchar contra los altos niveles de ácido úrico gracias a su gran contenido de agua. Además, es diurética y antioxidante, reduce la presión arterial, protege la mucosa intestinal, previene el cáncer gracias a sus sustancias fotoquímicas, reduce los niveles de colesterol en la sangre, previene el asma y las enfermedades inflamatorias como la artritis.

Alcachofa

Este vegetal tiene propiedades diuréticas que ayudan a que el ácido úrico sea eliminado a través de la orina. Además de esto, trae otros beneficios como la reducción del colesterol alto, combate el exceso de triglicéridos, trata enfermedades como la anemia, la diabetes, la gota y los cálculos en la vesícula biliar.

Cebolla

La cebolla también ayuda a depurar el organismo y prevenir el aumento de ácido úrico. Su consumo también resulta beneficioso para el cuerpo, ya que favorece la circulación sanguínea, previene la trombosis y el envejecimiento de las arterias. Así, sirve como tratamiento para la anemia por su alto contenido de hierro, fósforo y vitamina E.

Gracias a que contiene potasio favorece la eliminación de exceso de líquidos ayudando a combatir la hipertensión, la gota y los cálculos renales. 

Cereza

La cereza resulta efectiva para bajar los niveles de ácido úrico. Cumple una función anti-inflamatoria y antioxidante. Además, ayuda a prevenir las enfermedades cardíacas y el cáncer, ayuda a regular los ciclos de sueño del cuerpo, son ricas en vitamina C, E, magnesio, hierro y fibra. También colabora en la prevención de la pérdida de memoria, reduce la inflamación y los síntomas de la artritis y la gota.

Fresa

fresas

Las fresas son una de las frutas más recomendadas para neutralizar el ácido úrico en el organismo. Son excelentes antioxidantes y diuréticos, poseen capacidades anti-inflamatorias, ayudan a regular los procesos digestivos, dan sensación de saciedad, contienen vitamina C, B, K y potasio. También mejoran la salud de los ojos, retrasan los signos de envejecimiento, previene la flacidez y la celulitis.

Recuerda….

Todas las personas poseemos en nuestro cuerpo ácido úrico. Lo que debemos evitar es que este se acumule en nuestro organismo, puesto que podría traernos problemas. No lo olvides: “prevenir es mejor que curar”.

  • Dalbeth, N., Phipps-Green, A., House, M. E., Gamble, G. D., Horne, A., Stamp, L. K., & Merriman, T. R. (2015). Body mass index modulates the relationship of sugar-sweetened beverage intake with serum urate concentrations and gout. Arthritis research & therapy, 17(1), 263.
  • Fang, J., & Alderman, M. H. (2000). Serum uric acid and cardiovascular mortality: the NHANES I epidemiologic follow-up study, 1971-1992. Jama, 283(18), 2404-2410.
  • Johnson, R. J., Nakagawa, T., Sanchez-Lozada, L. G., Shafiu, M., Sundaram, S., Le, M., ... & Lanaspa, M. A. (2013). Sugar, uric acid, and the etiology of diabetes and obesity. Diabetes, 62(10), 3307-3315.
  • Juraschek, S. P., Miller III, E. R., & Gelber, A. C. (2011). Effect of oral vitamin C supplementation on serum uric acid: a meta‐analysis of randomized controlled trials. Arthritis care & research, 63(9), 1295-1306.