El poder de los abrazos: beneficios para la salud

Daniela Castro · 13 diciembre, 2014
Además de la que lo recibe, la persona que da el abrazo también se beneficia de sus efectos. No podemos olvidar que estos se prolongan después del contacto físico

¿Sabías que un abrazo es saludable? Sus beneficios emocionales tienen impacto también en nuestra fisiología, de modo que, literalmente, son sanos.

El abrazo se considera una de las principales demostraciones de afecto del ser humano. Puede proceder de un amigo, un familiar, tu pareja…

Por eso, a continuación, presentamos sus beneficios para la salud.

No te pierdas: 10 razones por las que deberías abrazar todos los días

El poder de los abrazos: beneficios emocionales

Estudios científicos afirman que un abrazo puede liberar endorfinas provenientes del cerebro. En efecto, abrazar se considera una terapia que genera bienestar, puede reducir la presión arterial y, en las mujeres, el dolor menstrual.

Además, también ayuda a rebajar el dolor de cabeza, aliviar la ansiedad, disminuir el estrés y la depresión. Fortalece la autoestima, ayuda a aliviar los nervios, a que no te sientas en soledad, a curar el insomnio y vencer el miedo.

Pero el poder de los abrazos va más allá. Estimulan tus sentidos, te brindan alegría y tranquilizan el alma. Abrazos

Beneficios fisiológicos de los abrazos

Abrazar a alguien genera también beneficios fisiológicos en nuestro cuerpo, los cuales son muy positivos. En este sentido, la segregación de oxitocina es uno de ellos. Esta hormona es también conocida como la hormona del apego.

Tantos son los beneficios de los abrazos que incluso existen terapias llamadas “abrazo terapia”, que sirven para ayudar en enfermedades depresivas y de otros tipos.

Además, un abrazo también libera otras hormonas como la serotonina y dopamina, que tienen un efecto sedante. Por eso, producen sensación de tranquilidad, bienestar y calma. Lo más interesante es que no solo se produce este efecto mientras se abraza, sino que se prolonga mucho tiempo después.

Lee también: El poder de la gratitud, pilar para tu bienestar

En el libro de Kathleen Keating Abrázame, se afirma que los abrazos no solo nos ayudan a sentirnos bien, sino que también favorecen el desarrollo de la inteligencia en los niños, ayudan a superar los miedos y son un factor anti-envejecimiento. El libro además afirma literalmente lo siguiente:

“El contacto físico no es solo algo agradable, sino también necesario para nuestro bienestar psicológico, emocional y corporal, y acrecienta la alegría y la salud del individuo y de la sociedad. El abrazo es una forma muy especial de tocar, que hace que uno se acepte mejor a sí mismo y se sienta mejor aceptado por los demás”.

En resumen

Un abrazo nos brinda:

  • Protección: como seres humanos somos frágiles y siempre nos debemos sentir protegidos. En este sentido, nada mejor para lograrlo que un abrazo.
  • Confianza: cuando estás confiado no temes afrontar los desafíos que puedan surgir. Ve y busca un buen abrazo para que nada te detenga.
  • Seguridad: la seguridad es esencial en tu vida. Se puede decir que es un combustible que genera confianza en ti mismo para lograr las cosas con más eficiencia.
  • Fortaleza: si tienes fuerza, brindarás mucha energía a quien te abraza y también a quien te rodea.

No te vayas sin leer: 5 gestos que las parejas felices tienen antes de dormir

¡Por último y no menos importante!

Todos los beneficios del abrazo son positivos. Además, los beneficios emocionales pueden variar dependiendo de si el abrazo viene de un amigo (amistad y regocijo) o de tu pareja, pudiendo llegar a ser “estimulante”.

¡Jamás niegues un abrazo!

  • Cohen S, et al. (2014). Does hugging provide stress-buffering social support? A study of susceptibility to upper respiratory infection and illness.
  • Denison B. (2004). Touch the pain away: New research on therapeutic touch and persons with fibromyalgia syndrome.
  • Waring B. (2006). A cuddle a day keeps the doctor away.
  • Ellen Connolly, "Hugs and smiles, but not everyone embraces the trendSydney Morning Herald, 1 de diciembre de 2004
  • Kathleen Keating, Abrázame, 1983