El polen puede darte la energía que necesitas

2 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante
El polen es un producto natural, fuente de nutrientes esenciales para el cuerpo. Puede aumentar las defensas, el rendimiento muscular y regular el apetito.

La mayoría de las personas no ingiere todos los nutrientes que su organismo requiere para mantenerse saludable. La solución a estos problemas puede estar en lugares insospechados y muy pequeños. Para conocerlos, hay que informarse de los beneficios que nos da la naturaleza en todas sus manifestaciones. Por ejemplo, el polen puede aportar componentes necesarios para la existencia de un organismo.

Polen

También lee 5 excepcionales beneficios del polen de abeja

La función del polen en las plantas

El polen contiene el gameto masculino que, mediante la fecundación, se une a los óvulos en las flores. De este modo, se generan nuevas semillas que luego serán nuevas plantas para generar nuevas semillas. Este proceso de polinización es el que otorga extraordinarias virtudes nutrientes y terapéuticas al polen.

El polen contiene toda la información para desarrollar una nueva planta, lo cual explica el motivo por el cual algo tan “pequeño” puede tener tantos beneficios naturales.

El proceso no termina ahí. Luego, el polen es recogido por las abejas, que lo enriquecen con sus propias secreciones y lo transportan desde las flores hasta el panal para alimentar a toda la colmena. Las abejas, mediante estos viajes de flor en flor, contribuyen a la polinización de muchas especies.

Abejas y el polen

También lee Alergia al polen: sus causas y los mejores remedios naturales

El polen y sus propiedades

A pesar de que la mayoría de las personas conoce poco sobre las propiedades del polen, son muchas las cualidades que tiene. Su riqueza nutricional es un gran complemento natural que renueva diariamente las energías de nuestro cuerpo.

Según un estudio realizado por J- Huidobro, de la Universidad de Santiago de Compostela, el polen contiene muchas proteínas, incluyendo todos los aminoácidos, más de 20 minerales, gran variedad de vitaminas, ácidos grasos, ácidos orgánicos y flavonoides.

Por todo esto, este producto natural es fuente sustancial de nutrientes esenciales para el cuerpo humano. Puede aumentar las defensas del organismo, incrementar el rendimiento muscular y ayudar a regular el apetito. Pero, al margen de su contenido nutritivo, no hay evidencias científicas que demuestren que el polen puede curar enfermedades o mejorar la salud.

Abeja tomando polen de una flor

Formas de tomar el polen

Puedes masticar el polen hasta que se deshaga completamente en la boca, o bien ayudarte con unos sorbos de agua para tragarlo. Sin embargo, no a todas las personas les agrada su sabor. Esto no tiene por qué ser un obstáculo para beneficiarse con sus propiedades. Puedes cosumirlo de otras formas:

  • Disolverlo en jugo de frutas.
  • Mezclarlo con una cucharada de miel o mermelada.
  • Añadir al yogur o leche.

Dosis Recomendadas

Hay que dice que la dosis recomendada de polen al día es la siguiente:

  • Adultos: 20 gramos por día.
  • Adultos con gran actividad física o que sufren de fatiga: 30 gramos por día.
  • Niños (entre 3 y 5 años): 12 gramos por día.
  • Niños (entre 6 y 12 años): 16 gramos por día.

No obstante, y dado que no hay estudios científicos que corroboren dicha información, lo mejor acudir al especialista sanitario correspondiente para que nos oriente debidamente sobre este aspecto y la ingesta de polen.

Informarse bien para consumirlo adecuadamente

Como todo producto, hay que saber cómo tomarlo para evitar efectos contrarios a los buscados. Y consultar a tu médico ante cualquier duda y antes de realizar cualquier cambio en los hábitos de vida, especialmente las personas que padecen de alergia o asma.

Por otra parte, el polen no debe ser utilizado como sustituto de una dieta equilibrada, no se debe superar la dosis diaria recomendada y hay que mantenerlo fuera del alcance de los niños.

En síntesis, podemos decir que el polen aporta energía y puede ser utilizado a nuestro favor. De esta manera, aprovecharemos este regalo de la naturaleza y conseguiremos la fuerza necesaria para llevar adelante una vida activa y saludable.

  • Alaux, C., Dantec, C., Parrinello, H., & Le Conte, Y. (2011). Nutrigenomics in honey bees: Digital gene expression analysis of pollen’s nutritive effects on healthy and varroa-parasitized bees. BMC Genomics. https://doi.org/10.1186/1471-2164-12-496
  • Harmon-Threatt, A. N., & Kremen, C. (2015). Bumble bees selectively use native and exotic species to maintain nutritional intake across highly variable and invaded local floral resource pools. Ecological Entomology. https://doi.org/10.1111/een.12211
  • Eckhardt, M., Haider, M., Dorn, S., & Müller, A. (2014). Pollen mixing in pollen generalist solitary bees: A possible strategy to complement or mitigate unfavourable pollen properties? Journal of Animal Ecology. https://doi.org/10.1111/1365-2656.12168