El saludable arte de disfrutar del silencio - Mejor con Salud

El saludable arte de disfrutar del silencio

El silencio. Si te detienes un momento a pensarlo, te darás cuenta de que es una dimensión que no abunda demasiado en nuestras vidas. Estamos acostumbrados al rumor de las ciudades, del tráfico, a las conversaciones interminables, a esa televisión que no apagamos en todo el día e, incluso, al sonido de nuestras propias preocupaciones que casi nunca encuentran descanso.

El silencio es un valor y una necesidad. Hablemos hoy sobre ello para tenerlo en cuenta, para descubrir que el silencio es, a veces, un refugio de paz al que deberíamos acudir más a menudo.

1. El miedo al silencio

p1060430

Seguro que te ha ocurrido en alguna ocasión. Hay personas que en cuanto notan que surge un silencio en medio de una conversación, se encuentran incómodos y acaban diciendo lo primero que les viene a la cabeza. ¿Por qué nos incomodan los silencios? 

  • En ocasiones, hacemos un mal uso de las palabras consiguiendo que pierdan su auténtico valor. Hablar es comunicar con sinceridad e integridad, y los silencios, aunque te sorprenda, pueden ser en ocasiones signo de cariño y de intimidad. Cuando dos personas se encuentran a gusto con sus silencios, establecen un símbolo de unión, ahí donde no hace falta ningún artificio. Sólo la intimidad mutua.
  • El miedo a estar en silencio demuestra, en ocasiones, un miedo particular a estar en contacto con nosotros mismos, con nuestro ser, con nuestros pensamientos, sueños y deseos.
  • Debes tener en cuenta otro aspecto importante: Estar callado no es estar en silencio. Uno puede estar callado y tener a su alrededor una aglomeración de personas, tráfico, música… Es lo que llamamos ruido externo, pero también existe el ruido interno. ¿Sabes a qué nos referimos cuando hablamos de ruido interno? A nuestras preocupaciones, a esa voz interior que a veces nos juzga y nos oprime llenándonos de ansiedad. El verdadero silencio, el auténtico, debe estar libre de estas dos dimensiones.

2. El silencio que nos aporta verdadera tranquilidad

El_silencio

Ahora ya sabes que estar en silencio no es únicamente estar callado. Permanecer en silencio supone establecer una auténtica armonía con nuestro exterior y nuestro interior. Para conseguirlo, debes seguir las siguientes pautas:

  • No hace falta que nos vayamos muy lejos para encontrar silencio. Seguro que en casa puedes disponer algunas horas al día donde todo quede tranquilo, sin televisión, música y sin que nadie te moleste. Si no te es posible, acude a algún parque, ahí donde el sonido de la naturaleza te permita también apagar “tu ruido interno”.
  • Una vez encuentres esa unión con el exterior y tu interior, relájate y no dejes que vuelvan esas voces interiores que te angustian o te llenan de estrés. Apágalas. Permite que te envuelva el silencio para escuchar tu verdadero ser. Es entonces cuando podremos reflexionar con tranquilidad sobre nuestro momento actual; sobre lo que eres y lo que deseas. El silencio es armonía, calma y un modo de entrar en contacto con nuestro niño interior.
  • Tampoco temas a los silencios que surgen en una conversación. Toma conciencia de que las palabras deben ser usadas con su auténtico valor. No vale la pena hablar por hablar o comunicar cosas que no sentimos. Un silencio compartido es, a veces, la mejor prueba de cariño, amor y respeto.

Aprendamos a valorar el silencio como un tesoro, como un arte que cultivar cada día.