El sangrado durante el embarazo y su significado

Marilu Caldera 24 agosto, 2018
Son varias las complicaciones que se pueden presentar durante el embarazo, siendo el sangrado vaginal la que mayor preocupación causa en la futura madre. Por lo tanto, resulta conveniente conocer su significado y estar atentas.

El sangrado durante el embarazo suele ser más común de lo que imaginamos. El 50 % de las mujeres embarazadas presentan algún tipo de manchado vaginal. Esto no siempre significa que existan anomalías que perjudiquen a tu bebé.  No obstante, es un signo que puede generar mucha preocupación en la gestante.

Dependiendo del momento en que se presente el sangrado puede ser una señal de alarma que debas atender. También son importantes la cantidad de sangre y otros factores de riesgo como la edad. Sin embargo, tener información te ayudará a manejar cada situación con la urgencia que amerite. Asimismo, la mejor opción será siempre consultar a tu médico de inmediato.

En esta patología pueden existir dos variantes, el sangrado y el manchado. Ambos pueden suceder en cualquier momento de la gestación.

  • El manchado es leve, se caracteriza por unas gotas de sangre que no llegan a desbordar la ropa interior.
  • El sangrado, por su parte, conlleva un flujo de sangre más abundante e intenso.

¿Qué significa el sangrado durante el embarazo?

Según el momento en el que aparece puede tener diferentes significados:

El sangrado en el primer trimestre suele generarse por la implantación del embrión en el útero. En el momento de la concepción el óvulo fecundado alcanza la línea del útero y puede producir algunas manchas de sangre.

Estas pueden durar más que un par de días y, por lo general, ocurren en aquellos días en los que tendría lugar tu periodo menstrual. Asimismo, el sangrado se puede producir por cambios hormonales normales de esta etapa. También pueden presentarse cólicos, distensión abdominal y malestar en la zona de la pelvis.

Las relaciones sexuales durante el embarazo es otra causa de sangrado y suele ser la más frecuente. Por lo general no implica lesiones, se trata del aumento de la circulación sanguínea hacia la zona genital.

Lee este artículo: Razones para tener sexo cuando estás embarazada

Durante el segundo y tercer trimestre el sangrado puede deberse a problemas de cuello uterino. Si se produce una ruptura uterina generada por un desgarro en el mismo debe ser atendida de inmediato.

Se incluyen también los fibroides uterinos (pequeñas masas de tejidos musculares). Estos pueden encontrarse tanto dentro como afuera de la pared del útero y en algunos casos no interfieren con el embarazo.

También podría deberse a un embarazo ectópico, que ocurre cuando el óvulo se implanta fuera del útero, generalmente en las trompas de Falopio. Este caso incluye fuertes dolores en la zona abdominal, náuseas y mareos. Esta es una condición que debe ser tratada con urgencia.

La placenta previa o el desprendimiento de la misma también podrían ocasionar sangrado. Esta anomalía suele producir sangrado sin dolor y, en algunos casos, puede requerir que la gestante tome reposo absoluto.

Las infecciones vaginales y el parto prematuro (antes de la semana 37) suelen ser otras causas frecuentes.

Lee este artículo: Enfermedades durante el embarazo que toda mujer debe conocer

¿Cómo se trata el sangrado en la gestación?

Embarazo de riesgo.

Lo primordial en estos casos es buscar atención médica lo más pronto posible. No obstante, se debe conservar la calma pues algunas veces resulta ser algo inofensivo.

Evita el uso de tampones al presentar sangrado. Si este es abundante, observas coágulos y viene acompañado de dolores abdominales y de espalda deberán hacerte exámenes más exhaustivos para determinar la causa.

En la mayoría de los casos, el tratamiento para el sangrado durante el embarazo es guardar reposo. Descansar y relajarse resulta vital en este tipo de crisis y es lo que tu médico probablemente indicará.

Dependiendo del diagnóstico que realice el especialista, podría incluir algún tipo de medicamento para tratar el sangrado. Sobre todo, en el caso de las infecciones vaginales (candidiasis, clamidia, herpes, etc.) donde podrían recetarte algún producto de uso tópico u oral.

Las indicaciones médicas van a depender de cada caso en particular. Es posible que requiera hacerte una revisión física, un ultrasonido o ecografía y análisis de sangre, entre otros. Todo esto varía según el trimestre del embarazo en que te encuentres.

Sí bien el sangrado durante el embarazo puede ser inocuo, resulta prudente consultar con tu especialista cualquier síntoma que no te parezca normal durante la gestación. Tu médico es la persona más indicada para evaluar tu situación individual y ofrecerte las mejores alternativas según sea el caso.

Te puede gustar