El segundo embarazo y sus diferencias con el primero

En el segundo embarazo no tendrás la posibilidad de descansar tanto como en el primero, pues ya hay otra personita que necesita de tus cuidados y atenciones.

El primer embarazo llega como una sorpresa que nos sobrepasa. Tenemos expectativas y, aunque no lo parezca, la mayor de las emociones es el miedo. El segundo embarazo, en cambio, puede ser más tranquilo.

La certeza de que conocemos lo que nos viene con esta nueva gestación, de que ya hemos transitado ese camino, brinda calma a muchas mujeres, aunque para otras puede ser mucho más estimulante.

Si bien las madres pueden tener una guía mental acerca de una cantidad de eventos que pueden ocurrir durante la gestación, cada embarazo es una nueva experiencia. Sin duda, tendrá algunos puntos en común con el anterior, pero también vendrán otras situaciones completamente nuevas.

Vivir el embarazo cuando ya tienes un hijo

El segundo hijo llega con toda una reflexión de por medio. Viene con una experiencia previa. Sin embargo, lo que no manejamos muchas madres es que el nuevo embarazo puede ser más engorroso, más difícil o, simplemente, diferente al anterior.

El segundo embarazo trae de nuevo cambios tanto físicos como emocionales, que se suman al estilo de vida de la madre que cuida al primer hijo. Este será el gran reto. Las diferencias con la primera gestación existen y te tocará experimentarlas

¿Lo sabías? Nuestros hermanos mayores: amigos y segundos padres

¿En qué se diferencia el segundo embarazo del primero?

Embarazada con su hijo mayor

  • Olvídate de disfrutar del sueño que produce el embarazo. Sí, esas largas jornadas de sueño que disfrutaste durante tu primer embarazo no podrás tenerlas igual que la primera vez que estabas gestando. Tu otro hijo, más si es un niño pequeño, te demandará atención y amor, que solo tú como madre podrás darle.
  • Tu primer hijo será el mejor acompañante de la espera. Desde que esté en el vientre, estimulará al bebé y creará un lazo de ternura entre ellos, contigo y con el padre. El vínculo crece día a día mientras crece tu vientre.
  • Tendrás más energía que con el primer embarazo. Te sentirás capaz de hacerlo todo y “comerte al mundo”. Ya eres poseedora de los llamados “poderes maternos”. Eres una supermamá, capaz de recargar fuerzas de forma increíble: trabajar, criar, hacer labores del hogar, atender a tu pareja y cuidar de tu embarazo.
  • Puedes lograr el parto que no tuviste en el primer embarazo. Si no te atreviste a parir en agua o en tu casa la primera vez, a lo mejor ahora sí te animas a intentarlo. Incluso es posible parir después de haber tenido al primer bebé por cesárea.
  • Con el primer embarazo fuiste el centro de atención  para familiares y amigos. Sin embargo, con el segundo es posible que la atención disminuya. No te alarmes, igual te darán mucho amor, pero nunca será como la primera vez.

Lactancia y segundo embarazo

Niña besa barriga de mamá

Si eres de las que te casaste con la idea de lactar a tu bebé mínimo por dos años pero te sorprendió la noticia de tu segundo embarazo, no desesperes ni te precipites en destetar. Es posible que sigas con el plan.

Claro está que existen un montón de opiniones. Muchas madres o abuelas te dirán que la lactancia es incompatible durante el embarazo. También hay médicos que consideran que puede ocasionar un aborto espontáneo de un momento a otro. Ve con calma, que no necesariamente es así.

Si tienes un embarazo sano y tranquilo, no hay de qué preocuparse. ¿Sentirás contracciones? Sí, es muy probable, pero leves, nada que ponga en riesgo tu salud y la vida del bebé. Puedes continuar lactando a tu otro pequeño sin miedo y brindarle lo mejor de ti a tus dos hijos.

Ahora bien, si presentas algunas de las siguientes condiciones debes consultar con tu médico o partera. Es posible que te aconsejan destetar:

  • Un embarazo de alto riesgo, por tu edad o por la presencia de enfermedades gestacionales.
  • Si estás esperando gemelos.
  • Si has tenido sangrado uterino

Lee este artículo: 5 ventajas de ser madre después de los 40

Consideraciones finales

Estar embarazada es una de las experiencias más enriquecedoras que vive la mujer. El segundo embarazo trae un aire distinto, un viento de cambio.Hay otro hijo a quien tomar de la mano, alimentar y amar. Es necesario construir un espacio de amor y de felicidad con tu primer hijo y toda la familia que esperan por la llegada del bebé.

Procura la tranquilidad, a pesar de la actividad que tengas, pues tu segundo bebé necesita sentir tu paz. La segunda gestación puede recibir mayores niveles de estimulación de los que recibió el primer hijo cuando estaba dentro de ti. Estás feliz y confiada con lo que viene, pero también te estresas con las demandas de tu primer hijo.

Disfruta de tu segundo embarazo desde la madre que ya eres, la mujer con la experiencia vivida. Prepárate mejor, ya que vendrán nuevos retos a tus habilidades, ahora como madre de dos hijos.