El síndrome del túnel tarsal: ¿qué es?

Edith Sánchez · 9 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 9 marzo, 2019
En el 25 % de los casos de síndrome del túnel tarsal no hay una causa que lo explique. Este cuadro clínico es doloroso, pero generalmente responde bien al tratamiento. Solo en pocos casos quedan secuelas como insensibilidad o pérdida de movimiento.

El síndrome del túnel tarsal es un cuadro clínico poco común, cuyo principal síntoma es el dolor en la planta del pie. Afecta más frecuentemente a las mujeres de entre 40 y 45 años. Su incidencia es de aproximadamente un 0,58 % por cada 100.000 personas.

Este síndrome fue descrito por primera vez en 1932, por Pollock y Davis. Sin embargo, solo hasta 1960 se describen los mecanismos que determinan la aparición del síndrome del túnel tarsal, gracias a los estudios de Kopell y Thompson.

En 1962, Charles Keck hizo una descripción detallada de este problema y señaló que había sido mal diagnosticado frecuentemente debido a su similitud con la fascitis plantar. Goodgold, Kopell y Spieldholz detallaron los efectos que este síndrome provoca en el nervio tibial.

Qué es el síndrome del túnel tarsal

Dolor de pies
La compresión de los nervios próximos al tobillo ocasionan un fuerte dolor e inflamación.

Se le llama síndrome del túnel tarsal a un conjunto de signos y síntomas que derivan de la compresión del nervio tibial o de los nervios plantares en el túnel del tarso. Este se encuentra debajo del retináculo flexor, en la zona medial del tobillo.

El túnel tarsal o túnel tarsiano es un canal de tipo osteofibroso. Se localiza en la parte interna del tobillo. El techo de este túnel está formado por el retináculo flexor, o ligamento lacinado, el cual se extiende desde el maléolo interno hasta el calcáneo. Su función es la de estabilizar los tendones flexores.

El túnel tarsal pasa también por debajo del músculo abductor del dedo. Entre el retináculo, el músculo y el calcáneo pasa el nervio tibial y sus ramas. Cuando se produce la compresión de esos nervios tiene lugar el síndrome del túnel tarsal. Dicha compresión tiene lugar dentro del desfiladero osteofibroso inextensible.

Este síndrome es el resultado de la inflamación de los tejidos que rodean el túnel del tarso. Cuando esto ocurre, los nervios también se pueden inflamar y quedar comprimidos. Esto es lo que causa dolor.

Quizá te interese: A qué se debe la aparición del síndrome de túnel carpiano y cuál es su tratamiento

Causas

El síndrome del túnel tarsal obedece a diferentes causas derivadas de distintos procesos. Estos son:

  • Traumatismos. Es la causa más común. Habitualmente el síndrome del túnel tarsal tiene lugar después de un esguince, fractura del maléolo interno, del talo, o del calcáneo. Todos ellos generan un espesamiento del ligamento anular y la posterior compresión.
  • Sobreuso o hipersolicitación. Tiene que ver con los movimientos repetitivos a nivel del tobillo, bien sea por las actividades cotidianas, o bien por una práctica deportiva.
  • Defectos en el pie. El pie plano-valgo genera anomalías biomecánicas, que llevan al estiramiento de las estructuras internas y generan el síndrome del túnel tarsal.
  • Procesos inflamatorios. En particular, la tensosinovitis de los flexores o del tibial posterior.
  • Enfermedades en el tendón o las venas. Las venas varices pueden ejercer presión sobre los nervios. También factores como un quiste sobre el tendón.
  • Enfermedades sistémicas. Corresponden a aproximadamente el 10 % de los casos. Las enfermedades que influyen con más frecuencia son: diabetes, artritis, hipertiroidismo e hiperlipidemia.
  • Sin causa conocida. Alrededor del 25 % de los casos de síndrome del túnel tarsal no tienen una causa identificable.

Descubre: Ejercicios para tratar el dolor de talón por fascitis plantar

Otros datos de interés

Mujer con dolor en los pies
Un calzado adecuado y algunos ejercicios pueden ayudar a la recuperación del síndrome del túnel tarsal.

El principal síntoma del síndrome del túnel tarsal es el dolor. Este se localiza alrededor del tobillo, casi siempre en la parte interna del mismo. Esa molestia se extiende hacia los dedos del pie y se agudiza al caminar. En etapas avanzadas del problema, también hay dolor estando en reposo incluso.

El dolor es ardiente y suele ir acompañado de un cosquilleo, calambres o latigazos. Al principio solo se siente al estar de pie, caminando o al utilizar cierto tipo de calzado. Lo más frecuente es que el dolor aparezca en la noche, después de la jornada diaria. Se alivia parcialmente al mover el tobillo, la pierna o el pie.

También es muy frecuente que aparezca una sensación de entumecimiento, así como debilidad en los músculos del pie, los dedos de los pies o los tobillos. En los casos más graves esta debilidad se hace muy notoria y puede conducir a una deformación de la estructura del pie.

La recuperación total del síndrome del túnel tarsal es posible con el tratamiento adecuado. Solo un pequeño grupo de personas presentan secuelas tales como insensibilidad parcial o total, o pérdida del movimiento. También en un pequeño porcentaje de pacientes la lesión se vuelve recurrente.

  • López-Gavito, E., Parra-Téllez, P., Cornejo-Olvera, R., & Vázquez-Escamilla, J. (2014). Síndrome del túnel del tarso. Revisión del tema. Acta ortopédica mexicana, 28(3), 197-202.