El sistema nervioso simpático

¿Cómo responde el cuerpo a situaciones estresantes? ¿Por qué el corazón late súbitamente y el cuerpo suda ante el peligro? Esta respuesta tiene origen cada vez que se percibe una amenaza, ya sea simplemente una situación potencialmente embarazosa o una realmente aterradora (como el ataque de un extraño).

¿A partir de dónde se origina la respuesta de lucha o huida?  Esta respuesta la provoca el sistema nervioso simpático, responsable de ayudar al ser humano a lidiar con el estrés.

El sistema nervioso simpático (SNS) constituye una de las partes del sistema nervioso autónomo y contiene un componente sensitivo y otro motor.

Esto quiere decir que el SNS se encarga de regular funciones como la actividad cardíaca, la respiración, la digestión, etc.

De esta forma, el cerebro controla otras acciones como pensar, hablar y caminar. Mientras, el sistema nervioso autónomo controla otras funciones, así se promueve un balance en el organismo.

Divisiones y funciones del sistema autonómico

  1. Sistema nervioso simpático. Estimula su respuesta de lucha o huida, una respuesta fisiológica ante un evento pernicioso (amenaza a la supervivencia).
  2. Sistema nervioso parasimpático. Permite mantener las funciones normales (como digerir y mantener el cuerpo en reposo).

Ver también: Técnicas para relajar el sistema nervioso de manera natural

Estructura del sistema nervioso simpático

Estructura del sistema nervioso simpático

La transmisión de señales en el sistema se logra a través de una red de células nerviosas llamadas neuronas. Hay dos tipos de neuronas:

  • Neuronas preganglionares. Tienen fibras cortas que se originan a partir de los segmentos toracolumbar de la médula espinal. Estas se comunican con los ganglios adyacentes a la columna vertebral, haciendo sinapsis con las neuronas posganglionares más largas.
    • Cuando las neuronas preganglionares hacen sinapsis con los ganglios, liberan un químico (neurotransmisor) llamado acetilcolina. Así se activan los receptores en las neuronas posganglionares.
  • Neuronas posganglionares. Estas liberan norepinefrina, que se dirige a receptores adrenérgicos en varios órganos y tejidos. La estimulación de estos receptores provoca las respuestas de lucha o huida

Excepciones

Hay dos excepciones a los procesos mencionados anteriormente. Estas son las neuronas posganglionares ubicadas en las glándulas sudoríparas y las células cromafines que se encuentran en la médula suprarrenal.

Las neuronas posganglionares descargan acetilcolina para activar los receptores muscarínicos, excepto en las palmas de las manos, las plantas de los pies y otras áreas con una piel gruesa. En estas áreas, la norepinefrina actúa sobre los receptores adrenérgicos.

Las células cromafines que se encuentran en la médula suprarrenal son equivalentes a las neuronas posganglionares. Las neuronas preganglionares se comunican con las células cromafines, estimulándolas a liberar epinefrina y norepinefrina al torrente sanguíneo.

Hormonas detrás de la activación nerviosa simpática

estrés

El sistema nervioso simpático libera dos hormonas en respuesta al estrés. Esto resulta en una “subida de adrenalina”, o una sensación de urgencia durante condiciones estresantes. Estas hormonas se llaman epinefrina y norepinefrina, que ayudan al cuerpo a funcionar de manera óptima durante dichos eventos.

Tras la activación de su sistema, la norepinefrina se libera preparando al cuerpo para las etapas iniciales del estrés. Si el estrés se resuelve rápidamente, las funciones corporales vuelven a la normalidad.

Sin embargo, si el evento estresante persiste, su cuerpo produce epinefrina para aumentar estos efectos y activar varias partes del cuerpo para reaccionar en consecuencia.

Te recomendamos leer: Algunas bebidas disminuyen el estrés

¿Qué sucede si se activa el nervio simpático?

Qué sucede si se activa el nervio simpático

Cuando uno enfrenta una situación estresante, el sistema nervioso simpático se activa automáticamente. Varias funciones del cuerpo se activan casi simultáneamente, como:

  • Por un lado, la relajación de la vejiga, que le permite retener la orina mientras está estresado. Sin embargo, en peores situaciones, algunas personas pierden el control de la vejiga debido a un miedo paralizante.

  • Por otro lado, se amplían las vías respiratorias (bronquiolos) en los pulmones para permitir más aire, aumentando el suministro de oxígeno a la sangre.

  • A su vez, se estimulan las glándulas suprarrenales para liberar norepinefrina y epinefrina, responsables de las reacciones asociadas al estrés.

  • También existe un aumento en la frecuencia cardíaca, traducido en una mayor entrega de oxígeno y nutrientes al cerebro y los músculos, preparándolos para el estrés.

  • Asimismo, se disminuye la actividad digestiva, ayudando a conservar la energía del cuerpo y puede usarse para defenderse contra el estrés.

  • Un aumento en la glucosa, liberada del hígado al torrente sanguíneo para proporcionar más energía a los músculos.

  • Por último, también se dilatan las pupilas, que a menudo se observa cuando se sorprende o se siente amenazado.

Estas son algunas funciones comunes involucradas en la respuesta de lucha regulada por el sistema nervioso simpático. Debido a tales reacciones corporales, el cuerpo está preparado para correr, luchar o reaccionar según la necesidad, dependiendo de las situaciones.

Finalmente, cuando se resuelve la situación, las funciones simpáticas vuelven a su estado de reposo. Esto permite que el ritmo cardíaco se normalice, la respiración se ralentice y las funciones del cuerpo vuelvan a un estado equilibrado.

  • Science Daily. Sympathetic nervous system. [Online] Available at: www.sciencedaily.com/terms/sympathetic_nervous_system.htm
  • Science Direct. El sistema nervioso simpático. [Online] Available at: www.sciencedirect.com/topics/neuroscience/sympathetic-nervous-system
  • Gutiérrez JV, García H, Sánchez J y Ortega L. Diagnóstico topográfico de lesiones del sistema nervioso simpático en la neuropatía epidémica cubana. Valor de la respuesta simpática cutánea. Rev Cubana Med Trop  Ciudad de la Habana 1998;50(1)
  • Gómez González B, Escobar A. Estrés y sistema inmune. Rev. Mex. Neuroci. 2006;7(1):30-38