El sistema NutriScore: ¿cómo entenderlo?

21 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
El sistema NutriScore es una forma de hacer visibles las aptitudes nutricionales de los alimentos. Será implantado en España a partir del 2021 y es necesario conocer en que consiste y como se utiliza.
 

En noviembre de 2018, España adoptó el sistema NutriScore como etiquetado nutricional, que será obligatorio aplicar en el plazo de dos años aproximadamente. Es decir, para finales de 2020 todos los etiquetados frontales de alimentos deberán seguir este sistema.

El objetivo de este método es facilitar al consumidor entender las etiquetas nutricionales basándose en una clasificación de tipo semáforo: las cualidades nutritivas buenas aparecen señaladas en verde, mientras que las malas aparecen marcadas en rojo. A pesar de todo, el NutriScore no ha gustado a todos los profesionales de la nutrición debido a los criterios que utiliza para catalogar los alimentos.

¿Cómo funciona NutriScore?

NutriScore es un sistema de etiquetado nutricional frontal, es decir, visible en la parte delantera del envase, que clasifica los alimentos en categorías de la A a la E en función de su valor nutricional.

Estas categorías aparecen representadas como un semáforo: la A, de color verde oscuro, sería la mejor; mientras que la E, de color rojo, sería la peor.

El sistema Nutriscore.

El sistema NutriScore utiliza colores para clasificar los alimentos en función de sus propiedades nutritivas.

 

NutriScore otorga puntos (del inglés score) a los alimentos en función de su calidad nutricional por cada 100 g o 100 ml. A los elementos considerados “desfavorables” se les atribuyen puntos en una escala del 0 al 10; mientras que a los favorables se les aplica una escala del 0 al 5.

  • Los elementos favorables serían la proteína, la fibra y las vitaminas. Los alimentos ricos en estos elementos obtendrán puntuaciones “verdes” (A, B y C).
    Por ejemplo, en este extremo del semáforo podríamos encontrar las frutas y verduras.
  • Los elementos desfavorables serían los azúcares simples, las grasas saturadas, la sal y las calorías totales. Los alimentos con un alto porcentaje de estos elementos obtendrán puntuaciones “naranjas y rojas” (D y E). Los ejemplos más destacables serían la bollería industrial y los aperitivos salados.

Los productos ultraprocesados son responsables del incremento del riesgo de obesidad y de diabetes, de acuerdo con un estudio publicado en la revista The American Journal of Clinical Nutrition. Por este motivo conviene identificarlos para reducir su consumo.

Quizá te interese: ¿En qué consiste el etiquetado nutricional?

El algoritmo del sistema NutriScore

Estos puntos sirven para calcular el valor nutricional final del alimento, siguiendo el siguiente algoritmo.

  • Primero se adjudican los puntos desfavorables, en función de la energía, los azúcares, las grasas y el sodio.
  • Se suman todos los puntos desfavorables.
  • Luego se adjudican los puntos favorables, según el porcentaje de frutas y verduras presente, y la cantidad de fibra y proteínas.
 
  • Se suman los puntos favorables.
  • Se restan los puntos favorables a los desfavorables.

El sistema NutriScore se basa en un algoritmo de puntuaciones.

Nutriscore

En función de la puntuación obtenida, los alimentos se clasificarán de la siguiente manera:

  • -15 a -1: verde oscuro.
  • 0-2: verde.
  • 3-10: amarillo.
  • 11-18: naranja.
  • 19–40: rojo.

Las puntuaciones de las bebidas y las grasas puras son algo diferente para adaptarse mejor a sus características nutritivas, pero el sistema para obtener el cálculo final es el mismo.

Ventajas del sistema NutriScore

  • Hará que sea más fácil detectar alimentos ultraprocesados ricos en azúcares y grasas saturadas.
  • Permite a los consumidores hacer elecciones más conscientes de los alimentos que compran y consumen, ya que el sistema de códigos por colores es fácil de entender.
  • Debe aparecer en la parte frontal de los paquetes, por lo que es fácilmente visible y no cabe la posibilidad de intentar esconderlo.

Desventajas del sistema NutriScore

  • Puede crear confusión en cuanto a la idoneidad de algunos productos. El aceite de oliva virgen extra, a pesar de ser natural y sano, tendrá una puntuación muy baja debido a su contenido en grasas. Sin embargo los expertos coinciden en el que los ácidos omega 3 que contiene son beneficiosos para la salud.
 
  • Se basa en algoritmos en función de la composición del alimento, sin valorar el tipo o las necesidades del consumidor.
  • Puede invitar a comparar “semáforos” entre grupos de alimentos, cuando lo correcto sería compararlos solo entre alimentos del mismo grupo. Por ejemplo, podemos comparar yogures con yogures o cereales con cereales, pero no yogures con cereales.
  • Solo sirve para productos envasados. Un donut de pastelería no estará etiquetado ni envasado, pero eso no lo convierte en más saludable que uno de venta en el supermercado. Al mismo tiempo, las frutas y verduras tampoco aparecen etiquetadas y no por ello son menos sanas.

Quizá te interese: Cómo elegir alimentos más saludables: 10 consejos

NutriScore, un método que genera discordancia

Pareja haciendo la compra
El objetivo de NutriScore es favorecer la intención de compra hacia productos más saludables, promoviendo un estilo de vida sano.

A pesar de sus limitaciones, NutriScore ha demostrado en varios estudios ser una herramienta útil de concienciación nutricional. Incluso las personas sin conocimientos sobre nutrición y sanidad escogieron productos de mayor calidad nutricional al guiarse por este logotipo.

El hecho de que el sistema NutriScore ayude a tomar mejores decisiones nutricionales sería una gran ayuda para mejorar la alimentación y la salud de los consumidores en general. No obstante hay que saber interpretarlo para tomar decisiones adecuadas basándose en este sistema.

 
  • Gibney MJ., Forde CG., Mullally D., Gibney ER., Ultra processed foods in human health: a critical appraisal. Am J Clin Nutr, 2017. 106 (3): 717-724.
  • Watanabe Y., Tatsuno I., Omega 3 polyunsaturated fatty acids for cardiovascular disease: present, past and future. Expert Rev Clin Pharmacol, 2017. 10 (8): 865-873.