El sufrimiento no siempre es inútil - Mejor con Salud

El sufrimiento no siempre es inútil

Aunque al principio nos duela, debemos aprender a sacar el lado positivo del sufrimiento. Debemos ser capaces de obtener algún beneficio del mismo. Aunque no lo creamos, siempre se puede
sufrimiento

El sufrimiento es algo por lo que todos hemos pasado. Una mala experiencia, una persona tóxica o una enfermedad pueden provocar que nos sumamos en un terrible dolor.

Siempre se ha considerado al sufrimiento como algo inútil, que nos estanca, que nos paraliza, que provoca que suframos aún más, si cabe. Nos llena de rabia, de rencor, de múltiples emociones negativas.

No te pierdas: Los efectos de las emociones y pensamientos negativos en nuestro cuerpo

¿Cómo podemos cambiar todo esto? Transformando el sufrimiento inútil en un sufrimiento que sea útil. Para ello, tenemos que modificar nuestra perspectiva de las cosas.

Pensemos por un momento en los errores. Si los vemos como obstáculos nos paralizarán, pero si los vemos como una oportunidad de aprender nos permitirán crecer y avanzar.

Así funciona el verdadero sufrimiento útil.

Tu perspectiva tiene mucho que ver

hombre-campo-flores

Cada uno de nosotros ve las situaciones de forma muy diferente. Por ejemplo, una infidelidad en la pareja puede ser para algunas personas algo que no tiene perdón, pero otras no lo consideran un hecho tan grave.

Nuestra forma de percibir el mundo lo es todo. Por eso, si queremos erradicar el sufrimiento inútil, debemos aprender a ver las cosas desde otro tipo de perspectiva.

Piensa, por ejemplo, en una persona que te ha abandonado o una relación que se ha terminado. Te ha dolido, pero ¿qué has hecho para salir de esa situación? Tan solo te has centrado en el vacío que sientes.

Lee: El miedo al vacío emocional

Esto no es positivo, es un sufrimiento inútil y ¡no lo queremos! Por eso, empieza a llenar ese vacío con nuevas cosas por hacer, quizás actividades que nunca te habías atrevido a probar, cursos, apuntarte al gimnasio…

Hay multitud de recursos que se encuentran a nuestro alcance para “darle la vuelta a la tortilla” y solucionar todo lo que nos ha estado haciendo daño.

Puedes recomponerte si así lo quieres

Mujer-en-una-barca-con-flores-navegando

Si lo deseas, puedes empezar ahora mismo el camino hacia la recuperación, para dejar atrás la tristeza, el dolor, la angustia y todo lo que hasta el momento te ha hecho sentir mal.

Para ello, tenemos que aprender a cerrar unas puertas para abrir otras. Nuestro gran problema es que, en más de una ocasión, dejamos todas las puertas de nuestro pasado abiertas.

Lo que ha pasado no se puede solucionar. Para hacerlo, tienes que reflexionar sobre lo positivo que puedes sacar de todo eso. Porque sí, siempre se puede sacar algo positivo de lo negativo.

Descubre: No quiero ni puedo volver al pasado, soy una persona diferente

No importa si es una enfermedad la que te asola, un problema de pareja, dificultades con respecto a tu trabajo. Lo que importa es cómo actúas tú ante todo esto.

¿Te quejas constantemente? ¿No sales de la cama en todo el día? Estas no son formas sanas de lidiar con el problema. Levántate y empieza a utilizar tus experiencias como un aprendizaje, no como una barrera.

No todo es tan malo como parece

mujer-superando-el-sufrimiento

Cuando sufrimos creemos que no hay esperanza. Lo vemos todo de una manera muy negativa, donde no existen más oportunidades para nosotros.

Por ejemplo, cuando una relación se termina creemos que jamás encontraremos a nadie más, que nos quedaremos solos para toda la vida. ¿Cuántas veces habrás pensado esto y descubierto que no es cierto?

Cuando menos te lo esperes, esa etapa tan negativa pasará. Pero, para ello, tienes que aprender a aceptarla, a asumirla y a no anclarte en ella.

Es importante que intentes aprender de la experiencia. Si te ha resultado muy traumática y no puedes solo, ¡pide ayuda! Existen profesionales que te ayudarán a reorientar tu vida.

¿Ya te vas? No lo hagas sin antes leer: El dolor emocional es el que más tarda en sanar

Mujer-pensando-con-una-flor

Quizás nuestro gran problema sea que no sabemos esperar, por eso pensamos en todo de una forma dramática.

Cuanto estés sufriendo por algo, haz que ese sufrimiento sea útil. Espera, pero mientras, aprende. Reflexiona sobre lo que te ha pasado, asimílalo y sigue adelante.

No permitas que una situación que tarde o temprano quedará en el olvido te haga perder el tiempo. Tú mejor que nadie sabes lo valiosas que son las horas, así que no las desaproveches sufriendo inútilmente.