El té blanco: adelgazante, saludable y sabroso

Además de reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y tumores, el té blanco evita la retención de líquidos y mejora nuestra digestión, a la vez que elimina el exceso de grasas

Té blanco, se dice que es el té más fino que existe, el que más antioxidantes dispone y uno de los más saludables que puedes encontrar. El té blanco está de moda especialmente por sus facultades para quemar grasa y para elevar las defensas de nuestro sistema inmunológico, un recurso natural del que no puedes prescindir. Te contamos más sobre él a continuación.

Propiedades del té blanco

Bien es cierto que hasta hace poco, el té blanco era la más desconocida de todas las infusiones, pero hace unos años está tomando cada vez más relevancia en el mundo de los tés y la salud natural. Se produce en las altas montañas de la provincia de Fujian; es exquisito, delicado y una maravilla terapéutica muy adecuada para todo tipo de personas. Te lo indicamos:

1. Un gran antioxidante

El té blanco ha sido descubierto recientemente como el antioxidante más potente de la naturaleza. Diversos estudios nos dicen que dispone de más potencia que el té verde, casi tres veces más polifenoles. Es como tomar un vaso de jugo de naranja.

Este gran aporte de antioxidantes nos permite evitar el ataque de los radicales libres, ellos quienes nos envejecen, ellos quienes originan el cáncer. El té blanco es capaz de proteger la producción de lípidos 10 veces mejor que el té verde. Si lo tomas por las mañanas, dispondrás de un aporte excepcional de vitamina C. ¡No lo dudes!

2. Rico en Vitaminas

El té blanco es una fuente natural de vitamina E y vitamina C. Se define como un gran protector de nuestras defensas, reforzando además la consistencia de nuestros huesos, la salud de nuestra piel, nuestros cabellos…

3. Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Corazon

Gracias a sus propiedades y sus antioxidantes, el té verde disminuye los niveles de colesterol en la sangre, sobre todo la lipoproteína de baja densidad (LDL). Es muy efectivo. Mejora además la circulación de la sangre, las venas y las arterias están más fuertes y elásticas… todo ello consigue que nuestro corazón esté más sano y fuerte.

4. Protege la dentadura de las caries.

¿Te sorprende? Así es, gracias al poder antioxidante del té (en muchos casos es superior a la de las frutas y verduras) logramos que nuestros dientes estén más sanos y fuertes, nuestras encías más protegidas evitando por ejemplo el sangrado tan común. Además, evitamos infecciones. Algo muy beneficioso que vale la pena tener en cuenta.

5. Té blanco para adelgazar

Adelgazar calorias

Ésta, es sin duda una de las virtudes más conocidas de esta sabrosa infusión. El té blanco es adelgazante, acelera el metabolismo, favoreciendo la reducción de grasa corporal y colesterol. Es además diurético, depura el organismo, nos evita la retención de líquidos y mejora nuestra digestión, eliminando el exceso de grasas. Vale la pena probarlo. Para ello, toma una taza de té blanco después de tus comidas principales.

6. Propiedades anti-cancerígenas

Debemos ser cautos y prudentes, obviamente tomar regularmente té blanco no va a asegurarnos que el día de mañana padezcamos un cáncer. Pero lo cierto es que puede protegernos, puede actuar como un protector significativo. Esto se debe básicamente al efecto antioxidante antes explicado.

Se han llevado a cabo varios estudios sobre el Te Blanco, donde se ha visto su capacidad para proteger nuestra piel de las células cancerígenas; en especial de la llamada célula Langerhans, esa que genera en la piel al estar durante mucho tiempo bajo los rayos solares

Además, los polifenoles presentes en el té, parecen bloquear la formación de tumores malignos en la piel cuando acumulamos muchas exposiciones al sol.

Así que no lo dudes, toma al menos dos tazas al día de té blanco y cuida de tu salud.