Tétanos

Este artículo fue redactado y avalado por Grecia Morillo
· 22 noviembre, 2017
Una enfermedad que aunque suele ser rara, ha demostrado tener una incidencia media como producto de la neurotoxina que deja la bacteria Clostridim tetani.

El tétanos es una enfermedad provocada por la infección de una toxina bacteriana, específicamente de la bacteria Clostridium tetani, la cual aborda al organismo a través de una puerta de entrada. Por lo general, estas vías de acceso suelen ser heridas en la piel.

Causas

El responsable del tétanos es una bacteria denominada con el nombre de Clostridium Tetani. Esta es identificada morfológicamente por ser un bacilo gram (+), anaerobio, móvil y formador de esporas. Estas últimas disponen de neurotoxinas que infectan al organismo.

Asimismo, su ubicación natural tiende a ser el suelo, en su forma de esporas. Por esta razón hay grandes posibilidades de contraerla cuando se tienen cortaduras o heridas.

Períodos clínicos

1. Período de incubación

Período de incubación

Es el período en el que se da la transmisión desde la bacteria al organismo. Suele durar entre 5 y 15 días mientras se exponen los síntomas.

Quizás quieras visitar: Y tú… ¿Conoces tu nivel de vitalidad? Descubre sus beneficios

2. Período de invasión

En esta etapa se presenta el trismo, movimientos finos característicos del tétanos.

3. Período de estado

Período de estado

Se generan las contracturas musculares involuntarias. Primero son locales y luego se hacen generalizadas en forma descendente y muy dolorosa

La posición que el afectado presenta (durante los espasmos) es de forma arqueada, mejor conocida como opistótonos. A su vez, manifiesta fascies tetánicas o risas sardónicas. Independientemente de la gravedad de la afección tetánica de cada paciente, este siempre se mantiene consciente.

También visita: 7 propiedades de las hojas de laurel que no conocías

4. Período de convalecencia

Se identifica como el cuadro de evolución favorable en la historia natural de la enfermedad. Suelen presentar desorientación, labilidad emocional e inclusive, depresión.

Manifestaciones clínicas

Manifestaciones clínicas

  • Contracturas musculares involuntarias.
  • Rigidez de nuca.
  • Fascies tetánicas.
  • Risa sardónica.
  • Raquialgua.
  • Parestesias.
  • Insomnio.
  • Trismo.
  • Ataxia.

Diagnóstico del tétanos

El diagnóstico de esta enfermedad bacteriana es netamente clínica. Simplemente se basa en una óptima anamnesis y exploración física al paciente.

En principio, se debe revisar exhaustivamente toda la superficie de la piel. Así, tratamos de encontrar alguna herida o puerta de entrada que haya provocado las lesiones. Desde una cortadura hasta úlceras varicosas, e inclusive úlceras por decúbito.

También son útiles pruebas clínicas complementarias en los casos que requieran más precisión.

¿Qué exámenes complementarios pueden resultar de utilidad?

  • Cultivo de secreción de la herida.
  • Prueba de anticuerpos para tétanos.
  • Hematología completa para comprobar leucositosis.
  • Enzimas LDH ya que puede haber incremento debido a las constantes contracturas musculares.

Tratamiento del tétanos

Tratamiento del tétanos

Aunque debemos actuar con precaución ante la certificación del diagnóstico de tétanos en un paciente, debemos hacerlo de forma inmediata. De hecho, las manifestaciones perjudiciales como el laringoespasmo de los músculos respiratorios pueden dar lugar a una crisis de asfixia.

Así, desde el primer momento del diagnóstico, al paciente se le recomienda que se realice un examen neurológico completo. Esto se realiza por medio de la estimulación de los sentidos con detenimiento. Incluso, es posible que se requiera su traslado a una unidad de cuidados intensivos.

Sintomático

Se recomienda el reposo absoluto, en un ambiente calmado libre de estímulos visuales y ruidosos. Asimismo, para contrarrestar las contracturas dolorosas el fármaco más utilizado es el diazepam en dosis de 100 a 300 mg. al día preferiblemente IV. Mientras tanto, cuando se presentan espasmos musculares de fuerte intensidad, puede asociarse medicamentos. Por ejemplo:

  • Clorpormazina o meperidina (más pancuronio) los cuales tienen un excelente efecto bloqueante a nivel neuromuscular.

Profilaxis del tétanos

La profilaxis contra la enfermedad tetánica debe iniciarse durante el segundo mes de vida, como antibordetella pertussis y también antidiftérica a través de la vacuna DPT.

Sin embargo, si se trata de una profilaxis para mujeres embarazadas, se cuenta con un plan de vacunación ante el tétanos. Debe aplicarse durante el 6to mes de gestación. Además, debe repetirse al 7mo mes en caso de que exista dudas sobre su dosis y sobre las veces que se había aplicado anteriormente.

Imagen principal cortesía de © wikiHow.com

  • A. Foucher, V. Martinez, Tétanos, EMC – Tratado de Medicina, Volume 11, Issue 2, 2007, Pages 1-5, ISSN 1636-5410, https://doi.org/10.1016/S1636-5410(07)70642-6.
    (http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1636541007706426)
  • Betancourt Adelfa, Echezuría Luis. Difteria-tétano-pertusis. Arch Venez Puer Ped  [Internet]. 2011  Sep [citado  2018  Dic  16] ;  74( 3 ): 118-121. Disponible en: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-06492011000300007&lng=es.
  • Condero Jaime, Olivos Patricio, Galled Antonio, Devilat Marcelo, Armas Jorge, Espina Eliana et al . Tetanos. Rev. chil. pediatr.  [Internet]. 1977  Feb [citado  2018  Dic  16] ;  48( 1 ): 5-10. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0370-41061977000100001&lng=es.  http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41061977000100001.