El tomate, una de las hortalizas más sanas

Maria · 8 febrero, 2013
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 4 febrero, 2019
Si queremos aprovechar las propiedades antioxidantes del tomate lo cocinaremos, para que libere más licopeno. No obstante, para aprovechar el resto de sus nutrientes es mejor consumirlo crudo

El tomate es una de las hortalizas más consumidas en el mundo, es un producto básico de nuestra alimentación. Ello se debe a que es un alimento muy sabroso, que se puede preparar de múltiples maneras (frito, en salsa, crudo, en zumo, gazpacho, etc.) y además, presenta propiedades beneficiosas para nuestra salud.

En este artículo te contamos acerca de todas las propiedades y beneficios que aportarían los tomates a nuestro organismo.

El tomate posee muchos nutrientes y sustancias con efectos saludables que más adelante desgranaremos, pero, según la Fundación Española de Nutrición, sus componentes mayoritarios son el agua, los hidratos de carbono y el licopeno.

Su alto contenido en agua, representa más del 90% de su peso y se presupone que le confiere propiedades depurativas y diuréticas que ayudarían a regular el tránsito intestinal. Por otra parte, sería apto para cualquier dieta, pues tiene muy pocas calorías (22kcal/100g).

batido tomate apio y pepino

El licopeno, un potente antioxidante

El licopeno es el pigmento responsable del color rojo del tomate, pero si algo hay que destacar de este caroteno es su acción antioxidante. Esto es, que se encargaría de neutralizar los radicales libres responsables del envejecimiento de la piel y del organismo en general, y que también participan en la aparición de enfermedades cardiovasculares y del cáncer. A pesar de que varios estudios señalan estos beneficios del licopeno, más investigaciones son necesarias.

Además, el licopeno prevendría la oxidación de los lípidos séricos, por ello un consumo regular de tomates, ayudaría a disminuir los niveles de colesterol LDL y triglicéridos en sangre, ayudando a la prevención de enfermedades cardiovasculares.

El licopeno está presente en muchos alimentos como la sandía, el albaricoque, la zanahoria o el pomelo, pero su mayor fuente es el tomate, pues un tomate contiene hasta un 90% de la cantidad diaria recomendada. Al contrario de lo que pasa con otros nutrientes como la vitamina C, la cocción del tomate hace que se libere más licopeno.

Lee también: Tomates rellenos con atún: una receta ligera y deliciosa

Propiedades de los tomates

Otros nutrientes que contiene el tomate

Pero no todo en el tomate es licopeno, contiene además otros nutrientes importantes para nuestra alimentación y con interesantes propiedades.

El tomate nos aporta vitaminas A, C y K. La vitamina C añade más acción antioxidante al tomate, la vitamina K es necesaria para el correcto funcionamiento del sistema de coagulación de nuestro cuerpo. Y la vitamina A ya sabemos que es básica para el mantenimiento de piel y mucosas y para el crecimiento de nuestros huesos, además de fortalecer el sistema inmune, entre muchas otras propiedades.

El tomate es fuente de minerales como el potasio, que participa en muchas funciones a nivel del sistema nervioso, muscular y cardíaco. Así como participa en el equilibrio del agua a nivel celular; el magnesio, el fósforo o el calcio, indispensables para la mayoría de las reacciones metabólicas de nuestro organismo y para la formación de hueso, entre otras.

El tomate es uno de los alimentos diuréticos.

Lee también: ¿Comer tomate ayuda a bajar de peso?

Los tomates serían buenos para tu corazón

El tomate contiene mucha fibra, así como potasio, vitamina C y colina  (un tipo de vitamina B). Todos estos elementos, según datos de un estudio de 2003, reducirían el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

  • El potasio, por ejemplo, ayudaría a regular la tensión arterial y evitar el peligro asociado a las enfermedades isquémicas.
  • Por otro lado, el licopeno presente en los tomates regularía los niveles de colesterol malo (LDL). Por lo tanto, reduciría el nivel de los peligrosos triglicéridos en la sangre.

No podemos olvidar que este tipo de lípidos son los culpables de las principales enfermedades cardiovasculares. Estos conducen a la deposición lenta pero progresiva de las grasas en nuestros vasos sanguíneos.

  • Bergougnoux, V. (2014). The history of tomato: From domestication to biopharming. Biotechnology Advances. https://doi.org/10.1016/j.biotechadv.2013.11.003
  • Kimura, S., & Sinha, N. (2008). Tomato (Solanum lycopersicum): A model fruit-bearing crop. Cold Spring Harbor Protocols. https://doi.org/10.1101/pdb.emo105
  • Arie, T., Takahashi, H., Kodama, M., & Teraoka, T. (2007). Tomato as a model plant for plant-pathogen interactions. Plant Biotechnology. https://doi.org/10.5511/plantbiotechnology.24.135
  • Fundación Española de Nutrición. Tomate. http://www.fen.org.es/mercadoFen/pdfs/tomate.pdf
  • Annu Rev Food Sci Technol. Author manuscript; available in PMC 2013 Dec 4. An Update on the Health Effects of Tomato Lycopene. doi: 10.1146/annurev.food.102308.124120
  • Ann Nutr Metab. 2012;61(2):126-34. Effect of lycopene and tomato products on cholesterol metabolism. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22965217
  • National Institutes of Health. Vitamin K. https://ods.od.nih.gov/factsheets/vitaminK-HealthProfessional/
  • National Institutes of Health. Vitamin C. https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminC-HealthProfessional/
  • National Institutes of Health. Vitamin A. https://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminA-HealthProfessional/
  • National Institutes of Health. Potassium. https://ods.od.nih.gov/factsheets/Potassium-HealthProfessional/
  • National Institutes of Health. Magnesium. https://ods.od.nih.gov/factsheets/Magnesium-HealthProfessional/
  • National Institutes of Health. Calcium. https://ods.od.nih.gov/factsheets/Calcium-HealthProfessional/
  • Crit Rev Food Sci Nutr. 2003;43(1):1-18. Tomatoes and cardiovascular health. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12587984