El trasplante de células madre podría erradicar el virus del VIH

Todos somos conscientes de la gravedad del virus del VIH, así como de la complejidad de su tratamiento. Recientemente, se ha producido un descubrimiento que podría cambiar la historia de los portadores de este virus.

En lo que representa un enorme paso hacia el objetivo de tratar de manera definitiva esta enfermedad, un grupo de científicos españoles ha logrado reducir — a niveles indetectables— la carga viral en seis pacientes con VIH. A continuación, una breve reseña del proceso que condujo a un descubrimiento que, si bien no es una cura absoluta, puede significar un avance histórico.

La revista Annals of Internal Medicine publicó recientemente un hallazgo que conmocionó al mundo de la ciencia, pero también a la comunidad en general. Es que se trata de un problema para el cual se han propuesto muchas posibles soluciones; lamentablemente, pocas han logrado la efectividad que se esperaba.

Sin embargo, en esta ocasión, la publicación médica ha tenido el agrado de exponer un descubrimiento visagra, realizado por científicos del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona y del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Mediante el trasplante de células madre, estos investigadores lograron que seis personas redujeran de su organismo el virus del VIH, causante del sida. ¿En qué consiste el método con el que lo han conseguido?

El virus del VIH se redujo a un nivel indetectable

científicos logran eliminar el virus del VIH

Las células madre que se trasplantaron provenían de cordón umbilical y médula ósea. Este último tipo demostró ser el más efectivo para los fines aquí perseguidos.

De acuerdo a los científicos responsables del procedimiento, luego de la intervención, las personas afectadas poseían el virus indetectable en sangre y tejidos. Incluso uno de ellos hasta carecía de anticuerpos; esto es un indicio de que el virus podría haber sido erradicado.

Además de la procedencia de las células madre, un dato fundamental es el tiempo transcurrido para concretar este reemplazo de células: 18 meses, en uno de los pacientes. Justamente, el que requirió este tiempo fue el único en el que se hallaron reservas del virus del VIH; era quien había recibido células madre de cordón umbilical.

Si bien los participantes del experimento todavía mantienen su tratamiento antirretroviral, se cree que se podría haber hallado un nuevo camino en el proceso de curación del sida. No obstante, esto no significa que este objetivo ya se haya cumplido; todavía queda mucho por recorrer, pero las esperanzas están más vivas que nunca.

Quizá te interese: ¿Es peligrosa la vacuna del VPH?

¿Esta conclusión es definitiva?

Hasta el momento, eliminar el virus del VIH había sido una tarea imposible para la comunidad científica, dado que quedaban en la sangre reservorios virales latentes conformados por células infectadas. Por tal motivo, los fármacos no conseguían el efecto deseado para combatir esta enfermedad.

Sin embargo, como explicamos previamente, en esta oportunidad hay señales que indican lo contrario. A siete años del reemplazo de las células madre, cinco pacientes no contaban con estos reservorios, mientras que uno de ellos ni siquiera tenía anticuerpos para luchar contra las células infectadas.

Ahora bien, ¿cómo es posible confirmar que el virus no volverá a presentarse en un futuro? Según María Salgado, investigadora del IrsiCaixa de Barcelona, sería necesario parar el tratamiento antirretroviral y examinar si el virus reaparece.

Precisamente, ese será el próximo paso. Desde luego, en condiciones controladas por médicos e investigadores, se cambiará el tratamiento por otras inmunoterapias para comprobar si, efectivamente, el virus vuelve o no.

Lee también: Una inyección mensual podría sustituir al tratamiento diario contra el VIH

El inspirador caso de Timothy Brown

En 2008, el trasplante de células madre al que el paciente Timothy Brown se sometió para curar una leucemia marcó un antes y un después en la medicina. En ese entonces, Brown recibió células madre de un donante que poseía una inusual mutación genética llamada CCR5 Delta 32.

Concretamente, esta particularidad consistía en la inmunidad de ciertas células sanguíneas al virus del VIH. Al recibir estas células, Brown logró erradicar el virus de su organismo; se convirtió así en el primer ser humano de la historia curado del VIH.

Basados en este hecho, investigadores como Salgado —coprimera autora del artículo—, Mi Kwon, hematóloga del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, y otros integrantes de su equipo de trabajo se han dedicado a experimentar con procesos similares con personas infectadas del VIH.

La particularidad fue que esta vez la mutación CCR5 Delta 32 —la del caso de Timothy Brown— no estaba presente en las células de los donantes. Esto podría significar que también hay otros factores que influyen en la desaparición del virus.

En síntesis, lo que está claro es que estamos frente a una posibilidad inédita en el campo de la medicina. Tras muchos años e intentos infructuosos, la lucha por eliminar el virus del VIH parece haber encontrado un rumbo. Todos, tanto médicos como ciudadanos del mundo, anhelan que sea la definitiva.

  • Annals of Internal Medicine. (2018). Mechanisms That Contribute to a Profound Reduction of the HIV-1 Reservoir After Allogeneic Stem Cell Transplant. DOI: 10.7326/M18-0759
  • Brown, T. R. (2015). I Am the Berlin Patient: A Personal Reflection. AIDS Research and Human Retroviruses. https://doi.org/10.1089/aid.2014.0224