El tratamiento natural de la fibromialgia

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganeli el 2 diciembre, 2018
El estrés y el factor emocional pueden ser determinantes en el desarrollo de la fibromialgia. Así mismo, una alimentación equilibrada es fundamental, así como una desintoxicación si hemos llevado una dieta inadecuada

La fibromialgia se considera una enfermedad reumatológica que aparece con una percepción anómala del dolor crónico generalizado en el sistema músculo esquelético y un cansancio persistente. Normalmente se considera fibromialgia cuando este dolor permanece durante más de 3 meses.

Sin embargo, debido a que no se han encontrado unas causas concretas para el desarrollo de esta enfermedad, se puede considerar que la fibromialgia es de carácter neurológico.

Los síntomas más característicos son dolores musculares, en los huesos, ligamentos y articulaciones, agotamiento general, problemas para dormir y ansiedad o dolor de cabeza.

Se sabe que afecta al menos a un 2% de la población general, siendo más habitual entre las mujeres y no habiendo límite de edad.

La dificultad de diagnosticarla y tratarla hace que muchas personas busquen soluciones naturales. En este artículo ofrecemos algunas claves para mejorar los síntomas.

El factor emocional

La explicación psicosomática de la enfermedad es la de una persona muy desilusionada de la vida. Una cuestión que deberemos tener en cuenta a la hora de tratar la parte emocional con homeopatía o Flores de Bach, así como buscar si hubo algún desencadenante.

Si el componente emocional tiene mucho peso y hay síntomas de depresión se puede tomar hipérico o bien triptófano, con la comida, o como suplemento.

El hipérico o hierba de San Juan es una planta conocida por sus propiedades antidepresivas que ayudan a aliviar la sintomatología emocional asociada al dolor. Es buena para ayudar en momentos de depresión, cansancio, ansiedad o insomnio, entre otras. 

El triptófano, por otra parte, es el aminoácido esencial para nuestra salud menos abundante en los alimentos. Se utiliza en nuestro organismo para elaborar serotonina, e interviene en la estimulación y regulación de nuestro estado de ánimo y patrones de sueño.

Lee también: Flores de Bach para la depresión y la ansiedad

La alimentación adecuada para la fibromialgia

Como en todo tratamiento natural, la alimentación es siempre fundamental. En este caso puede haber habido una alimentación inadecuada durante mucho tiempo y, como consecuencia, una gran necesidad de limpieza del organismo.

En este caso recomendamos realizar una desintoxicación:

  • Iniciar el tratamiento con uno o dos días de dieta exclusivamente de frutas y verduras, crudas o al vapor.
  • Durante 15 días se tomarán diariamente 3 o 4 tazas de una infusión depurativa (diente de león, cardo mariano, bardana, corteza de sauce, etc.)
  • Posteriormente la alimentación deberá ser rica en frutas y verduras, legumbres y cereales integrales, y baja en proteínas y grasas animales, evitando por supuesto la comida refinada y pre-cocinada y el exceso de sal.
  • Debe ser una dieta alcalina, ya que la fatiga acidifica el organismo.
  • Nuestra dieta deberá incluir alimentos ricos en magnesio, como pescado, manzanas, albaricoques, plátano, higos, melocotones, frutos secos, alfalfa, trigo sarraceno.
  • Y será fundamental también el ácido málico, que podemos equilibrar tomándolo como suplemento o bien consumiendo manzanas diariamente.
  • Además, recomendamos el consumo de alimentos como el germen de trigo, la miel, la avena, la maca o el noni.

Lee también: La manzana, ¿qué te aporta? Descubre sus magníficas propiedades

manzana tom gill

En algunos casos puede haber intolerancias alimentarias que habría que descartar. Las más habituales son al gluten y a la lactosa.

Otra cuestión a tener en cuenta, ya que puede estar influyendo mucho en la enfermedad, es la presencia de parásitos intestinales. Deberemos evitar el estreñimiento, cuidar la flora intestinal y tomar algún suplemento específico. En este caso recomendamos consultar con un naturópata.

En general, deberemos buscar un tratamiento natural para cualquier desequilibrio que tengamos: anemia, estreñimiento, insomnio, etc. De esta manera, si mejoramos los malestares diarios mejorará también nuestro estado general.

Otras terapias naturales

Terapias naturales para la fibromialgia

Puede ser muy beneficioso realizar ejercicio muy suave, como caminar, hacer estiramientos o yoga, y también asistir a terapia de reiki, masajes suaves o terapia con ventosas.

  • Pérez-Pareja, J., Borrás, C., Palmer, A., Sesé, A., Molina, F., & Gonzalvo, J. (2004). Fibromialgia y emociones negativas. Psicothema16(3), 415–420.
  • Prados, G., & Miró, E. (2012). Fibromialgia y sueño: Una revisión. Revista de Neurologia.
  • Revuelta Evrard, E., Segura Escobar, E., & Paulino Tevar, J. (2010, October). Depresin, ansiedad y fibromialgia. Revista de La Sociedad Espanola Del Dolor. https://doi.org/10.1016/j.resed.2010.07.002