El uso de la manzanilla para tratar el malestar estomacal

La manzanilla es un producto de origen natural que tiene múltiples beneficios para el ser humano. Sin embargo, el uso de la manzanilla para tratar el malestar estomacal es uno de los más importantes al respecto. A grandes rasgos, esto se debe al aceite volátil que se encuentra en las flores de esta planta, las cuales son muy parecidas a las de la margarita.

Este componente ayuda a reducir considerablemente los espasmos musculares así como la inflamación de las membranas mucosas. Por lo tanto, consumir manzanilla sirve como tratamiento para la indigestión y dolores menstruales, entre otras cosas. Por si fuera poco, la manzanilla contiene ciertas propiedades que combaten también ciertos tipos de infecciones producidas por enfermedades leves.

En el caso de los malestares o padecimientos estomacales, diversos estudios han confirmado que la manzanilla es de gran ayuda en el proceso digestivo. Por ejemplo, el bisabolol, uno de sus componentes más importantes, tiene importantes propiedades antinflamatorias además de que relaja el músculo del tracto digestivo. Asimismo, la manzanilla también ha dado muy buenos resultados a la hora de aliviar la gastritis y otras inflamaciones gastrointestinales. Por último, la manzanilla también ayuda a controlar las náuseas e incluso el vómito.

Otros beneficios al respecto son que ayuda a expulsar los gases que se almacenan en el aparato digestivo, a remediar espasmos intestinales, a disminuir las molestias causadas por úlceras gástricas y diverticulosis, así como los popularmente conocidos como retortijones. Igualmente, estimula la expulsión de la bilis por parte de la vesícula.

¿Cuáles son los componentes de la manzanilla?

La manzanilla tiene muchos componentes importantes, los cuales la caracterizan como un producto natural de gran calidad. Es así que esta planta contiene hidratos de carbono, fructuosa, galactosa, glucosa y mucílagos. También cuenta conocidos grasos como linoleico, palmítico y oleico. Finalmente, no debemos dejar de mencionar la vitamina C, los betacarotenos, la colina, algunos ácidos orgánicos, esenciales y antémicos, así como flavonoides.

¿Cómo se puede consumir la manzanilla?

Manzanilla (2)

Como sabemos, la manzanilla es muy fácil de conseguir y, sobre todo, de consumir. Se puede comprar en prácticamente cualquier mercado o supermercado, así como en tiendas más pequeñas. Por su parte, aunque la manzanilla suele venir en distintas presentaciones (como cápsulas, cremas o aceites), lo más común es consumirla en infusión.

Para esto basta con colocar una cucharadita o una bolsita de esta planta seca en agua hirviendo. Se debe dejar reposar unos tres minutos para después colarla y consumirla ya sea caliente e incluso a temperatura ambiente o fría. Si gustas puedes agregarle azúcar, aunque lo mejor es endulzar dicha bebida con edulcorantes sin calorías.

Lo mejor de todo es que la manzanilla se puede cultivar fácilmente en cualquier lugar, ya que no necesitas de un espacio grande o de herramientas o conocimientos especiales para ello. De hecho, en muchos sitios se da de manera silvestre, es decir, sin necesidad de que la cultives. En caso de hacerlo, tan solo basta con contar con una maceta de tamaño mediano.

Cuando esta planta florece puedes recolectar las flores y agruparlas en pequeños ramos para que estas se sequen boca abajo en un lugar oscuro. Después de esto se deben de cortar las flores únicamente y colocarlas dentro de un frasco de vidrio bien cerrado o de una bolsa hermética que venden en las tiendas.

¿Qué otros beneficios tiene la manzanilla?

Colesterol

Además de ser de gran ayuda para el malestar estomacal, la manzanilla también se utiliza para curar otros padecimientos. Por ejemplo, se puede utilizar también para disminuir los niveles de colesterol en la sangre, para los nervios, así como para combatir el insomnio (gracias a sus efectos sedantes), la colitis o la enfermedad de Crohn.

Otros beneficios que aporta esta planta a nuestro organismo es para tratar la retención de líquidos, la obesidad y la sinusitis, además de que es un colirio natural que refresca y relaja nuestros ojos. No hay que olvidar que la manzanilla también tiene propiedades cosméticas, sobre todo para la piel. Es así que es muy utilizada en casos de acné, cortes, heridas, ampollas, dermatitis, orzuelos, etc. Finalmente, se suele utilizar para aclarar el cabello e incluso para disimilar las canas.

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar