El uso del Llantén, una hierba milenaria

El llantén es un buen regenerador dérmico, ayuda a tratar afecciones respiratorias y alivia problemas intestinales.

El uso del llantén proporciona gran cantidad de beneficios. Las propiedades de esta planta son tantas y sus aplicaciones son tan variadas, que nos convendría tenerla siempre en nuestros hogares.

Se trata de una planta que puede ayudarnos a tratar multitud de problemas que solemos padecer con frecuencia, como tos y afecciones bronquiales, manifestaciones inflamatorias tópicas (o locales) o internas y, en cierto grado, también algunas infecciones.

 ¿Cómo es el llantén? ¿Dónde se cultiva?

Es una planta perenne que se encuentra con facilidad en Europa y también en América. Tiene unas hojas muy características de hasta 15 centímetros de largo y flores en espiga, amarillentas.

Planta de llanten

El llantén grande o mayor (Plantago major L.) es una planta que crece sin demasiadas exigencias en los lugares más peregrinos, pudiendo encontrarla en las tierras de cultivo o junto a las carreteras, pero también en campos ricos en abonos orgánicos o granjas.

Es muy rústica y fácil de cultivar, no precisando cuidados especiales. Por ello, podremos tenerla en nuestro huerto o en maceta durante todo el año

Recolección y conservación del llantén

Las hojas se recogerán durante la primavera o el verano. Deben secarse en un lugar sombrío y aireado (el secado al sol es más rápido pero consume en gran medida las propiedades de cualquier planta a secar). Después las conservaremos en recipientes limpios y herméticos.

Lee también: Crea tu propio jardín de plantas aromáticas

Composición y propiedades del llantén

El uso del llantén viene justificado porque en su composición cuenta con multitud de sustancias beneficiosas, entre las cuales destacan:

  • El mucílago: una sustancia que ayuda en el caso de afecciones respiratorias.
  • Los taninos, que le otorgan sus cualidades astringentes.
  • Ácidos oléico y linoléico (ácidos grasos del tipo Omega 9 y Omega 6).
  • También tiene una presencia importante de ácido cafeico. Esto conlleva que sea una fuente natural de antioxidantes muy elevado, con un uso muy interesante como veremos.

Además de todo ello, el llantén contiene alcaloides del tipo de la plantagonina e indicaína, flavonoides y vitamina C. Estas sustancias hacen que tenga propiedades antioxidantes, cicatrizantes y potenciadoras del sistema inmunitario, entre otras.

Usos medicinales del llantén. ¿Para que se usa y cómo tomarlo?

Flores de llantén

Los beneficios del uso del llantén son muchos. Hemos visto ya algunos. Vamos ahora a explicar algunos otros que te convencerán de las bondades de esta planta.

Acelera la cicatrización

Buen remedio para el sangrado, ayuda a frenar las hemorragias y acelera la cicatrización. Es decir, tiene un uso muy interesante como hemostático: favorece la coagulación de las heridas, tanto externa como internamente (por ejemplo, cuando hay rotura de venillas y capilares en las hemorroides).

Para disfrutar de estas propiedades lo aconsejable es tomar una infusión de una cucharada de planta seca por taza. Hazlo 3 veces diarias.

Regenerador dérmico

Es asimismo un excelente vulnerario, es decir, desinfecta y cura llagas y heridas, promoviendo la regeneración de la piel. Esta propiedad la hace muy indicada para el tratamiento de dermatitis, llagas, pústulas y demás.

Esto se debe a su riqueza en taninos y a su contenido en alantoína, sustancia que promueve el crecimiento celular epidérmico y promueve la regeneración de sus células. El llantén se usa en la industria cosmética para cremas regeneradoras por esta propiedad.

Una simple hoja fresca de esta planta, bien lavada y aplicada sobre una herida ayudará a detener el flujo de la sangre, a cicatrizarla y a prevenir el riesgo de infección. También es útil en quemaduras solares.

Afecciones en las vías respiratorias

Mujer con dolor de garganta

El llantén tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Por ello se emplea en caso de dolor de garganta, boca irritada o llagas. También es eficaz en caso de afonía.

Por sus propiedades expectorantes suaves está indicada para desinflamar las vías respiratorias y expulsar las mucosidades, lo que combinado nos da un uso para el tratamiento de la tos, la faringitis, laringitis y bronquitis.

Para ello fabricaremos un jarabe casero, machacando sus hojas y una vez filtrado el líquido obtenido, lo mezclamos a partes iguales con azúcar y lo disolvemos todo al baño María, tomando tres cucharadas al día de dicho jarabe.

Conoce 5 remedios naturales para reducir los síntomas de la bronquitis

Aumenta las defensas

El uso del llantén está indicado para quienes tienen problemas de defensas bajas, porque estimula la producción de anticuerpos. Mejora y refuerza nuestro sistema inmunitario, tiene propiedades inmunomodulatorias.

Ayuda al sistema digestivo

Mujer haciendo un corazón en su estómago

El uso del llantén es eficaz para detener las diarreas. Asimismo es útil en las colitis y las enterocolitis y puede ayudar a reducir el dolor ocasionado por las úlceras gástricas.

Todo ello por sus propiedades astringentes y demulcentes (contiene sustancias viscosas que realizan protección local, de modo parecido a como las realizan las mucosidades de nuestras membranas internas). Para aprovecharse de ellas se toma una infusión de hojas secas tres veces al día.

También, pero esta vez usando sus semillas, es útil en el estreñimiento, para lo cual hemos de tomar acompañada de abundante agua, al menos dos litros diarios, mínimo. Tomar tres cucharadas diarias de las mismas con abundante agua.

Lee también: Cómo curar el estreñimiento sin laxantes convencionales

Otros beneficios del uso del llantén

  • Se emplea para reducir la producción de aflatoxinas (toxinas producidas por hongos del género Aspergillus), que consigue disminuir en más del 95 % gracias al ácido caféico principalmente.
  • También podemos usarlo como emoliente haciendo una infusión de hojas secas al 5% y tomando tres tazas diarias.
  • Es diurético
  • Calma en el caso de picadura de insectos.
  • Es un buen remedio para aliviar los ojos cansados, enrojecidos o inflamados. Para ello se hacen baños oculares con el líquido resultante de la decocción de 5 cucharadas de hojas secas por litro de agua durante 1/4 de hora.

Como ves, el llantén es un aliado para nuestra salud en muchos aspectos diferentes. No dudes en tener esta planta siempre a mano.

Fotografía cortesía de Koke Zúñiga