El uso del smartphone puede perjudicar a tu hijo

¿Tu hijo no se despega de teléfono inteligente? Es momento de hacer algo. Descubre cómo hacer que su smartphone de forma provechosa.

El uso del smartphone ¿es excesivo en tu hijo? Algunos padres permiten que sus hijos usen el smartphone para distraerse, sin embargo, su uso excesivo puede ser perjudicial para su salud y desarrollo.

Hoy en día es común que los niños tengan su propio teléfono inteligente. De hecho, si tu hijo aún no tiene uno, prepárate porque no debe faltar mucho tiempo para que te lo pida.  Aunque el teléfono facilita la comunicación con tu pequeño, debes tener presente que el uso del smartphone en niños pequeños puede ser perjudicial para su salud.

En primer lugar, los niños se convierten en personas sedentarias. Esto puede desarrollar enfermedades como la obesidad e incluso, diabetes.  Además, el smartphone causa adicción y cuando el niño no lo tiene a la mano puede presentar irritabilidad, agresividad e ira.

¿A qué edad se recomienda el uso del smartphone?

Cumpleaños, Día de Reyes o navidades son fechas ideales para regalarle un móvil a tu hijo. Pero, ¿alguna vez te has preguntado cuál es la mejor edad para que los niños tengan un teléfono? Según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística, en el 2016 uno de cada cuatro niños a los 10 años de edad  ya tenían un móvil propio.

A los 12 años ya tres de cada cuatro infantes hacen uso del smartphone. Esta edad coincide con el paso del colegio a una institución secundaria. Además, si los amigos de tu hijo tienen teléfonos, probablemente él también te pedirá uno.

El uso del smartphone no depende de la edad de tu hijo, sino de si está preparado o no para tenerlo. También influyen las circunstancias  y necesidades de tu hijo. Asimismo, es importante tomar en cuenta si usará el teléfono para comunicarse o para buscar cosas por curiosidad en la red y ver vídeos sin supervisión.

¿Con qué frecuencia debe usarse el teléfono inteligente?

Desde que son pequeños, los niños están expuestos a las pantallas de los móviles. Pero, necesitan límites ya que su consumo excesivo puede afectar considerablemente a su salud, desarrollo personal y escolar.

Utilizar el celular por más tiempo del indicado puede traer consecuencias como:

  • Irritabilidad.
  • Alteraciones de sueño.
  • Agresividad.
  • Déficit de atención.
  • Obesidad.
  • Trastornos de alimentación.

Si tu bebé tiene menos de dos años de edad evita exponerlo a la pantalla del móvil. Solo en casos de videollamadas. Luego de los dos y hasta los cinco años, el uso del smartphone no debería exceder los treinta minutos diarios. Entre los cinco y doce años, su uso puede variar entre sesenta a noventa minutos diarios. Por último, cuando superan los doce años, deberías evitar que tu hijo utilice el teléfono más de 3 horas al día.

Enseña a tu hijo a sacarle provecho al uso del smartphone

Lo más común es que los pequeños de la casa quieran usar el móvil para videos y juegos en línea. Sin embargo, como padre, debes sacarle provecho a sus preferencias.

Es decir, existe una amplia variedad de apps diseñadas para que los niños jueguen mientras trabajan sus habilidades motrices y cognitivas.

Descarga al menos tres de estas aplicaciones y pídele a tu hijo que la pruebe. Si no le gusta, no te preocupes, sigue intentando, probablemente conseguirás alguna que lo cautive por completo.

Además, existen muchos vídeos educativos y entretenidos que tus hijos pueden disfrutar mientras aprenden lecciones como las tablas de multiplicar.

Aplicaciones para aprender

Con la llegada del smartphone, los juguetes han ido perdiendo campo. Las pantallas se han convertido en la opción favorita de los más pequeños a la hora de jugar.

Asimismo, existen diferentes juegos diseñados para que tu hijo refuerce los conocimientos que adquiere en el colegio o que les permite desarrollar su creatividad y habilidades motoras.

Por ejemplo, algunas apps imitan la forma y sonidos de instrumentos musicales como pianos, xilófonos o guitarras. Con ellas, tu hijo puede desarrollar su sentido del oído y al mismo tiempo, despertar interés en la música.

Asimismo, hay apps que a través de juegos, le enseñan a los niños a contar, hablar en otros idiomas y aprender el alfabeto. Los juegos de rompecabezas o tangram son ideales para que tu pequeño trabaje sus habilidades espaciales y cognitivas.

Para reforzar su aprendizaje con el smartphone, solo debes escoger las aplicaciones ideales. Recuerda preguntarle qué cosas les gusta y así sabrás cuál juego podría interesarle.

Poder investigar temas relacionados a las tareas escolares

A veces los niños pueden traer a casa una tarea con la cual tengas problemas ayudándolo. Sin embargo, no debes preocuparte, es ahí donde el uso del smartphone puede sacarte de apuros.

No solo dispones de internet para investigar cualquier duda o tarea que tu hijo tenga, también, puedes hacer uso de apps educativas como enciclopedias interactivas, calculadoras, atlas y mapas geográficos.

Sano entretenimiento

El smartphone también puede ser utilizado para disfrutar en familia. Sí, así como lo lees. Recuerda que entre los tipos de aplicaciones para móviles existen centros de entretenimientos, apps para ver películas y reproducir música.

Si conectas tu teléfono al televisor familiar, tu hijo podrá disfrutar de las películas y dibujos animados de su preferencia mientras comparte un rato distinto con la familia. Estas películas pueden ser fábulas animadas que dejen una moraleja en tu pequeño.

Sin embargo, no debes olvidar que el uso del smartphone debe estar supervisado por ti. Evita dejar a tu hijo manipulando el teléfono solo, ya que podría encontrarse con vídeos o páginas en internet que no son aptas para su edad.

Ver también: Los niños del siglo XXI y la tecnología

Lo que debes evitar como padre

Además de monitorear y controlar el tiempo que tu niño pasa usando el smartphone, debes estar al tanto de las páginas que navega y las aplicaciones que descarga.

En ocasiones, los niños pueden ingresar a páginas webs que pongan en riesgo su integridad moral. Por ejemplo, el uso de redes sociales sin ningún tipo de supervisión puede exponer a tu pequeño a interactuar con desconocidos y a tener acceso a contenido violento o pornográfico.

Para evitar esto, puedes crear un perfil de navegación específico para tu hijo. En este bloqueas el acceso a determinadas páginas webs, y lo configuras de tal manera que solo tú seas quien pueda descargar archivos al celular.

Contenido violento

Algunas listas de reproducciones de video pueden incluir clips con material violento no apto para menores de edad. Solo con un par de clicks, tu hijo puede tener acceso a videos de naturaleza adulta.

Sin embargo, debes aprovechar el modo de “navegación para niños” para bloquear ese tipo de contenido. Procura estar cerca de tu hijo cuando quiera ver vídeos, para seleccionar qué contenido puede ver y cuál no.

Pornografía

Una investigación publicada por el International Journal of Developmental and Educational Psychology demostró que cada tres de cuatro niños, de 13 años de edad, se han topado con pornogarfía mientras navegan en internet.

Aparte de tener acceso a esta clase de contenido, algunos niños ponen en riesgo su integridad moral al dejar sus datos personales en los cuadrso de registro de de paginas webs pornograficas.

Para evitar esto debes revisar constantemente el historial de búsqueda. Si consigues que ha revisado material pronográfico, conversa y explícale por qué no debe frecuentar este tipo de páginas.

Hablar con desconocidos

Uno de los mayores riesgos que corre tu hijo por el uso del smartphone sin supervisión es ingresar en salas de chat o crear perfiles sociales en los que puede llegar a hablar con desconocidos. Tu hijo pensará que está charlando con un amigo más, sin embargo, conversar con un extraño puede ser un riesgo para él y la familia en general.

En la red, navegan muchos pedófilos que se dedican a averiguar información personal. Algunos son tan persuasivos que convencen a los niños a enviarle fotos e incluso, son capaces de convencerlos de programar un encuentro.

Para minimizar este riesgo, lo más recomendable es que tengas accesos a las redes sociales de tu hijo y límites el uso del smartphone. Asimismo, procura preguntarle qué sitios webs frecuenta y con quienes charla comúnmente.

Leer también: Cómo enseñar a tu hijo a cuidar el medio ambiente

Conclusión

El uso del smartphones puede ser una herramienta para que tu hijo aprenda de una forma más creativa e interactiva. Sin embargo, los padres son los principales responsables del contenido que consumen a través de este dispositivo.

Es importante que constantemente revises la configuración de privacidad en el navegador y en los perfiles sociales de tu hijo.