El vendaje neuromuscular y su utilidad

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganeli el 1 febrero, 2019
Elena Martínez · 4 febrero, 2019
En Japón, la técnica del vendaje neuromuscular ha sido muy bien recibida. Y aunque aún falta mucho por comprobarse a nivel científico, ha resultado ser muy beneficiosa.

El término vendaje neuromuscular genera extrañeza. Sin embargo, es posible que en alguna ocasión hayamos visto a alguna persona en la calle llevar ciertas vendas de colores en alguna o varias zonas de su cuerpo. ¿Qué son esas tiras?, ¿para qué sirven?, ¿cómo funcionan?, ¿las puedes usar cualquier persona?

Esas tiras de adhesivo acrílico antialérgico se colocan para tratar lesiones y otros trastornos físicos. En conjunto, componen lo que se conoce como la técnica del vendaje neuromuscular, que fue inventada en 1970 y que ha sido muy bien recibida en países como Japón. Veamos a continuación por qué esta técnica ha resultado ser tan útil en varios tratamientos, y no solo para deportistas y atletas profesionales.

¿Qué es el vendaje neuromuscular?

El vendaje neuromuscular, también conocido como kinesiotaping, es una técnica que consiste en la colocación de unas vendas de algodón hipoalergénicas, resistentes al agua y elásticas, en ciertas zonas del cuerpo que hayan sido lesionadas. Para poder facilitar el movimiento, las vendas están fabricadas en un tipo de fibra puede llegar a estirarse hasta un 140 % más de su longitud original.

Una vez colocadas pueden pasar varios días sobre la piel. No obstante, es necesario cambiarlas al cabo de un tiempo (por lo general, a partir de los 3-4 días, según el caso). Evidentemente, las vendas no afectan la flexibilidad ni impiden el movimiento. Al contrario, lo favorecen para poder acelerar el proceso de curación. Por ende, son un buen complemento para varios tipos de terapias (como los masajes).

Los colores de las vendas

Fisioterapeuta aplicando un vendaje neuromuscular.
El vendaje neuromuscular sirve para tratar el estrés muscular producido por el esfuerzo.

Según el sitio de colocación, el tipo de tracción, la lesión y otros factores, el color de la venda variará. Por ejemplo, las vendas de color azul y negro tienen la función de relajar el músculo (con lo cual tienen cierto efecto analgésico), mientras que las vendas rosas y amarillas son estimulantes. ¿Y cómo funcionan? Pues bien, una vez colocadas las vendas, el calor que genera el movimiento ‘activa’ (por así decirlo) una especie de masaje que elimina las molestias.

Beneficios que ofrecen las vendas

Cabe destacar que, si bien su eficacia no se ha podido demostrar en ensayos clínicos, se insiste en que es una técnica que tiene gran utilidad y que ofrece los siguientes beneficios:

  • Facilitan el drenaje linfático.
  • Activan la circulación.
  • Ayudan a mejorar la postura (corrige el alineamiento de los músculos débiles).
  • Brindan un soporte ‘extra’ a las articulaciones y músculos.
  • Reducen la fatiga muscular; es decir, reducen la inflamación y alivian el dolor.

Adicionalmente, se considera que el uso de estos vendajes puede ser muy útil a la hora de reducir el consumo de medicamentos antiinflamatorios, como el ibuprofeno, que tiene efectos secundarios en el organismo.

Quizá te interese: 5 ejercicios para reactivar la circulación sanguínea

¿Para qué se recomiendan?

  • Contracturas.
  • Dolor de espalda.
  • Dolores localizados.
  • Lesiones deportivas.
  • Sobrecarga muscular.
  • Síndrome del túnel carpiano.
  • Para tratar calambres musculares.
  • Problemas de circulación y drenaje (celulitis, flacidez, edemas, etc).

¿Cómo funciona?

Hombre con de vendaje neuromuscular.
El vendaje neuromuscular requiere ser aplicado por un fisioterapéuta en la posición adecuada para cada caso.

La venda se aplica en la zona a tratar, con mayor o menor flexibilidad (según el caso), siempre en posición de tensión, para que así, cuando la persona tome su postura normal, la venda tenga un efecto tipo ”acordeón”. El vendaje neuromuscular promueve una ligera elevación de la piel a nivel microscópico, gracias a la flexibilidad y forma ondulada de la propia fibra. De esta manera, disminuye la presión de la lesión y evita los estímulos que puedan resultar dolorosos.

Te puede interesar: Tratamiento de auriculopuntura frente al párkinson

Requisitos antes de la aplicación

  • La piel debe estar limpia, seca, depilada y sin ningún tipo de crema o aceite (ya que estos pueden impedir que el vendaje se adhiera correctamente).
  • Las puntas de la venda deberán estar siempre redondeadas para una mejor sujeción.
  • Una vez colocado el vendaje, lo frotaremos con suavidad algunas veces para que quede bien adherido.
  • Nos podemos duchar sin problemas, pero intentaremos evitar tocar o enjabonar la zona de los esparadrapos.
  • En caso de irritación, se deberá acudir al profesional para retirar las vendas de inmediato. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, a veces, es normal experimentar un poco de cosquilleo o ”picor” por el aumento de la circulación.

A tener en cuenta

Lo más recomendable es acudir a un fisioterapeuta para que aplique el vendaje tras una evaluación física. Aunque parezca que su aplicación es sencilla, hay que evitar su aplicación en casa, sin conocimiento alguno, porque esto podría ser contraproducente.

  • Espejo L, Apolo MD. Revisión bibliográfica de la efectividad del kinesiotaping. Rehabilitación. 2011; 45 (2): 148-158. doi:10.1016/j.rh.2011.02.002