El vitiligo: causas y tratamiento

Yamila Papa Pintor · 3 octubre, 2013
El tratamiento de esta enfermedad deberá estar pautado siempre por un médico. El paciente deberá seguir sus indicaciones y en caso de querer probar algún remedio natural como tratamiento coadyuvante, deberá consultar primero con el profesional, a fin de evitar complicaciones. 

El vitiligo es una enfermedad de la piel que afecta a miles de personas en todo el mundo. Este problema se caracteriza por manchas blancas, debido a la pérdida de pigmento.

Si bien es más común en las manos y el rostro, puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. 

Te puede interesar: Cuidados naturales para la piel seca

Causas y síntomas del vitiligo

Si bien no se sabe a ciencia cierta cuál es el origen de la enfermedad, lo que sí se ha comprobado es que se trata de la desaparición de los melanocitos en la piel. Existen cuatro teorías para afirmar por qué se genera esta enfermedad:

  • Por células nerviosas anormales, que dañan los melanocitos al formar sustancias tóxicas.
  • Por el sistema inmunitario del cuerpo, que percibe a los melanocitos como agentes extraños.
  • Por subproductos tóxicos que se generan en el organismo, los melanocitos se autodestruyen.
  • Por un defecto genético que transforma a los melanocitos en susceptibles.

¿Cómo se manifiesta?

Chica con vitíligo

El vitiligo se manifiesta en forma de parches de piel más clara. Suelen aparecen en zonas más expuestas al sol, como manos, cara o brazo, pero también pueden aparecer en otros lugares como la ingle o el abdomen. Por otra parte, las personas que lo sufren tienen tendencia a encanecer de manera prematura.

No es una enfermedad contagiosa. Puede aparecer a cualquier edad, aunque habitualmente lo hace antes de los 20 años, y las manchas pueden ir aumentando de tamaño a medida que pasa el tiempo, aunque es difícil saber con precisión en qué medida.

Tratamiento

El tratamiento para esta enfermedad deberá estar pautado por un dermatólogo. No es recomendable que los pacientes recurran a terapias ni remedios naturales como primera opción. Y en caso de estar ya bajo tratamiento médico y querer probar algún remedio natural, lo más adecuado es consultarlo previamente con el profesional. De lo contrario, podrían surgir complicaciones.

Además de las pautas del médico, es importante recordar que el mantenimiento de hábitos saludables siempre puede tener un impacto positivo en la calidad de vida y brindar beneficios.

Por otra parte, hay quienes consideran que mantener una buena salud emocional resulta ser un factor importante. Así, a los pacientes con enfermedades como el vitiligo, se les recomienda aprender a gestionar sus emociones y, en líneas generales, evitar el estrés, para así prevenir la aparición de nuevas manchas o bien, la expansión de que ya se tenga.

Aprende 5 trucos de cocina para facilitar una dieta sana

Mucho cuidado con el sol

Proteger la piel del sol es una de las medidas básicas que todo paciente debe adoptar desde el primer momento. Durante el verano, los cuidados son importantes, sin embargo, no hay que descuidarlos en otras épocas del año. La piel siempre ha de mantenerse lo más protegida posible.

Cabe destacar que los productos que se apliquen, siempre deberán estar aprobados por un dermatólogo.

Remedios caseros para el vitiligo

Manos con vitiligo

Aunque no existe evidencia de que los siguientes remedios influyan de manera positiva en el tratamiento del vitiligo, hay quienes deciden recurrir a ellos.

  • Mezclar arcilla roja con zumo de jengibre y aplicarlo a modo de mascarilla sobre la piel.
  • Utilizar una crema de aceite de mostaza con cúrcuma. Se hierven ambos ingrediente con agua hasta que se evapore. Filtrar y guardar en un frasco de vidrio.

Remedio con pimienta negra

Se cree que la pimienta negra podría ser un buen tratamiento natural para el vitiligo, ya que podría estimular la producción de melamina. Sin embargo, esto no está probado científicamente y aún es necesario seguir realizando investigaciones al respecto. Así pues, se trata de un tipo de tratamiento que no está aprobado por la comunidad médica y que, de momento, sigue siendo solamente un remedio popular de la rama ayurvédica.

Su uso como tratamiento en el vitíligo no está demostrado científicamente, y puede llegar a provocar eccema en ciertos pacientes, por lo que sería conveniente consultar con el dermatólogo previamente a utilizarlo.

Conclusión

En cualquier caso, estos remedios son un complemento, pero nunca deben sustituir el tratamiento prescrito por el médico que, además, no se debe suspender de manera prematura. Y, junto a ello, hay que evitar la automedicación, ya que puede tener efectos contraproducentes.

Es importante aceptar el problema y buscar apoyo profesional si es necesario. En caso de querer someterse a un tratamiento de repigmentación, siempre hay que acudir a profesionales acreditados.

  • Ezzedine, K., Whitton, M., & Pinart, M. (2016). Interventions for vitiligo. JAMA – Journal of the American Medical Association. https://doi.org/10.1001/jama.2016.12399
  • Gawkrodger, D. J., Ormerod, A. D., Shaw, L., Mauri-Sole, I., Whitton, M. E., Watts, M. J., … Young, K. (2011). Vitiligo: Guidelines for the Diagnosis and Management of Vitiligo. In British Association of Dermatologists’ Management Guidelines. https://doi.org/10.1002/9781444329865.ch1
  • Taieb, A., Alomar, A., Böhm, M., Dell’Anna, M. L., De Pase, A., Eleftheriadou, V., … Picardo, M. (2013). Guidelines for the management of vitiligo: The European Dermatology Forum consensus. British Journal of Dermatology. https://doi.org/10.1111/j.1365-2133.2012.11197.x
  • Iannella, G., Greco, A., Didona, D., Didona, B., Granata, G., Manno, A., … Magliulo, G. (2016). Vitiligo: Pathogenesis, clinical variants and treatment approaches. Autoimmunity Reviews. https://doi.org/10.1016/j.autrev.2015.12.006