Elegir dónde vivir es la llave de la felicidad

Yamila Papa 5 febrero, 2018
El lugar en el que decidimos establecernos influye en nuestro bienestar día a día.

Elegir dónde vivir es un paso  de gran responsabilidad. De hecho, muy a menudo suele decirse que el lugar en el que habitas influye en cómo te ves, en cómo te sientes y en cómo piensas. Es decir, más allá de lo que podamos creer un hogar es algo más que un espacio de cuatro paredes: es un escenario con un impacto más que evidente en el bienestar humano.

La psicología ambiental es la ciencia estudia esta serie de factores. Debemos entender que más allá de un entorno físico hay otra serie de variables que median en muchos aspectos del ser humano. Así, además de las relaciones sociales y los vínculos que establecemos en un hogar, hay elementos que afectan en nuestras emociones.

Más allá de lo material, de los lujos y los objetos con los que queremos rodearnos, la felicidad se puede encontrar sencillamente en el hecho de disponer de un lugar agradable, cómodo, con buena iluminación poca contaminación sonora y que tenga lo imprescindible para que al llegar, podamos sentir que ese espacio es nuestro hogar.

Elegir dónde vivir, elegir cómo vivir

salón luminoso simbolizando dónde vivir

Quizás el motivo por el cual no eres feliz no se deba a tu tipo de empleo, dificultades o el estado de tu cuenta bancaria sino en el hecho de tener la sensación de vivir en el lugar equivocado.

No siempre la solución radica en mudarse a un barrio más elegante o con más comodidades sino en encontrar el sitio perfecto según nuestros gustos y nuestra personalidad.

La satisfacción con la vida depende en parte de tener la posibilidad de elegir dónde vivir. Más allá de la vivienda en si es importante escoger un barrio, ciudad o incluso país que esté acorde a nuestros intereses. Por ejemplo, en un un estudio llevado a cabo en la Universidad de Virginia pudo demostrarse que la felicidad se relaciona con nuestra personalidad y el lugar en el que vivimos.

  • Por ejemplo, las personas introvertidas se sienten mucho mejor en entornos naturales y montañosos.
  • Asimismo, el perfil más extrovertido prefiere entornos más bulliciosos y cercanos al mar.

Queda claro que no siempre está en nuestra disposición el poder elegir dónde vivir. Sin embargo, en la medida de lo posible debemos tener en cuenta ciertos factores.

Nuestra personalidad y el lugar dónde vivir

Las características que evaluamos antes de mudarnos (ya sea comprar o alquiler un piso) están más bien relacionadas con los índices de delincuencia, los medios de transporte, los negocios, las escuelas o los parques de los alrededores. También es necesario tener en cuenta, como hemos señalado, nuestra personalidad e intereses.

  • Por ejemplo, si somos extrovertidos y nos gusta salir a menudo, podemos elegir áreas centrales o urbanas. Por el contrario, si preferimos la tranquilidad de leer mirando por la ventana o invitar a nuestros amigos a casa el sábado por la noche nos convendría vivir en un lugar más apartado.

Encontrar el mejor sitio para vivir depende entonces de una combinación entre las disposiciones individuales y las características que tenga el vecindario.

Ver también: 14 usos alternativos del café en tu hogar

¿Dónde vivir para ser feliz?

Esta es la pregunta que todos deberíamos hacernos antes de mudarnos. Antes de comprar o alquilar una vivienda el margen de elección no siempre es ilimitado.

  • Primero nos fijamos en el valor, luego en la cercanía con respecto al trabajo y las viviendas de los seres queridos; después evaluamos si hay escuelas, colegios, hospitales y supermercados. Pero hay una cuestión clave: nuestra personalidad.

Es necesario que tengamos en cuenta lo que realmente nos agrada y nuestros intereses a la hora de elegir dónde vivir, para así poder sentirnos a gusto. A continuación te contamos cuáles son los cuatro aspectos principales a tener en cuenta.

1. Apertura a nuevas experiencias

familia simbolizando dónde vivir

Aquellas personas que son más audaces, sociables y receptivas pueden vivir mejor en los sitios cercanos al centro, donde hay mayor densidad de poblacióndiversidad cultural.

Los precios de las viviendas en los lugares céntricos suelen ser más elevados y la tasa de criminalidad suele ser mayor; sin embargo vivir en los barrios céntricos tiene sus ventajas.

Te recomendamos leer: 6 cambios en tu estilo de vida que pueden darte 10 años más

2. Extroversión

Las personas que les gusta relacionarse con los demás y que les encanta conocer gente nueva, conocer todas las propuestas y novedades que surgen al momento, suelen preferir los lugares más concurridos. No obstante, esto no es una regla. Siempre existen excepciones.

Los introvertidos prefieren los suburbios, los barrios alejados y las casas en pueblos de la periferia de las grandes ciudades.

3. Amabilidad

madre e hija simbolizando dónde vivir

La relación entre los vecinos es más frecuente en los barrios periféricos que en los céntricos ya que en estos últimos la vida es más ajetreada.

Si eres de aquellos que disfruta el trato con los vecinos o hacer amistades, procura tener en cuenta el tipo de vecindario a la hora de elegir dónde vivir.

4. Estabilidad emocional

La estabilidad emocional suele ser el rasgo distintivo de aquellas personas que le dan prioridad a cuestiones interiores (filosóficas o espirituales), sin importar dónde vivan. Su fuente de felicidad proviene de su interior.

Para ellos, lo importante es poder autorrealizarse como seres humanos. Razón por la cual se adaptan muy bien a cualquier espacio.

¿Cómo elegir el mejor sitio para vivir?

Si tienes la posibilidad de poder elegir dónde vivir no dudes en aprovechar esa ventaja. Recuerda evaluar el lugar según tus intereses y tu personalidad. Esto es sin duda fundamental, ya que tal y como reveló un estudio de la  Universidad de Helsinki tras realizar una análisis de un grupo de gente que residía en Londres, el propio carácter puede hacer que disfrutemos al máximo del lugar elegido para vivir o por el contrario, sufrir alteraciones en el estado del ánimo.

Por ello, es necesario que el lugar cumpla ciertos parámetros:

  • Mayor o menor contacto con la naturaleza.
  • Medios de transporte o accesos al lugar de trabajo o estudio.
  • Servicios y equipamientos del lugar (escuelas, hospitales, centros de ocio).
  • Servicios y equipamientos de la vivienda (habitaciones, cantidad de baños, tamaño de la cocina).
  • Actividades realizadas en los momentos de ocio (gimnasio, piscina, centros comerciales, cines).

Elegir dónde vivir no se trata solo de ser prácticos. Hay que prestar atención a tus gustos también para lograr sentirte a gusto y poder disfrutar plenamente de la palabra: hogar.

Te puede gustar