¿Cómo elegir la infusión más saludable?

La cantidad de agua y de la hierba en cuestión será fundamental a la hora de preparar una infusión saludable, ya que un exceso de cualquiera de las dos puede disminuir sus efectos

Las infusiones forman parte de nuestra vida, ya sean frías o calientes. Pero ¿cómo puedes escoger la infusión más saludable?

Muchas abuelas siempre tienen una sugerencia de algún té para solucionar cualquier tipo de problema, sea de salud o de estado de ánimo.

Las estanterías de los grandes mercados presentan materias primas para elaborar infusiones de todo tipo. No obstante, la cuestión es cómo elegir la infusión más saludable, entre las múltiples posibilidades que aparecen cuando alguien decide tomar un té.

La gente busca en esta bebida sus propiedades curativas, relajantes o hasta inspiradoras.

Los investigadores han tomado a las distintas infusiones como objetos de su estudio con la intención de descubrir cuál es la infusión más saludable y más completa, aunque no existen conclusiones al respecto.

Todo parece indicar que cada tipo de té tiene un objetivo específico. La infusión más saludable será aquella que responda a las necesidades del organismo de quien la consume.

En su gran mayoría, los tés se preparan con tallos, hojas, semillas o frutos de plantas que se consideran medicinales, precisamente, por la acción beneficiosa que ejercen en la salud.

Elegir y preparar la infusión más saludable

Cómo elegir la mejor infusión

1. ¿Quién beberá la infusión?

Un aspecto clave es analizar quién beberá el té. Se debe tener claro el objetivo específico por el que la persona ha optado por esta bebida.

¿Evitar un dolor? ¿Relajarse y descansar? ¿Favorecer la digestión? ¿Compartir un momento con otra persona? En función de ese objetivo, elegirá la infusión a la luz de sus propiedades y características.

2. Estado de salud

Se debe pensar también en el propio estado de salud. Hay personas que tienen reacciones alérgicas a determinadas plantas. En ese caso, debe evitar la infusión que se prepara con ellas.

3. Procedencia de materias primas

Es importante atender a la procedencia de las materias primas. En ferias callejeras es bastante frecuente que se ofrezcan las plantas medicinales al natural para la preparación de infusiones.

Si no se conoce bien la planta, es preferible evitar comprarlas allí. Hay además una razón de higiene, pues las plantas sin envase, tomadas de su entorno natural, pueden ser portadoras de microorganismos perjudiciales.

La opción que ofrecen las herboristerías o supermercados es mucho más confiable, pues tienen el respaldo de un técnico y de una marca.

4. La preparación

La preparación es importante. Las infusiones se preparan vertiendo agua hirviendo sobre la planta y dejando reposar la mezcla algunos minutos.

Conocer la cantidad de materia prima por volumen de agua será indispensable para lograr una infusión más saludable. El exceso de materiales puede ser nocivo para la salud.

Lee también: Una infusión para cada momento del día

Las infusiones consideradas más saludables

Las opiniones de los médicos son diversas en lo que a las infusiones se refiere. Normalmente aconsejan consumir estas bebidas con moderación y precauciones.

No obstante, es cierto que hay algunas cuyo consumo está generalizado y que parecen ser beneficiosas y no causar problemas al común de la gente.

Algunos ejemplos:

 1. Infusiones antioxidantes

Infusiones relajantes

  • Té negro: es una bebida estimulante y a la que se le atribuyen propiedades antioxidantes. También se considera que mejora la circulación sanguínea.
  • Té verde: es muy popular en estos tiempos y es uno de los más investigados. Sus componentes favorecen el corazón, la memoria y la piel. Aporta beneficios antiestrés. Se suele consumir como parte del tratamiento de artritis y esclerosis múltiple.
  • Té rojo: favorece la digestión, pues actúa sobre el hígado. Tiene una acción diurética y desintoxicante.

2. Infusiones relajantes

  • Manzanilla: calma la ansiedad, por lo que se utiliza para ayudar a dormir.
  • Tila: evita el insomnio y otros trastornos del sueño, pues tiene efecto sedante. También actúa favorablemente sobre las mucosas respiratorias y favorece el alivio de la tos. Aporta beneficios como ansiolítico por sus propiedades relajantes. Se ha convertido en un tratamiento eficaz en los problemas del sueño, angustia y ansiedad.
  • Melisa: es una infusión que calma la ansiedad y los dolores de cabeza ocasionados por el nerviosismo, pues es tranquilizante. Al aplacar los nervios, favorece también la digestión.

Visita este artículo: 5 consejos para mejorar tu digestión

3. Infusiones para trastornos digestivos

Infusiones para trastornos digestivos

Si los problemas digestivos provienen de estados de nervios y estrés, las infusiones relajantes aportarán beneficios al aparato digestivo.

  • Poleo menta: es un té que tiene como función principal solucionar problemas de digestiones pesadas, colon irritable, dolores de estómago, flatulencias.
  • Limón: una infusión preparada con agua caliente y zumo de limón es excelente para facilitar la digestión.

Se recomienda no mezclar plantas medicinales en la misma infusión, ya que, si bien pueden potenciarse sus efectos, también pueden aparecer reacciones nocivas.

¿Ya has descubierto cuál es la infusión más saludable para ti?

  • Wikipedia, la enciclopedia libre. (Consulta 2018). TILA. Online [https://es.wikipedia.org/wiki/Tila].
  • Wikipedia, la enciclopedia libre. (Consulta 2018). MELISA. Online [https://es.wikipedia.org/wiki/Melissa_officinalis].
  • Wikipedia, la enciclopedia libre. (Consulta 2018). TÉ VERDE. Online [https://es.wikipedia.org/wiki/T%C3%A9_verde].