Elige la música según la actividad

Yamila Papa Pintor · 3 febrero, 2018
La música puede estimularnos, relajarnos, hacer que nos concentremos mejor y hasta mejorar nuestro ánimo. Pero es importante elegir los temas adecuados para cada ocasión.

La música forma parte de nosotros. No hace falta ser un melómano para ello. De hecho, la mayoría de las personas tiene un género musical preferido o una música destinada a acompañar actividades, momentos u ocasiones en particular.

Seguramente, ya sabes que no es lo mismo una canción para una tarde de limpieza en casa, que una lista de temas para ir de fiesta o para poder estudiar toda la noche o hacer ejercicio.

A continuación, te damos algunos consejos para elegir la música que necesitas según la actividad y el momento. Porque muchas veces necesitamos una chispa que nos lleve al reencuentro de aquello que tanto buscábamos para sentirnos completamente a gusto.

La música y el humor

No podemos oír siempre la misma música. Aunque haya muchas canciones que nos encanten o que creamos que nos identifican al cien por cien. Habrá momentos en los que querrás oír algo diferente.

Pareja escuchando música

Ciertamente, la música despierta emociones porque activa regiones en el cerebro que, a su vez, generan respuestas. En otras palabras, las emociones que sentimos al escuchar cierta canción son una respuesta del cerebro.

Agrado, desagrado, alegría, tristeza, enfado, temor, son algunas de las emociones que podemos sentir al escuchar música. Y en función del humor del momento, tenderemos a escuchar un tipo de música u otro.

Muchas personas recurren a la música para expresar sus emociones y liberarlas, mientras que otras utilizan una canción para cambiar por completo su estado de ánimo. En este sentido, no existen reglas.

Todo depende de tu estado de ánimo y, sobre todo, de las actividades o tareas que realices. Incluso podemos crear una lista de temas según nuestro humor.

Lee también: Descubre la musicoterapia: La música como terapia curativa

Si bien es cierto que muchas aplicaciones pueden crear una lista de canciones por nosotros, resulta muy efectivo y agradable hacer nuestras propias listas. ¿Por qué? porque de esta forma podremos crear o modificar las canciones a nuestra conveniencia.

Piensa por un momento ¿Cómo te sientes en este momento? ¿Dormido, estresado, feliz, deprimido? ¿Qué estás haciendo? Los temas que elijas pueden ser la clave para sentirte mejor o para rendir más. Muchos de nosotros no podemos comenzar el día si no oímos nuestra canción favorita de camino al trabajo.

La música y las actividades

Mujer escuchando música

Oír ciertas canciones estimula habilidades importantes del ser humano como, por ejemplo, la memoria, la creatividad y la comprensión. Por ello, cada vez más empresas ponen un hilo musical en los ambientes laborales para aumentar el rendimiento de sus empleados y para que se sientan más a gusto.

La música es útil por muchas razones, pero para que surta el efecto deseado, debemos escoger las melodías o ritmos adecuados. De lo contrario, puede convertirse en una mala compañera.

1. Para tareas rutinarias o sencillas

Si tienes un empleo monótono puedes elegir una lista de canciones variadas, que te mantengan activo y de buen humor. Trata de escoger temas pegadizos, con letras sencillas y que te hagan mover la cabeza o los hombros por el ritmo. Nada de ritmos lentos o o pesados.

2. Para tareas complejas

Chico escuchando música en el sofá

Si tu empleo requiere que te concentres al máximo (por ejemplo hacer cálculos, escribir reportes o ensamblar piezas) necesitas música que te ayude. Se recomiendan temas sin letras (instrumentales) o quizás cantadas en otro idioma.

La idea es que la música no te distraiga, sino que te acompañe y haga el ambiente más agradable. Pero, cuando necesites hacer una pausa en tu jornada puedes probar por oír temas estimulantes que te llenen de energía.

3. Para estudiar o aprender

Si tienes que preparar un informe o hacer ejercicios matemáticos, te aconsejamos que escuches música clásica o instrumental, ya que otro estilo puede distraer a tu cerebro.

Ver también: Musicoterapia para bajar la presión arterial alta

4. Para hacer ejercicios

Chica haciendo ejercicio y escuchando música

Si tienes pensado realizar actividad física en casa, en el parque o en el gimnasio, precisas una lista de canciones que te motiven. Cuando tu cuerpo no quiera hacer un abdominal o correr un kilómetro más, la música te ayudará a que no desistas. Pero ha de ser movida y divertida.

Si vas a un gimnasio o centro de deporte, evita escuchar la misma música que escuchas allí. De esta manera, no te saturarás de los mismos sonidos y la rutina no se te hará monótona y aburrida.

5. Para relajarnos

Cuando llegamos a casa después de un día estresante, lo mejor que podemos hacer es darnos un baño o ducha de agua caliente mientras escuchamos música que nos guste. Mejor que sea tranquila, serena y que combine los sonidos de la naturaleza con beats electrónicos profundos.

Esta música nos tranquiliza y nos hace sentir en armonía con todo. También sirve para acompañar una cena romántica o una reunión entre amigos en casa, sobre todo si el plan es irse a la cama temprano.