Elimina el exceso de flema y alivia la congestión con estos 5 remedios caseros

Además de ayudarnos a eliminar el exceso de flema estos remedios son ideales para fortalecer el sistema inmunitario y reforzar las defensas para lograr un rápido alivio

La flema es una sustancia viscosa segregada por la membrana mucosa del tracto respiratorio. Su función principal es mantener los conductos lubricados y protegidos frente a los agentes infecciosos.

Es uno de los síntomas más frecuentes de los resfriados y enfermedades respiratorias y, pese a ser un mecanismo de defensa, es la causa principal de la congestión nasal y del pecho.

Su segregación en pequeñas cantidades es normal y no suele representar molestia alguna.

Sin embargo, cuando se produce en cantidades excesivas puede pasar a ser un problema, puesto que el organismo tiende eliminarla a través de la tos y la expectoración.

Por fortuna, existen muchos remedios naturales que, por sus propiedades, ayudan a reducir su producción mientras frenan los síntomas asociados a la obstrucción en las vías respiratorias.

En el siguiente espacio queremos compartir en detalle los 5 mejores para que puedas prepararlos cuando te aqueje esta condición.

¡Toma nota!

1. Jengibre, miel de abeja y pimientaInfusión de jengibre

Una infusión de jengibre, miel de abeja y pimienta es una bebida antiinflamatoria y expectorante que puede ayudar a reducir la producción de flemas para controlar la congestión.

Su alto contenido en vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes refuerza las funciones del sistema inmunitario y disminuye la tendencia a padecer infecciones respiratorias.

Además, cuenta con agentes analgésicos que disminuyen el dolor de cabeza y pecho asociados a estas enfermedades.

Ingredientes

  • 3 tazas de agua (750 ml)
  • 1 cucharadita de pimienta negra (10 g)
  • 2 cucharadas de jengibre rallado (20 g)
  • 1 cucharada de miel de abeja (25 g)

Preparación

  • Pon a calentar el agua y, cuando llegue a ebullición, agrega los granos de pimienta y el jengibre rallado.
  • Déjalos a fuego mínimo durante 3 minutos y retíralo del fuego.
  • Una vez alcancen una temperatura apta para el consumo, pasa la bebida por un colador y endúlzala con miel.

Modo de consumo

  • Distribuye la bebida en 3 o 4 tomas al día, en función del grado de congestión.
  • Si los síntomas son leves, consume una taza en ayunas.

2. Vinagre de manzana

Los ácidos orgánicos del vinagre de sidra de manzana son alcalinos naturales que ayudan a balancear el pH de la sangre para fortalecer las defensas del cuerpo.

Su consumo ayuda a regular la producción de moco y facilita la expulsión de los agentes externos que afectan la salud de las vías respiratorias.

Ingredientes

  • 1 cucharada de vinagre de manzana (10 ml)
  • una taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g) (opcional)

Preparación

  • Diluye una cucharada de vinagre de manzana en una taza de agua tibia y endúlzala si quieres con una cucharada de miel.

Modo de consumo

  • Ingiere la bebida en ayunas, al menos durante una semana.

3. Cúrcuma y sal

cúrcuma

El remedio expectorante de cúrcuma y sal es un gran aliado para eliminar el exceso de flemas que suele congestionar el pecho y la garganta.

Estos ingredientes tienen propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que ayudan a combatir de forma eficaz los virus y bacterias que provocan infecciones.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de cúrcuma (5 g)
  • ½ taza de agua (125 ml)
  • ½ cucharadita de sal (5 g)

Preparación

  • Disuelve la cúrcuma en polvo en el agua tibia y combínala con media cucharadita de sal.

Modo de uso

  • Toma una pequeña cantidad de la bebida y realiza gárgaras durante 2 o 3 minutos. No lo bebas.
  • Repite el proceso 2 veces al día, hasta aliviar la congestión.

4. Limón, cúrcuma y miel de abeja

La limonada de cúrcuma es uno de los remedios tradicionales para el tratamiento de las afecciones respiratorias que aumentan la producción de moco.

Sus compuestos alcalinos y antioxidantes ayudan a regular el pH de la sangre, a la vez que promueven la producción de anticuerpos para reforzar las defensas.

Sus propiedades antibacterianas y antivirales combaten los patógenos que enferman el cuerpo y, de paso, calman el dolor de garganta.

Ingredientes

  • El jugo de 1 limón
  • 1 cucharadita de cúrcuma (5 g)
  • una cucharada de miel de abeja (25 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Extrae el zumo de un limón fresco y mézclalo con la cúrcuma y la miel de abejas en una taza de agua tibia.

Modo de consumo

  • Toma la bebida en ayunas y repite su ingesta por la tarde si la congestión es demasiado fuerte.

5. Cebolla y miel de abejas

Cebolla y miel

El jarabe natural de cebolla y miel de abejas es un tratamiento mucolítico y expectorante que controla la producción de flemas para calmar la irritación de las vías respiratorias.

Sus nutrientes ayudan a fortalecer las defensas y promueven el alivio de las infecciones.

Ingredientes

  • 1 cebolla
  • ¾ taza de miel de abejas (250 g)

Preparación

  • Pica una cebolla y mézclala en un frasco de cristal con la miel.
  • Sella el recipiente y déjalo reposar durante 24 horas en un lugar fresco y oscuro.
  • Pasa el jarabe a través de un colador y consúmelo.

Modo de consumo

  • Toma una cucharada de jarabe, 3 veces al día.
  • Si gustas, puedes diluirlo en agua tibia para facilitar su consumo.

En definitiva, con ingredientes 100% naturales que pueden obtenerse fácilmente, puedes hacer tus propios remedios caseros para ayudarte a combatir la congestión.

Prueba el que más te llame la atención y dile adiós a estos síntomas.