Elimina las impurezas de tu piel con estas 6 mascarillas faciales

La limpieza del rostro es esencial para tener un cutis sano y con buena apariencia, ya que a diario la piel se enfrenta a la contaminación externa

Las mascarillas son una gran herramienta para mantener un buen aspecto del cutis.

Su propósito es eliminar las partículas de polvo y contaminación provenientes del exterior, así como el sudor y sebo que produce el propio organismo.

No importa el tipo de piel que tengas:integrar una rutina de limpieza en el rostro por la noche es fundamental.

Si bien existen distintos productos como limpiadores faciales, tónicos o cremas en el mercado, no se necesita gastar grandes cantidades de dinero para cuidar tu piel.

Te presentamos algunas opciones para realizar mascarillas y eliminar las impurezas de tu rostro, así como algunos trucos previos para mejorar su efecto.

Limpia y exfolia

Algunas personas inician el procedimiento limpiando la piel con jabón o leche limpiadora y con una exfoliación.

La razón es aumentar la absorción de nutrientes retirando la capa de células muertas, suciedad y residuos de maquillaje.

A continuación te compartimos una mascarilla limpiadora y exfoliante que puedes aplicar independientemente de tu tipo de piel.

Ver también: ¿Hay alimentos que tienen el efecto de hidratar nuestra piel?

Exfoliante de avena y miel

Jugo de limón, miel y avena

Ingredientes

  • ¼ de taza de avena (38 g)
  • 1 cucharadita de miel (7,5 g)
  • 2 cucharadas de yogur natural (40 g)

Preparación

  • En un recipiente mezcla la miel con el avena. Después agrega el yogur natural.
  • Una vez mezclados los ingredientes, aplicar generosamente en el rostro limpio y húmedo.
  • Debes dejar actuar la mascarilla durante 15 minutos y retirar con abundante agua.

Una vez la piel esté libre de impurezas, puedes aplicar distintas sustancias o elementos dependiendo de tu tipo de piel.

Para piel grasa

Si tienes piel grasa, puedes utilizar bicarbonato de sodio diluido.

Ingredientes

  • ½ cucharadita de bicarbonato de sodio (2 g)
  • 2 cucharadas de agua (20 ml)
  • 1 bolita de algodón

Preparación

  • En un recipiente mezcla el agua y el bicarbonato.
  • Humedece la bolita de algodón y aplícala en el rostro con movimientos circulares ascendentes, desde la barbilla hasta la frente, durante 3 o 5 minutos.
  • Trata de poner especial atención en las zonas más propensas a la aparición de puntos negros (nariz y pómulos).
  • Aclara con agua fría al finalizar el masaje.

Para piel seca

Mascarilla simple de aceite de oliva

En el caso de tenerpiel seca, se puede aplicar aceite de oliva. Esto ayudará a combatir las afecciones por los cambios de temperatura y la exposición solar.

También puedes utilizar el aceite de aguacate, de germen de trigo o de argán, entre otros.

Ingredientes

  • 2 cucharaditas de aceite de oliva (10 g)
  • 1 bolita de algodón

Preparación

  • Con el cutis limpio, posterior a la exfoliación, aplica el aceite con el algodón o con la yema de los dedos, realizando movimientos circulares ascendentes.
  • Deja absorber durante 3 a 5 minutos y enjuaga con agua tibia hasta retirar el exceso.

Te recomendamos leer el siguiente artículo: Limpia tu rostro con aceites naturales: ¿cuáles usar y cómo?

Para piel normal

Ingredientes

  • 4 cucharadas de leche de vaca (40 ml)
  • 3 gotas de aceite de girasol
  • 1 bolita de algodón

Preparación

  • Integrar ambas sustancias en un recipiente. Una vez incorporadas, empapar la bolita de algodón.
  • Realiza movimientos circulares ascendentes y deja absorber la mezcla en el rostro de 3 a 5 minutos.
  • Enjuagar con agua tibia hasta retirar el exceso.

Después de la mascarilla

Limpia tu rostro

Generalmente, las mascarillas purificantes suelen secarse. Es recomendable utilizar una esponja húmeda o una manopla para retirarla.

No es necesario limpiar la piel de nuevo, de hecho, puede dejarse así por la noche. No obstante, hay quienes prefieren utilizar los productos de su rutina de limpieza nocturna.

Otras recetas

Ahora bien, si buscas otras alternativas, a continuación te presentamos otras mascarillas sencillas y prácticas que puedes aplicarte, incluso sin haber exfoliado previamente.

Mascarilla de arcilla y agua de pepino

Esta mascarilla está enfocada para limpiar y equilibrar la piel grasa.

Ingredientes

  • ½ pepino
  • ½ taza de arcilla verde (100 g)
  • 7 cucharadas de agua mineral (70 ml)

Preparación

  • Toma el pepino y córtalo en rodajas gruesas. Déjalo reposar en un vaso de agua mineral durante unos 30 minutos.
  • En un recipiente de madera o plástico, mezcla la arcilla verde y el agua de pepino ya reposada con alguna cuchara o palita (que no sea de metal).
  • Una vez que los ingredientes hayan formado una pasta, aplícala sobre el rostro y deja la mascarilla durante 15 minutos.
  • Retira con agua tibia.

Mascarilla de bicarbonato y zumo de limón

limón

Esta es una mascarilla limpiadora con resultados increíbles. No obstante, de preferencia debe aplicarse durante la noche por los efectos del limón y bicarbonato en la piel.

Ingredientes

  • 2 cucharaditas de bicarbonato (10 g)
  • 5 gotas de jugo de limón
  • 2 cucharadas de agua mineral (20 ml)

Preparación

  • En un recipiente vierte todos los ingredientes.
  • Cuando consigas una mezcla homogénea, aplícala sobre el rostro limpio y déjala actuar durante 15 o 20 minutos.
  • Retira con agua fría y aplica una crema humectante.

Recuerda que debes ser constante y proteger tu piel del sol usando un buen bloqueador solar y sombrero para evitar las manchas.

Te puede gustar