Elimina las toxinas con estas 4 bebidas con menta

La menta es una planta medicinal y aromática que se utiliza para elaborar infusiones y que es muy adecuada en casos de padecer náuseas, dolencias estomacales o indigestión

Beber agua es de suma importancia para el cuerpo. De hecho, sin agua, la vida sería imposible.

Este líquido ayuda al organismo a regular numerosas y distintas funciones, además de contribuir a la buena salud.

No obstante, existen distintas maneras para potenciar los beneficios del agua junto con otras frutas y plantas medicinales, como la menta.

Podemos conseguirlo a través de las infusiones.

La menta: la medicina más antigua del mundo

Una hierba muy popular a la hora de realizar infusiones es la menta.

La menta es una planta medicinal y aromática apreciada desde la antigüedad debido a sus funciones medicinales y terapéuticas.

Por ejemplo, se utilizaba para tratar dolencias del aparato digestivo, de la piel y del aparato respiratorio.

  • Actualmente se sabe que la menta es rica en vitaminas C y A, minerales (manganeso, hierro, potasio) y triptófano, entre otros nutrientes.
  • Por eso se sigue utilizando para elaborar infusiones, además de administrarse en caso de tener náuseas, dolencias estomacales, indigestión, resfriado e incluso para mitigar el síndrome del colon irritable.
  • La menta también favorece el trabajo del hígado al depurarlo de las toxinas que se producen diariamente.

Asimismo, promueve la producción de la bilis, por lo que mejora la función hepática.

Ver también: Deliciosa bebida diurética de rooibos, menta e hinojo

Infusiones para eliminar toxinas y cuidar de nuestra salud

1. Infusión de menta

Infusión de menta

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas menta (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • En un recipiente, calienta el agua hasta que esté próxima a su punto de ebullición.
  • Retira el recipiente del fuego e incorpora las hojas de menta.
  • Sella el recipiente y permite que repose 10 minutos, hasta que su temperatura baje y sea apta para el consumo.

Te invitamos a leer el siguiente artículo: Agua con limón para desintoxicar el hígado

2. Infusión de limón y naranja con menta

Además de aprovechar los beneficios de la menta, en esta infusión podremos disfrutar de las propiedades de la naranja y el limón.

¿Por qué el limón?

En el caso del limón, este contiene importantes cantidades de ácido cítrico y sustancias que ayudan en el tratamiento de enfermedades respiratorias y también apoyan el funcionamiento del hígado.

  • El ácido producido por el limón estimula la producción de jugos digestivos en el estómago y, cuanto mejor se realice la labor de descomposición de comida en el estómago, menor carga de trabajo tendrá el hígado.
  • Por otra parte, el jugo de limón es un buen antiséptico natural que permite controlar las bacterias dañinas que se pudiesen encontrar en los alimentos que comemos.
  • Algunas personas recomiendan beber agua con limón en ayunas para activar el sistema digestivo y desintoxicar el hígado.

Así pues, la combinación con la menta resulta ser aún más beneficiosa.

Naranja

Al igual que el limón, la naranja contiene vitamina C que funciona como remedio natural contra las infecciones.

Sin embargo, el jugo de naranja fresco cuenta con propiedades desintoxicantes y depurativas del hígado y riñones.

  • Por su ligera acción diurética, la naranja refuerza la capacidad depurativa y ayuda a eliminar líquidos.
  • Por otra parte, los antioxidantes y minerales que se encuentran en la naranja disminuyen la acidez en la sangre y las toxinas en los riñones.

En conclusión, beber esta infusión una o dos veces al día estimulará las funciones del hígado, vesícula e incrementará la producción de bilis.

Esta sustancia es la encargada de procesar la grasa en la sangre, además de favorecer la alcalinidad.

Te sugerimos leer el siguiente artículo en donde te mostramos la importancia de la vesícula biliar: 6 señales que te alertan problemas en la vesícula biliar.

Ingredientes

  • El jugo de 1 naranja
  • El jugo de 1 limón
  • 4 tazas de agua (1 litro)
  • 5 cucharadas de hojas de menta fresca (50 g)

Preparación

  • De la naranja y el limón deben obtenerse los jugos correspondientes y las cáscaras deben conservarse para agregarlas posteriormente.
  • En un recipiente vierte el agua y calienta hasta que hierva.
  • A continuación, incorpora las hojas de menta y la cáscara de naranja.
  • Deja que se realice la decocción durante 5 minutos a fuego alto para que los ingredientes liberen sus propiedades.
  • Retira del fuego y espera que el líquido alcance la temperatura ambiente.
  • Una vez tibia el agua, añade el jugo de limón y naranja. Si lo deseas, puedes endulzar con un poco de miel.
  • Cuela la infusión y sirve.

3. Bebida de limón, fresas y menta

Infusión de limón, fresas y menta

Ingredientes

  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • 2 limones
  • 1 taza de fresas (166 g)
  • 2 cucharadas de hojas de menta (20 g)

Preparación

  • Una vez lavados y desinfectados los ingredientes, corta las fresas por la mitad y los limones en rodajas.
  • Añade los trozos de fresa y limón en una jarra con el agua y las hojas de menta.
  • Permite que todos los ingredientes reposen 1 hora como mínimo.
  • Cuela y bebe únicamente el agua.

Nota: Una vez que el agua se haya terminado, se puede volver a rellenar el envase durante unas dos o tres veces más hasta que el sabor se haya perdido.

 Lee el siguiente artículo: 12 beneficios del limón que posiblemente no conocías

4. Infusión de limón, menta, jengibre y pepino

Bebida de limón, menta, jengibre y pepino

Esta receta es muy fácil y, además de desintoxicar el organismo, ayuda a bajar de peso.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 2 rodajas de pepino
  • 1 cucharada de jengibre picado (10 g)
  • 1 cucharada de hojas de menta (10 g)
  • El jugo de ½ limón

Preparación

  • En un recipiente añade el agua junto con el pepino, el jengibre y las hojas de menta y lleva a ebullición durante 5 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, retira del fuego y agrega unas gotas de limón.
  • Una vez se haya enfriado un poco, puedes beber la infusión. Si lo deseas, puedes agregarle miel para darle un toque dulce.
  • Se recomienda consumirla en ayunas.

Precauciones

  • No se recomienda beber más de dos tazas de té de menta al día. Después de una semana, es conveniente esperar unos 15 días para volver a retomarlo.
  • No consumir en caso de padecer cálculos biliares.