Elimina las verrugas con este tratamiento de ajo y limón

Para evitar la proliferación de verrugas es importante que, además de aplicar este remedio casero, fortalezcamos nuestro sistema inmunitario por medio de la alimentación. Evitaremos, así, correr el riesgo de sufrir un nuevo contagio.

Las verrugas se producen por la infección del virus del papiloma humano (VPH), del cual existen unos 70 subtipos.

El VPH acelera el crecimiento de las células de forma repentina. Con el paso de los días, da lugar a unos crecimientos indoloros y benignos que se propagan con mucha facilidad.

Y, aunque su presencia no representa un problema de salud grave, es una señal de debilitamiento del sistema inmunitario.

Quizás por ello, la mayoría de las personas desean eliminarlas. Muchas consideran que no se ven bien, sobre todo cuando estas se encuentran en zonas visibles del cuerpo.

Por fortuna, contamos actualmente con una amplia variedad de remedios tanto comerciales como caseros que las reducen o eliminan por completo.

Entre ellos, hay uno muy sencillo. Nos referimos al tratamiento de ajo y limón que, aplicado de forma continua, es eficaz para eliminar las verrugas. Lo mejor de todo es que no suele dejar cicatrices.

Entérate de los detalles en este artículo.

Tratamiento de ajo y limón para combatir las verrugas

La combinación de ajo y limón constituye uno de los antibióticos y antimicóticos naturales más utilizados para tratar afecciones en la piel de origen infeccioso.

Tanto el ajo como el limón cuentan con potentes sustancias activas que, tras ser aplicadas, inhiben el crecimiento de varios tipos de hongos, virus y bacterias.

Por si fuera poco, son bastante económicos, por lo que están al alcance de todos. A diferencia de los productos comerciales, este tratamiento natural no causa las generalmente molestas reacciones secundarias.

Si te interesa ampliar información sobre cómo cuidar tu piel, puedes leer también: 8 alimentos ideales para reponer el colágeno de tu piel.

Beneficios del ajo

Ajo

No en balde, el ajo es considerado como uno de los antibióticos más potente que ofrece la naturaleza. A la vista está su efectividad en la eliminación de la infección que causa la formación de verrugas en la piel.

Su compuesto activo es la alicina. Las propiedades antivirales y antiinflamatorias que esta le confiere son idóneas para reducir las verrugas que tienden a formarse, sobre todo, en los dedos y el cuello. No menos importancia tienen otras que, aunque menos visibles, podrían encontrarse en otras zonas del cuerpo.

Se lo puede ingerir, si bien se lo puede aplicar directamente sobre la piel. Así, podemos conseguir potenciar un método con el otro, con el objeto de acelerar el proceso de sanación de la piel.

Esto se debe a que sus nutrientes fortalecen el sistema inmunitario y estimulan su respuesta frente a la acción negativa de los microorganismos.

Pero, hay más: el ajo promueve la regeneración celular. Por ello, reduce el riego de que queden cicatrices tras la total desaparición de la verruga.

Beneficios del limón

jugo de limón y limones

El jugo de limón, por su parte, es rico en componentes ácidos que contribuyen a regular el pH de la piel. Ello ayuda a corregir alteraciones en la piel, como pueden ser las verrugas.

Además, se le atribuyen propiedades antifúngicas, antibacterianas y antivirales. De ahí que, utilizado ya de forma tópica o externa, ya si se lo ingiriera, contribuya a eliminar tantísimos gérmenes que afectan la salud.

Sus efectos antiinflamatorios y calmantes lo hacen idóneo para aliviar la irritación y el dolor provocados por algunas afecciones cutáneas.

Su efecto blanqueador es aprovechado para reducir las posibles manchas o cicatrices que puedan ocasionar otros tratamientos para eliminar las verrugas. Pero, no solo; también se lo emplea para corregir imperfecciones provocadas por otros eventos.

Cómo preparar el tratamiento de ajo y limón para combatir las verrugas

ajo-y-limon

Dadas sus innumerables aplicaciones culinarias, el ajo y el limón son ingredientes que suelen estar en la despensa de la mayoría de los hogares. Por tanto, este remedio no requiere de nosotros que hagamos una inversión significativa.

Por otro lado, es muy fácil de preparar.

Sin embargo, conviene tener claro que sus efectos no son inmediatos. Se necesita constancia en su aplicación diaria. Solo así es posible conseguir los resultados esperados.

Te recomendamos leer: Los 8 mejores remedios caseros para combatir las verrugas.

Ingredientes

  • 1 diente de ajo
  • El jugo de ½ limón
  • 1 tirita o curita (o más si lo necesitaras)

Preparación y aplicación

  • Tritura el diente de ajo hasta obtener una pasta espesa
  • A continuación, mézclala con el jugo de limón.
  • Espera un par de minutos para que ambos ingredientes reaccionen.
  • Aplícalos sobre las verrugas directamente.
  • Asegúrate de cubrir por completo la zona afectada con la tirita para que actúe toda la noche.
  • Al día siguiente, enjuaga con abundante agua y seca bien la piel.
  • Aplica cada noche hasta que desparezca la verruga.

Recomendaciones importantes

Por ningún motivo intentes quitar la verruga por la fuerza o valiéndote de cualquier otro elemento contundente. Este tipo de actuaciones podrían causar lesiones e infecciones de mucha envergadura que las molestias asociadas a una simple verruga.

Para evitar la propagación de las verrugas, evita reutilizar insumos que hayan estado en contacto directo con la misma. De ser necesario su reutilización, asegúrate de que queden bien desinfectados.

De manera complementaria a este tratamiento, podrías ingerir alimentos y suplementos que contribuyan a reforzar tu sistema inmunitario. Recuerda que, por lo general, la incidencia del VPH es la consecuencia de unas defensas bajas.

Abeck, D., & Fölster-Holst, R. (2015). “Quadrivalent human papillomavirus vaccination: A promising treatment for recalcitrant cutaneous warts in children”, Acta Derm Venereol, 95 (8): 1017-1019. Bonnez, W. (2015) “Papillomaviruses”. In: J.E. Bennett, R. Dolin, M.J. Blaser (eds.), Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases. Philadelphia, PA: Elsevier. Chap. 146. Habif, T.P. (2016). “Warts, herpes simplex, and other viral infections”. In: Habif, T.P. (ed.), Clinical Dermatology: A Color Guide to Diagnosis and Therapy. Philadelphia, PA: Elsevier. Chap. 12.