5 remedios caseros para tratar los callos

Katherine Flórez · 9 julio, 2016
¿Tienes callos en los pies? No dejes de probar estos remedios remedios caseros para los callos. Te ayudarán a combatirlos de forma eficaz.

Los callos son unas durezas amarillentas que se forman en los pies debido a una presión o fricción excesiva. Se consideran como un problema estético y, algunas veces, pueden causar sensación de dolor, agrietamiento e infecciones. Existen remedios caseros para los callos que pueden ayudarte.

A pesar de que aparecen con más regularidad en los pies, también se pueden desarrollar en las manos y otras áreas del cuerpo que se exponen a un continuo roce.

Su aparición en los pies está relacionada con el uso de zapatos demasiado ajustados, aunque también con el hecho de caminar descalzo o practicar actividades de gran exigencia física.

La buena noticia es que existen varias soluciones naturales que disminuyen la dureza y recuperan la textura suave. A continuación queremos compartir algunos de los más interesantes remedios caseros para los callos para que las pruebes antes de sufrir más complicaciones.

Aceite de ricino y vinagre de manzana

Remueve los callos

Tanto el aceite de ricino como el vinagre de manzana tienen poderosos agentes antibacterianos que limpian la piel dañada y la protegen frente a las infecciones.

Ingredientes

  • ½ taza de vinagre de manzana (125 ml)
  • 2 cucharadas de aceite de ricino (20 ml)
  • 2 litros de agua caliente
  • 1 piedra pómez
  • 2 cucharadas de jabón líquido neutro (20 ml)

Preparación

  • Primero, pon el jabón líquido en dos litros de agua caliente y viértelo en un recipiente.
  • Luego, incorpora el vinagre de manzana y sumerge los pies durante 15 minutos.
  • Pasado este tiempo, lima las superficies duras con una piedra pómez y retira el exceso de piel muerta.
  • Después, seca con una toalla suave y finaliza frotando las áreas afectadas con aceite de ricino.
  • Repite el tratamiento durante 10 días.

Ver también: 8 usos cosméticos que le puedes dar al vinagre de manzana

Cebolla

Con este método se ablandará la piel afectada por los callos y se reducirá la presencia de los llamados «ojos de gallo» o helomas. Sus propiedades antisépticas y antifúngicas favorecen la destrucción de las bacterias y reducen el riesgo de contraer infecciones por hongos.

Ingredientes

  • 1 taza de vinagre de manzana (250 ml)
  • 1 rodaja de cebolla
  • Una venda adhesiva

Preparación

  • Primero, pon el vinagre de manzana en un frasco de vidrio y agrega la rodaja de cebolla.
  • Luego, déjalo en un lugar cálido durante 24 horas y usa la cebolla para cubrir el callo.
  • Por último, fíjala con la ayuda de una venda adhesiva y deja que actúe mientras duermes.
  • Repite el procedimiento hasta que la callosidad se ablande lo suficiente.

Pan, otro de los remedios caseros para los callos

Pan

Aunque no lo creas, el pan es uno de los remedios caseros para los callos. Su combinación con vinagre de manzana resulta muy útil para ablandar las durezas de los pies.

Ingredientes

  • 1 rebanada de pan viejo
  • ½ taza de vinagre de manzana (125 ml)
  • 1 venda adhesiva
  • Papel film

Preparación

  • Primero, sumerge la rebanada de pan viejo en el recipiente con vinagre de manzana y fíjalo con una venda sobre la zona afectada.
  • Luego, cubre todo con papel film y déjalo actuar toda la noche.
  • Después, repite el tratamiento hasta que el callo desaparezca.

Aspirina

La aspirina es otro de los remedios caseros para los callos. Esta contiene una sustancia llamada ácido salicílico que, aplicado de forma local, sirve para reducir las células muertas de la piel y estimular su reparación. Su uso tópico reduce el tamaño de los callos, minimiza las cicatrices y deja una sensación de limpieza muy agradable.

Ingredientes

  • 5 aspirinas
  • 3 cucharadas de vinagre de manzana (30 ml)
  • 1 venda adhesiva

Preparación

  • Para comenzar, tritura las aspirinas con la ayuda de un mortero y mézclalas con el vinagre de manzana hasta formar una pasta.
  • Luego, extiende el producto sobre la dureza de los pies y cúbrelo con un vendaje para que actúe durante una hora.
  • Pasado el tiempo indicado, retira el producto, frota con una piedra pómez y enjuaga.
  • Úsalo como mínimo tres veces a la semana.

Te recomendamos leer: Esto es lo que ocurre cuando te aplicas aspirina en el cabello

Ajo y aceite de oliva

Mascarilla de ajo y aceite de oliva

Las propiedades antifúngicas del ajo combaten los hongos en los pies y disminuyen problemas como la comezón, el agrietamiento y la sequedad. Por su parte, el aceite de oliva ablanda las durezas y disminuye el daño celular causado por las toxinas y los radicales libres.

Ingredientes

  • 5 dientes de ajo
  • 5 cucharadas de aceite de oliva (80 g)
  • 1 venda adhesiva
  • 1 par de medias

Preparación

  • Comienza pelando los dientes de ajo y tritúralos con un mortero hasta obtener una pasta.
  • Luego, combínalos con el aceite de oliva y deja que el preparado macere durante dos horas.
  • Pasado este tiempo, lava bien los pies y aplícate el producto y fíjalo con la ayuda de un vendaje.
  • Por último ponte unos calcetines y déjalo actuar toda la noche.
  • Repite este tratamiento dos veces por semana.

Elige el tratamiento que más te llame la atención y recuerda complementarlo con el uso de calzado cómodo, el consumo diario de agua y la aplicación de cremas hidratantes.