Cómo eliminar capilares rotos

Yamila Papa · 7 abril, 2016
La prevención es fundamental para evitar los capilares rotos. Debemos seguir una dieta equilibrada para evitar el sobrepeso y evitar el sedentarismo, que también es una de sus causas principales

Los vasos capilares rotos, también llamados cuperosis o telangiectasia, son un problema muy común, sobre todo en pieles claras o que se exponen a cambios bruscos de temperatura.

Esta dilatación capilar es muy frecuente en el rostro, escote o en las manos, así como en las piernas.

Se produce cuando los capilares se rompen y provocan manchas de color rojo o púrpura. Existen diferentes factores que pueden contribuir a su desarrollo, como puede ser la herencia genética o problemas en la piel como la dermatitis.

Además, hay otras causas relacionadas con nuestro estilo de vida, como el alcohol y el tabaco, el estrés o el uso de algunos medicamentos.

¿Por qué se rompen los capilares?

Por qué se rompen los capilares

Los capilares rotos, comúnmente conocidos como “arañitas”, se producen cuando los vasos sanguíneos más próximos a la piel se dilatan. Si las venas o las arterias que suministran el flujo sanguíneo presionan más de lo normal, los capilares se rompen.

Otras razones por las que se rompen los capilares y dejan esa marca rojiza en la piel son:

  • Factores hereditarios.
  • Tener la piel muy clara.
  • Poco cuidado dérmico.
  • Uso de cosméticos muy agresivos.
  • Fumar.
  • Cambios hormonales.
  • Ingesta de ciertos medicamentos.
  • Depilación con cera.
  • Insuficiencia cardiovascular.
  • Sedentarismo.
  • Mala alimentación o ingesta de bebidas alcohólicas en exceso.
  • Cambios bruscos de temperatura (frío a calor y viceversa).
  • Utilizar prendas demasiado ajustadas.

Lo importante es prevenir su aparición teniendo en cuenta estos factores de riesgo.

Es conveniente usar factor de protección cuando salimos a la calle, evitar pellizcar un granito en la cara o tomar baños con agua demasiado caliente. Estos pueden ser algunos de los cambios en nuestros hábitos para que no se rompan los vasos sanguíneos superficiales.

También son importantes otras medidas de prevención como, por ejemplo, evitar la retención de líquidos y el sobrepeso. Llevar una vida sana y hacer ejercicio aportan mayor elasticidad a los tejidos, los capilares, las arterias y los vasos sanguíneos.

Como para muchos médicos los capilares rotos son un problema meramente estético y no de salud, suelen recetar algunos productos cosméticos para tapar el enrojecimiento, al mismo tiempo que actúan como barrera frente al sol, el frío, etc.

Ver también: Dejar de fumar: 3 bebidas naturales que te pueden ayudar

Remedios caseros para eliminar los capilares rotos

Antes de elegir un tratamiento costoso e invasivo como puede ser el láser (que está recomendado solo para casos graves y como última instancia), te proponemos que pruebes alguna receta casera:

Consume más vitamina C

Consume más vitamina C

Los cítricos como la naranja y el limón, las fresas y los kiwis son grandes fuentes de esta vitamina que, según varios estudios, reducen la lesión de los vasos sanguíneos. Aquellos que sufren este problema pueden optar por incorporar suplementos a su dieta.

Masajea con aceites esenciales

Los más adecuados en este caso son los de menta, geranio y limón porque frenan la propagación de la ruptura del capilar y, al mismo tiempo, reducen su aspecto.

Puedes usarlos por separado (30 gotas) o en conjunto (10 gotas de cada uno) siempre diluidos en 50 ml de otro aceite, como puede ser el de oliva, el de almendras o el caléndula. Si la mezcla está tibia y el masaje es suave el tratamiento será más eficaz.

Aceite de semillas de uva

Puedes conseguirlo en los supermercados o tiendas especializadas y tiene mucha utilidad para tratar problemas de capilares rotos. Si bien no los reduce ni elimina, sí tiene la capacidad para mejorar el aspecto de la piel cuando es muy delgada o está reseca (dos condiciones que empeoran el cuadro).

Vitamina E

Espárragos

Es esencial para fortalecer los capilares debilitados y mejorar la coagulación de la sangre. Los alimentos ricos en esta vitamina son en su mayoría de origen vegetal:

  • Semillas de girasol
  • Almendras
  • Espinacas
  • Avellanas
  • Brócoli
  • Nueces
  • Kiwis
  • Calabacines
  • Tomate
  • Espárragos

Por otra parte, el aceite de vitamina E, por ejemplo, es conocido por sus propiedades nutritivas. Aplícalo cada noche antes de acostarte y deja que se absorba solo. No enjuagues por la mañana.

Te recomendamos leer: Beneficios y recetas con espárragos

Castaño de Indias

Esta semilla está repleta de flavonoides y ácido cítico, y gracias a sus propiedades antiinflamatorias y vasoconstrictoras fortalece las paredes de las venas.

Todo esto es debido a un principio activo (llamado escina) que reduce la permeabilidad y aumenta la elasticidad venosas.

Para llevar a cabo el tratamiento se puede optar por consumir un suplemento de castaño de Indias o bien aplicar cremas o geles que lo contengan entre sus ingredientes.

Aloe vera

Son muchas las propiedades que tiene la sábila para nuestra piel y salud. El gel de aloe vera tiene la capacidad para aliviar todo tipo de inflamaciones o problemas dérmicos.

Abre un tallo de aloe de forma longitudinal, retira el gel del interior y aplica directamente sobre el área afectada. Deja que se absorba bien.

Aumentará la hidratación y elasticidad de la piel y evitará que los capilares estén tan expuestos a las agresiones.

Si pasado un tiempo, estas rojeces permanecen o han aumentado, se recomienda acudir a un dermatólogo para que le ofrezca tratamiendo personalizado.

 

 

 

Rogério dos Santos Alves; Alex Soares de Souza, et all. (2014). Rósacea, cuperosis y arañas vasculares. Igarss 2014. https://doi.org/10.1007/s13398-014-0173-7.2

Reinholz, M., Ruzicka, T., Steinhoff, M., Schaller, M., Gieler, U., Schöfer, H., … Luger, T. A. (2016). Pathogenesis and clinical presentation of rosacea as a key for a symptom-oriented therapy. JDDG - Journal of the German Society of Dermatology. https://doi.org/10.1111/ddg.13139

Bombardelli, E., Morazzoni, P., & Griffini, A. (1996). Aesculus hippocastanum L. Fitoterapia. https://doi.org/10.1007/978-0-387-70638-2_54