Embarazo ectópico: causas y síntomas

Un embarazo ectópico rara vez llega a buen término, ya que tanto la vida de la madre como la del bebé corren grave peligro.

Quizás hayamos escuchado hablar alguna vez de lo que es un embarazo ectópico, también conocido como extrauterino. Es una circunstancia bastante delicada que puede poner en riesgo tanto la vida de la madre como del bebé. Por este motivo, muchas veces, se interrumpe el embarazo.

Cuando un óvulo es fecundado, lo normal y natural es que se instale en el útero. Ahí es donde se desarrollará el feto y crecerá hasta que nazca. Esto no sucede en un embarazo ectópico, donde el óvulo se instala fuera del útero. Por ejemplo, se queda en las trompas de falopio.

¿Por qué se produce un embarazo ectópico?

Si lo natural es que cuando un óvulo es fecundado se instale en el útero, ¿qué es lo que sucede para que esto no ocurra y se produzca un embarazo ectópico? A continuación, vamos a describir algunas de las posibles causas:

  • Defecto congénito en las trompas de falopio
  • Padecer endometriosis, enfermedad pélvica inflamatoria
  • Ser mayor de 35 años
  • Haber pasado por una ligadura de trompas
  • Haber llevado un DIU (dispositivo intrauterino)
DIU.

Estas son algunas de las posibles causas que pueden desencadenar un embarazo ectópico. No obstante, el hecho de haberse ligado las trompas o haber sido portadora de un DIU, no implica que esto pueda pasar.

En la mayoría de los casos, las mujeres con un mayor riesgo de sufrir embarazos ectópicos son aquellas que tienen algún defecto congénito en sus trompas de falopio o han pasado por un embarazo de este tipo previamente.

Ver también: Gelatina en el embarazo: ¿la podemos consumir?

Los síntomas de un embarazo ectópico

A pesar de que existe un control médico exhaustivo desde el momento en el que una mujer se queda embarazada, hay diferentes síntomas que pueden alertar de que el embarazo está siendo extrauterino en vez de intrauterino.

Mujer con náuseas.

Por ese motivo, ante cualquiera de los síntomas que mencionemos a continuación será necesario acudir a nuestro médico lo antes posible. Esto también se aplica para aquellas mujeres que puedan sospechar de que se han quedado embarazadas, pero no lo han confirmado.

  • Dolor leve o fuerte en la zona baja del abdomen.
  • Náuseas y mareos que pueden llevar al desmayo.
  • La presión arterial baja.
  • Se produce un sangrado vaginal anormal y ligero.

Estos son los síntomas generales más comunes que se pueden confundir con la menstruación, en el caso de no saber que estamos embarazadas. Si sufrimos náuseas o mareos estando embarazadas y estos síntomas responden a un embarazo ectópico también podemos considerarlos normales cuando nos están alertando de este problema.

Lee también: 8 consejos para un embarazo sano

¿Qué riesgos existen en un embarazo ectópico?

Riesgos de un embarazo ectópico.

Los riesgos de querer continuar con el embarazo cuando este es ectópico pueden poner en riesgo la vida de la madre. El motivo está en que si el óvulo se instala en la trompa de falopio, por ejemplo, esta a medida que el feto crezca puede romperse causando una hemorragia interna grave.

Lo que suele suceder en la mayoría de estos embarazos es que se produce un aborto espontáneo durante el primer trimestre. Pues, el óvulo fecundado no es capaz de sostenerse en el lugar en el que se ha adherido.

Lo normal, en casi la totalidad de los casos, es practicar un aborto sin esperar a ver cómo se desarrolla el embarazo. Pues la vida de la madre se encontrará en riesgo y lo más probable es que termine abortando.

No obstante, puede haber algunos casos en los que al detectarse el embarazo ectópico de manera prematura se dé un tiempo para ver cómo se desarrolla. La supervisión médica constante en estos casos es vital. Pues la salud de la madre se encuentra en grave peligro.

¿Qué ocurre si se produce una hemorragia intensa debido a este tipo de embarazo? Se practicará un aborto y se practicará una cirugía para reparar la zona, por ejemplo, la trompa de falopio, en la que el óvulo fecundando se había instalado.

Aunque no lo creamos, este tipo de embarazos ocurren con relativa frecuencia. Mantener un control médico y atender a cualquier síntoma mencionado anteriormente será necesario para preservar la salud de las madres.