Embolia cerebral: síntomas, tipos y causas

11 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Las embolias cerebrales son enfermedades graves y muy frecuentes en países desarrollados. Una embolia cerebral puede causar consecuencias graves, como alteraciones del habla o parálisis. Esas secuelas pueden prevenirse actuando con rapidez.

Los términos de accidente cerebrovascular, embolia cerebral o ictus, a menudo crean confusión y son difíciles de distinguir. Una embolia cerebral es un tipo de infarto, es decir, una situación en la que se interrumpe el flujo sanguíneo en una parte del cerebro.

Cuando la sangre no puede llegar correctamente a un tejido, éste se puede dañar por la falta de oxígeno. El cerebro es un órgano especialmente sensible a esto. Además, según que zona quede infartada, se afectarán unas funciones u otras.

Desgraciadamente, en los países desarrollados, las enfermedades cerebrovasculares suponen la tercera causa de muerte. De hecho, son la primera causa de discapacidad y demencia entre los adultos. Por ello, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre la embolia cerebral.

¿En qué consiste una embolia cerebral?

Durante una embolia cerebral una zona del cerebro se queda sin irrigación sanguínea. Esto se refiere, concretamente, a cuando un vaso sanguíneo ha sido obstruido por un émbolo.

Un émbolo es una masa que se transporta con la sangre a otro lugar del organismo distinto de donde se ha originado. Puede ser sólido, gaseoso o líquido. No obstante, lo más frecuente es que se trate de un coágulo sanguíneo.

Es decir, una embolia cerebral, de manera general, consiste en que un coágulo sanguíneo originado en otra parte del cuerpo viaja con la sangre hasta llegar a los vasos del cerebro. Allí, tapona el vaso y provoca que cese el flujo de sangre.

Es importante distinguir los trombos de los émbolos. Cuando hablamos de trombos o trombosis, nos referimos a un coágulo que está en el mismo vaso que se ha creado, sin desplazarse. Los émbolos, por el contrario, no tienen una posición fija.

coágulo causa embolia cerebral
Los trombos son coágulos sanguíneos que quedan en el lugar, pero los émbolos viajan a otra parte del cuerpo

Tipos de embolia

La embolia cerebral, como ya hemos mencionado, puede ser de diferentes tipos. En primer lugar, destacan los émbolos cardíacos. Son coágulos de sangre que se producen debido a una alteración en el ritmo cardíaco. El mejor ejemplo es la fibrilación auricular.

También puede tratarse de un émbolo aéreo; es una burbuja de aire que impide que la sangre circule por el vaso. Los émbolos grasos son acumulaciones de grasa que se desprenden de su lugar original y es típico de la ateroesclerosis.

Por último, debemos destacar que la embolia cerebral también puede producirse por un proceso tumoral. En este caso, parte del tumor o un grupo de células cancerígenas son las que obstruyen el vaso.

Quizá te interese: Embolia pulmonar: síntomas y tratamiento

¿Qué síntomas presenta una embolia cerebral?

Los síntomas de una embolia cerebral pueden ser muy variados. Dependen de la zona del cerebro que se afecta. No obstante, hay una serie de signos que suelen expresarse con frecuencia:

  • Parálisis o entumecimiento de alguna parte del cuerpo: en un brazo y una pierna, o en la mitad de la cara.
  • Dolor de cabeza brusco.
  • Pérdida de visión.
  • Confusión y desorientación.
  • Sensación de cansancio repentina.

El problema es que, si la circulación no se restablece lo antes posible, puede haber complicaciones graves. Es muy común que, tras una embolia cerebral, queden secuelas. Por ejemplo, que se afecte el lenguaje o la movilidad de un miembro.

Algunas personas sufren problemas de memoria y dificultad para coordinar los movimientos. Por todo ello, se trata de una emergencia médica. Instaurar el tratamiento lo antes posible reduce la aparición de complicaciones.

estudio de coágulos en el cerebro
La embolia cerebral puede dejar graves secuelas si no se detecta y trata a tiempo. Constituye una urgencia médica

Podría gustarte: La rehabilitación después de un ictus

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de la embolia cerebral depende del tipo de embolia y de la zona que esté afectada. El objetivo es restablecer el flujo sanguíneo. Si se trata de un coágulo, se pueden administrar fármacos que lo destruyan.

En muchas ocasiones es necesario realizar cirugía. También puede hacerse un tratamiento vascular menos invasivo, gracias a un catéter. El catéter se introduce por otra parte del cuerpo y se desplaza hasta llegar al vaso donde se encuentre el émbolo.

Se trata de una emergencia médica. Por ello, ante cualquier síntoma es esencial acudir a un médico con rapidez. El tratamiento lo escogerán teniendo en cuenta las características de cada paciente.

  • Epidemiología de las enfermedades cerebrovasculares de origen extracraneal. (n.d.). Retrieved April 7, 2020, from http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1682-00372014000200002
  • ¿Qué es y cómo actúa una embolia? (n.d.). Retrieved April 7, 2020, from https://www.efesalud.com/embolia-que-es/
  • Derrame cerebral- diagnóstico, evaluación y tratamiento. (n.d.). Retrieved April 7, 2020, from https://www.radiologyinfo.org/sp/info.cfm?pg=stroke
  • Laguna, Victoria Romero, et al. "Embolia gaseosa cerebral." Seram (2018).
  • Ruibal León, Antonio J., Gilberto Durán Torres, and Verónica M. González García. "Tratamiento de la enfermedad cerebrovascular en su fase aguda." Revista Cubana de Medicina 42.2 (2003): 124-127.