Empanada chilena

Al llevar huevo es recomendable que consumamos las empanadas en el momento y no las guardemos de un día para otro, ya que podrían perder propiedades

La empanada chilena es un bollo horneado que viene relleno tradicionalmente con un guiso de carne llamado pino.

La empanada ya sea frita, horneada, de harina de maíz, masa de pan o masa quebrada es un plato suramericano muy popular y económico. Se consume en desayunos o meriendas y tiene versiones de acuerdo al país donde se prepare.

En particular, la empanada chilena se ha internacionalizado por su sabor y lo simple que resulta realizarla.  Su masa es similar a la de un pan y su relleno de guiso salado tiene toques dulces por la incorporación de pasas.

Receta de la empanada chilena

Ingredientes:

  • 500 g de carne magra picada en trozos pequeños o molida
  • Una taza de caldo de carne
  • 2 cebollas cortadas en brunoise
  • 1 pimiento cortado en brunoise
  • 2 ajos majados
  • Una cucharadita de comino en polvo
  • Salsa inglesa
  • Ají en polvo (colorante)
  • ½ taza de pasas
  • 12 aceitunas sin hueso, troceadas
  • Alcaparras (opcional)
  • 1 tomate cortado en cubos pequeños (opcional)
  • 3 huevos duros, rebanados
  • 1 huevo batido
  • 700 g de harina
  • 200 g de margarina o aceite
  • 1 taza de agua
  • 1 taza de leche líquida
  • 1 cucharadita de sal

Utensilios:

  • Una bandeja para hornear
  • Una olla mediana
  • Un cuchillo de cocinero
  • Un rodillo
  • Un bol

Preparación:

empanada de atun

  • Lo primero que debes hacer es la masa para dejarla reposar un rato mientras preparas la carne. Así que tamiza muy bien la harina y colócala haciendo un montículo y luego dale forma de un volcán en una superficie plana y lisa.
  • Dentro de la harina con forma del volcán, añade la taza de leche, la taza de agua, la margarina y la pizca de sal. Comienza a unir muy bien todos estos ingredientes con las manos.
  • Mezcla por 10 minutos hasta lograr una masa compacta, que no se pegue a los dedos. Si es necesario, espolvorea harina en la mesa de trabajo mientras realizas este procedimiento. Coloca en un bol, cubre con un paño de cocina y deja reposar.
  • Ahora prepara la carne. Límpiala y trocéala en cubos pequeños, aunque es preferible trabajarla molida.
  • Aliña la carne con el comino, sal, pimienta, salsa inglesa y ají en polvo. Si lo deseas, añádele un toque de vino tinto.
  • En una sartén, coloca un poco de aceite. Deja calentar. Pon a sofreír la cebolla con el ajo y el pimiento. Una vez cristalizados, añade la carne por cuatro minutos o hasta que cambie de color.
  • Incorpora la taza de caldo de carne. Deja cocer a fuego medio. Si lo deseas, añade el tomate troceado o salsa de tomate para que adquiera un color y un sabor más intenso. Deja al fuego por 10 minutos.
  • Toma la masa, extiéndela con ayuda de un rodillo en la mesa enharinada. Estira hasta conseguir 4 mm de espesor.
  • Con cortadores de círculos o una tapa de envase de cocina de 10-15 centímetros de circunferencia, haz discos, enharina y conserva.
  • Cuando hayas terminado esta tarea, toma cada círculo, coloca pino o guiso de carne, un trozo de huevo duro, tres o cuatro pasas, trozos de aceituna, dobla por la mitad y luego vuelve a doblar los bordes.
  • Barniza las empanadas chilenas con el huevo batido. Colócalas en la bandeja engrasada y lleva al horno por 20 minutos o hasta que las empanadas ya estén listas.

Datos de interés:

empanadas

  • Acompañadas con una salsa de ajo, chimichurri o guasacaca, estas empanadas chilenas son una delicia.
  • El guiso podría variarse y hacerlo de pollo o carne de cerdo.
  • Al relleno podrías añadirle tocinetas troceadas y cebollino.
  • Recuerda que las empanadas llevan huevo cocido en su relleno, por lo que es recomendable consumir al momento y no conservarlas por mucho tiempo, ya que se podrían dañar.
  • Para la merienda o el desayuno, son una gran opción.
  • Un guiso vegetariano también sería otra posibilidad.
  • La masa de las empanadas puedes enriquecerla con cereales.
  • Si quieres adornar tu empanada chilena, puedes esparcir ajonjolí o sésamo por encima.
Te puede gustar