Cómo empezar de cero, tengas la edad que tengas

Comenzar de cero no es fácil, es como un salto al vacío, pero vale la pena. Si no sabes cómo empezar de cero, este artículo puede ayudarte.

A veces no sabemos cómo empezar de cero. No es fácil, es como dar un salto al vacío. Como contener la respiración mientras dejamos atrás cosas y personas a las que es necesario decir adiós.

Es muy posible que tú mismo hayas tenido que empezar de nuevo en más de una ocasión. Puede que ese “reinicio” se debiera a un tema laboral o tuviera como origen un tema afectivo, personal o familiar.

Un aspecto que en ocasiones puede frenarnos a la hora de dar el paso y construir una vez más nuestros propios caminos en busca de felicidad es pensar que ya es tarde. Pensamos que el tener una edad determinada supone, por ejemplo, tener que ceder, callar y aguantar porque nuestras oportunidades pasaron.

No es así. Nunca es tarde para salir del sufrimiento. De hecho, es una obligación hacerlo. Te proponemos tener en cuenta esta serie de recomendaciones de cómo empezar de cero, sea cual sea el problema y sea cual sea tu edad.

Cómo empezar de cero sin importar tu edad

Cómo empezar de cero sin importar tu edad

Piensa en tu futuro y pregúntate cómo te gustaría verte

Si tienes dudas, si tienes miedo, haz el siguiente ejercicio de visualización: imagínate a ti mismo dentro de 2 años, pero imagínate feliz, satisfecho y tranquilo.

Ahora, valora cómo te sientes en estos momentos: ahí está el motivo. Más que buscar esa felicidad ideal, en la vida se trata solo de tener paz interior, equilibrio, satisfacción. Si no sientes estas mismas dimensiones ahora, es necesario que propicies el cambio. Mereces una nueva oportunidad.

Empieza con pequeños objetivos a corto plazo

Todo cambio requiere, en primer lugar, tomar pequeñas decisiones. Poco a poco nos llevarán a dar el paso final. Estos serían unos ejemplos de esos pequeños objetivos que deberíamos proponernos:

  • “Hoy voy a controlar mi angustia y mi miedo“: puesto que ya soy consciente de que es cómo empezar de cero, asumo y acepto mi decisión. Voy a cambiar mi miedo por la tranquilidad interior y la determinación.
  • “Hoy voy a buscar información acerca cómo me gustaría empezar otra vez”: ofertas de empleo, ayuda de los servicios sociales u otros organismos oficiales.

No estás tan solo como piensas: busca apoyo

Cómo empezar de cero: busca apoyo en amigos y familiares

Sin duda, empezar una nueva etapa nos produce miedo, angustia. Ahora bien, un modo de encontrar fuerzas es sentir que alguien nos apoya o nos entiende en ese nuevo camino.

  • Sé inteligente a la hora de buscar apoyo. Habrá familiares o amigos que no te aconsejen bien, e incluso que te recomienden un “no lo hagas” o “aguanta un poco más”.
  • Si estás buscando cómo empezar de cero, busca la cercanía de personas que han pasado ya por lo mismo que tú. Te ofrecerán sin duda los mejores consejos y los mejores apoyos.

Descubre también 8 alimentos que te darán felicidad

Tu futuro no está escrito y el mañana puede estar habitado por nuevas oportunidades

Si de algo sirve el pasado es para enseñarnos, para ofrecernos sabiduría, acierto y madurez. Eso es algo de lo que tú dispones. Eres alguien sabio en cuanto a vivencias y aprendizajes de la vida. Es valor añadido, un arma de poder.

  • Piensa que cuando damos el paso hacia el cambio, todo es increíblemente nuevo. Lo nuevo no es malo, nos asusta, pero nos ofrece la oportunidad de alcanzar aquello que buscamos o deseamos.
  • Lo que deseas es ante todo sentirte bien contigo mismo, liberarte de angustias, lágrimas. El fracaso no debe determinarte, sino incentivarte para dar un paso más allá y encontrar tu éxito particular.

Derriba tus propias actitudes o pensamientos limitadores

Cómo empezar de cero: derriba tus propias actitudes o pensamientos limitadores

  • “Soy demasiado mayor, seguro que no encuentro trabajo”: piensa en cuáles son tus habilidades y sé imaginativo a la hora de “venderte”. Más que buscar, consigue te busquen porque aportas calidad o algo novedoso. Haz uso de tu creatividad.
  • “Nunca he estado solo. No me las voy a apañar”: derriba este pensamiento que te limita y entiende que la soledad es el reflejo de la libertad. Es ahí donde te encontrarás de nuevo para construir tu propia felicidad.
  • “Seguro que fracaso, que me sale todo mal”: olvida esta idea, no puedes adivinar lo que va a ocurrir o no. Ten en cuenta además que los pensamientos generan emociones. Un pensamiento negativo al final genera una actitud igual de fatalista.
  • “Seguro que nadie me apoya y nada de esto va a valer la pena”: no refuerces este tipo de ideas. El apoyo más importante con el que debes contar es con el tuyo propio. Más tarde, los buenos amigos, la familia más noble y personas que irás conociendo día a día te ofrecerán su granito de arena para que construyas esa nueva vida.

Poco a poco te darás cuenta de que todo habrá valido la pena. Empezar de cero es algo duro y complejo, pero mantén tu objetivo: mereces ser feliz, mereces dejar a un lado los días de oscuridad y malestar.