Empezar bien el día es cuestión de actitud: 5 claves que cambiarán tu vida

¿Por qué no pruebas a empezar tu jornada con tu canción favorita, esa que te llena de energía y que te predispone a afrontar el día de la mejor forma?

Hemos de admitirlo: empezar el día con una buena actitud no siempre es fácil.

En ocasiones, ni siquiera tenemos tiempo de pararnos a pensar cómo nos sentimos o qué objetivos tenemos para esa jornada.

Y es que levantarse por las mañanas es parte de un ritual donde todo se lleva a cabo de forma casi milimétrica, mecánica.

Suena el despertador, nos duchamos, nos vestimos, desayunamos, ultimamos detalles con nuestra familia y, después, salimos de casa listos para afrontar el día.

¿Quién tiene tiempo para pensar en sus emociones, en sus necesidades, en dedicarse un pequeño momento para meditar y aclarar la mente?

La verdad es que una pequeña parte de la población ya es muy consciente de dicha prioridad: de atender la propia actitud para poder triunfar en ese día, para poder conseguir una adecuada calidad de vida.

Porque, lo creamos o no, el modo en que uno se levanta por la mañana determina muchas veces cómo va a afrontar cada reto, cada dificultad y cada oportunidad que surge en horizonte.

Hoy en nuestro espacio te invitamos a que empieces a hacer cambios. Son hechos muy básicos en los que merece la pena invertir pequeños esfuerzos.

Se trata solo de cambiar un poco nuestra conciencia porque, a veces, pequeños cambios traen grandes resultados.

1. No, no abras la televisión, ni el ordenador ni mires tu teléfono móvil

mujer en la cama mirando el móvil

Muchos lo hacemos casi de forma automática: nada más despertar por la mañana, lo primero que hacemos es mirar el móvil.

Aún más, es muy posible que hasta sea la propia alarma del teléfono la que nos despierte.

  • Lo más recomendable para empezar el día del modo más relajado es “no sobrecargarnos”.
  • Así pues, y si no es necesario, evita mirar tu ordenador, así como encender la televisión o dar un repaso a tus redes sociales.
  • Todos estos actos cotidianos lo que hacen es “sobrecargarnos y sobreestimularnos” de buena mañana, así que lo ideal es prescindir de ellos.

2. Un poco de música

Di sí a empezar tu día con la música que te gusta.

Ponte esa canción que te hace reír, que te envuelve de sensaciones positivas, de buenos recuerdos y de esa alegría que, junto a un buen desayuno, termina de “configurar” tu buena actitud para afrontar todo lo que tienes por delante.

Descubre también los mejores desayunos para tener energía

3. Unos minutos de meditación

MeditarCasa (1)

Hay quien medita desde hace muchos años y hay quien, a pesar de haberlo intentado en múltiples ocasiones, aún no ha logrado conectar con su técnica, con sus beneficios, con su mundo de orden, calma y equilibrio interior.

  • Sin embargo, es cuestión de ponerlo en práctica. Porque meditar regula ese pensamiento errante y esas preocupaciones que, generalmente, nos atenazan ya desde buena mañana.
  • Si eres una de esas personas aprisionadas por el estrés y la ansiedad, empieza hoy mismo a meditar durante 5 o 10 minutos por las mañanas.

Porque con este pequeño intervalo de tiempo es suficiente para que tu cerebro empiece a sintonizarse cada vez más con tus auténticas necesidades.

Lee también “Feng Shui, la influencia del hogar en nuestro bienestar”

4. ¿Café? No, mejor empieza con un vaso de agua

Puede que este dato sorprenda a más de uno, pero esa ansiada y siempre necesitada taza de café matinal será mucho más efectiva a media mañana, y no nada más levantarnos.

Cuando abrimos los ojos al nuevo día lo ideal es beber un vaso de agua. De ese modo depuramos el organismo y preparamos nuestro cuerpo para el proceso de la digestión y la absorción de los alimentos.

Cuando nos despertamos por las mañanas, además, el cerebro ya nos aporta un buen nivel de dopamina para activarnos.

Sin embargo, es al cabo de hora u hora y media cuando ese pico de estimulación natural decae. Entonces nos será de gran ayuda ese aporte sensacional de cafeína.

Así pues, recuerda, nada más despertarte toma un vaso de agua, desayuna 20 minutos después y, si lo prefieres, aplaza esa taza de café para dentro de un rato.

5. Agradece cada cosa que tienes al empezar el día, no salgas de casa sin un “te quiero”

Familia unida

En ocasiones, salimos de casa con tanta prisa y con tantas presiones en la cabeza que nos olvidamos de lo importante.

Pasamos por alto cosas tan fundamentales como dar un beso a nuestra pareja, desearle un buen día a esas personas que viven con nosotros o recordarles a los más pequeños cuánto los queremos.

  • Estos rituales son parte de ese mecanismo vital que, sin saberlo, nos confiere fuerzas, nos ofrece felicidad y seguridad.
  • Es nutrir nuestras raíces para empezar el día del mejor modo, sintiéndonos amados y recordando a los nuestros lo importante que son en nuestro corazón.
  • Dar las gracias por las cosas que tenemos no es algo trivial. Es dotar de significado a nuestro día, apreciando lo que somos, lo que tenemos y lo que nos importa de verdad.

Lee también “la pasión es la energía que da alas a tus sueños”

Para concluir, tal y como has podido ver, estas 5 estrategias son tan simples como fáciles de cumplir.

No dudes en empezar a hacer algunos cambios mañana mismo. Disfrutarás mucho más del “aquí y ahora” para construir una mejor calidad de vida.

Te puede gustar