¿En qué consiste el trastorno de acumulación?

Edith Sánchez 18 julio, 2018
El trastorno de acumulación afecta severamente a la vida de las personas, especialmente porque muchas veces las conduce al aislamiento social.

El trastorno de acumulación es un desorden psiquiátrico que se caracteriza porque el afectado acumula objetos sin control de forma caótica. Se estima que entre un 2% y un 6% de la población mundial sufre de este desorden.

El principal problema es que la capacidad para funcionar normalmente puede verse afectada, debido al trastorno de acumulación. El atiborramiento de cosas conduce progresivamente al aislamiento y genera riesgos en el hogar.

Una gran cantidad de personas que presentan trastorno de acumulación no son conscientes de que tienen un problema. Piensan que su estilo de vida es normal y culpan a los demás por no comprenderlos.

¿Qué es el trastorno de acumulación?

En estricto sentido, el trastorno de acumulación se define como un desorden psiquiátrico que se manifiesta como imposibilidad para deshacerse de las posesiones. Se trata de una dificultad persistente para deshacerse o separarse de las pertenencias.

El afectado tiene la idea de que debe guardar sus posesiones. Experimenta mucha angustia ante la posibilidad de separarse de sus pertenencias. Los objetos que guarda pueden o no tener un valor real; a veces es simplemente basura. Los guardan porque:

  • Piensan que los objetos guardados pueden serles útiles en el futuro.
  • Son recuerdos de tiempos felices o les permiten evocar a personas o situaciones amadas.
  • Experimentan un sentimiento de mayor seguridad al estar rodeados de todos esos objetos.
  • Temen, irracionalmente, estar causando desperdicios si se desprenden de lo guardado.
Es necesario saber ordenar y guardar tu ropa de tu armario.

Se trata de un problema mental que varía de leve a grave. Hay casos en los que la acumulación de objetos no altera significativamente la vida. Sin embargo, en otros casos la situación alcanza riesgos considerables, por atraer plagas, incidir en las relaciones sociales y propiciar peligro de incendio.

Quizá te interese: ¿Tienes estrés o un desorden de ansiedad?

Causas y síntomas

Lo usual es que los primeros síntomas del trastorno de acumulación se presenten en la adolescencia. A menudo se trata de una conducta privada que, en principio, ni siquiera es notoria. Gradualmente se va haciendo más intensa y evidente. Los principales síntomas del trastorno de acumulación son los siguientes:

  • Adquisición excesiva de objetos que no se necesitan y para los cuales no hay lugar en el sitio de vivienda.
  • Resistencia persistente para deshacerse de los objetos innecesarios, pese a que estos no tengan un valor objetivo.
  • Profunda necesidad de guardar lo que se adquiere y sentimiento de angustia ante la posibilidad de desprenderse de lo guardado.
  • Convertir las habitaciones y los lugares de paso en espacios intransitables e inhabitables. El hogar se transforma solo en un sitio de almacenaje.
  • Lo usual es que todo esto vaya acompañado por algunos rasgos de carácter como: perfeccionismo, indecisión, postergación, evasión y dificultades para planificar.

No hay un acuerdo pleno en torno a las causas del trastorno de acumulación. Actualmente se examinan los factores genéticos, las situaciones estresantes y los estados de inseguridad y angustia como posibles orígenes de este problema.

Diagnóstico del trastorno de acumulación

El diagnóstico se realiza básicamente a través de una entrevista con el paciente. Lo que se hace básicamente es evaluar si están presentes los criterios de la enfermedad. Particularmente se indaga por la cantidad y calidad de objetos guardados y la dificultad para deshacerse de ellos.

Lo mejor es realizar la entrevista en el propio domicilio del paciente. Cuando esto no es posible, es probable que se acuda a los familiares y conocidos para que aporten información. La mayoría de las veces el paciente no cree que tenga un problema.

Es importante descartar la presencia de otras patologías que pueden llevar a síntomas similares a los del trastorno de acumulación. Las lesiones cerebrales, los trastornos del espectro autista y algunas formas de demencia dan origen a sintomatología parecida.

Descubre: Trastorno límite de la personalidad

Factores de riesgo y prevención

El trastorno de acumulación es más frecuente en las personas adultas que en los jóvenes. Sin embargo, suele dar las primeras señales entre los 11 y los 15 años. Es importante estar atento a esos síntomas iniciales, así como a los factores de riesgo. Los principales factores de riesgo son:

  • Antecedentes familiares. Se ha detectado que con gran frecuencia hay otros casos similares en la misma familia.
  • Personalidad. Es también frecuente que las personas con fuertes rasgos de indecisión tengan mayor tendencia a desarrollar trastorno de acumulación.
  • Acontecimientos estresantes. A veces la enfermedad aparece después de algún episodio que genera un intenso estrés.

No hay manera de prevenir el trastorno de acumulación. Sin embargo, como en otros tratamientos para problemas mentales, una intervención temprana mejora mucho el pronóstico de este problema.

Te puede gustar