¿En qué consiste la balneoterapia?

Daniela Echeverri Castro · 18 junio, 2019
La balneoterapia es un tipo de terapia alternativa cuyo objetivo es ayudar a combatir varias dolencias y enfermedades a través del baño. ¿En qué consiste? ¿Cuáles son sus beneficios? ¡Descúbrelo!

La balneoterapia es un tipo de terapia alternativa que ha ganado mucha popularidad en los últimos años. De hecho, debido a sus efectos sobre varios tipos de dolencias y padecimientos, está siendo utilizada y recomendada por profesionales de la salud. ¿Por qué es tan popular?

Tiene algunas similitudes con la hidroterapia, pero no son iguales. Esta práctica se realiza por lo general en balnearios, empleando agua y sales minerales a través de sumersiones, inhalaciones y masajes con fines terapéuticos. Asimismo, puede realizarse con fango medicinal.

Tal ha sido su aceptación, que tan solo en España unas 700.000 personas siguen cada año programas de balneoterapia. Incluso, en varios países europeos se ha incluido esta terapia dentro del sistema sanitario pública. Te invitamos a descubrir más al respecto.

¿Qué es la balneoterapia?

La balneoterapia hace referencia a un conjunto de tratamientos alternativos que hacen parte de la medicina tradicional. Aunque el uso de agua con usos terapéuticos se remonta a Hipócrates, la fama de la balneoterapia se dio entre los siglos XVIII y XIX, cuando empezaron a aparecer los primeros balnearios.

Desde entonces y hasta la fecha, se encontró que el agua, el lodo, las piedras y las sales minerales pueden ayudar a promover el alivio de varias enfermedades. Además, en general, la aplicación de sus distintas técnicas promueve el bienestar físico y mental.

¿Qué es la balneoterapia?
La balneoterapia es un tipo de terapia alternativa cuyo objetivo es ayudar a tratar varios tipos de dolencias y enfermedades con técnicas basadas en el uso de agua y sales minerales.

Técnicas populares

En la práctica de la balneoterapia se emplean varias técnicas con fines terapéuticos. A menudo, los balnearios donde se realizan cuentan con aguas ricas en minerales como sílice, sulfuro, selenio, radio, entre otros. Estas, además, suelen variar en sus temperaturas. Asimismo, frecuentemente se usan arcillas medicinales, cuya técnica se conoce como fangoterapia.

No dejes de leer: Terapias para reducir los síntomas de la fibromialgia

Terapia en frío y caliente

Se trata de la técnica más popular en todos los balnearios. A través de esta, se aplican varias temperaturas, dependiendo del fin terapéutico. Mientras que la aplicación de aguas frías mejora la salud de la piel, alivia espasmos musculares y dolores; las aguas calientes dilatan los vasos sanguíneos, relajan y ayudan al sistema metabólico.

Mineralización

En la técnica de la mineralización se utilizan sales especiales para combatir y tratar varias enfermedades. A través de la sumersión en aguas con estas sales, se puede mejorar la salud cardiovascular y respiratoria. Además, ingerida, apoya la eliminación de toxinas y promueve el funcionamiento renal y metabólico.

Mineralización marina

Este método se basa en la utilización de minerales de alta concentración marina para apoyar el tratamiento de problemas cardiovasculares o afecciones de la piel como, por ejemplo, la psoriasis y el acné.

Beneficios de la balneoterapia

La balneoterapia puede ayudar a tratar varios tipos de dolencias musculoesqueléticas, incluyendo las que causan la artritis y la fibromialgia.

En la balneoterapia se utilizan técnicas que permiten mejorar el flujo sanguíneo y la capacidad para transportar el oxígeno hacia cada parte del cuerpo. Por ello, su práctica tiene beneficios tanto a nivel cardíaco como cerebral. De igual forma, ayuda a regular el sistema nervioso y resulta beneficiosa para tratar dolencias musculares y trastornos de la piel.

Por otro lado, al emplear métodos como las inhalaciones de aguas mineralizadas, es aconsejable para prevenir y tratar diversas enfermedades del sistema respiratorio.  Esto mismo también mejora la salud cutánea, pues ayuda a desintoxicar sus tejidos a la vez que combate las infecciones y el acné. Otros beneficios que merecen ser destacados son:

  • Apoya el tratamiento de la artritis: si bien no es una cura para la enfermedad, puede ayudar en cierta medida a reducir el dolor. Así quedó evidenciado en una investigación que se publicó en la revista Journal of Rheumatology.
  • Ayuda a los pacientes con fibromialgia: si bien se requieren más estudios que respalden este beneficio, la balneoterapia parece ayudar a los pacientes con fibromialgia a calmar el dolor y mejorar su estado de ánimo.
  • Calma el dolor lumbar: el baño en aguas con sales minerales y sulfurosas contribuye al alivio del dolor de espalda, especialmente en la zona lumbar.
  • Mejora el estado de ánimo: en general, las personas que se someten a sesiones de balneoterapia notan una mejoría en su estado de ánimo. Todas sus técnicas ayudan a paliar los efectos del estrés y la ansiedad.

Descubre: Aromaterapia ¿en qué consiste?

Contraindicaciones

A pesar de los beneficios mencionados de la balneoterapia, no hay que pasar por alto que en algunos casos está contraindicada. En concreto, los profesionales en estas terapias desaconsejan su uso en pacientes con enfermedades cardiovasculares graves o embarazo avanzado.

Tampoco se recomienda en personas con epilepsias o enfermedades como la tuberculosis y diabetes mellitus grave. Por otro lado, es importante aclarar que este tipo de terapias deben considerarse como una ayuda a otros tratamientos establecidos, más no un reemplazo de los mismos.

En caso de duda, lo mejor es consultar con un médico o experto en el tema. El profesional será quien evalúe si es conveniente o no someterse a este tipo de prácticas.

 

  • Verhagen, A. P., Bierma-Zeinstra, S. M. A., Boers, M., Cardoso, J. R., Lambeck, J., De Bie, R. A., & De Vet, H. C. W. (2007). Balneotherapy for osteoarthritis. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.CD006864
  • Verhagen, A. P., Bierma-Zeinstra, S., Lambeck, J., Cardoso, J. R., De Bie, R., Boers, M., & De Vet, H. C. W. (2008). Balneotherapy for osteoarthritis. A cochrane review. Journal of Rheumatology.
  • Carbajo JM, Maraver F. Sulphurous Mineral Waters: New Applications for Health. Evid Based Complement Alternat Med. 2017;2017:8034084. doi:10.1155/2017/8034084
  • Kamioka, H., Tsutani, K., Okuizumi, H., Mutoh, Y., Ohta, M., Handa, S., … Honda, T. (2010). Effectiveness of aquatic exercise and balneotherapy: a summary of systematic reviews based on randomized controlled trials of water immersion therapies. Journal of Epidemiology.
  • Verhagen, A. P., Bierma-Zeinstra, S. M., Boers, M., Cardoso, J. R., Lambeck, J., de Bie, R., & de Vet, H. C. W. (2015). Balneotherapy (or spa therapy) for rheumatoid arthritis. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.CD000518.pub2
  • Matz, H., Orion, E., & Wolf, R. (2003). Balneotherapy in dermatology. Dermatologic Therapy. https://doi.org/10.1046/j.1529-8019.2003.01622.x
  • NASERMOADDELI, A., & KAGAMIMORI, S. (2005). Balneotherapy in Medicine: A Review. Environmental Health and Preventive Medicine. https://doi.org/10.1265/ehpm.10.171
  • Kesiktas, N., Karakas, S., Gun, K., Gun, N., Murat, S., & Uludag, M. (2012). Balneotherapy for chronic low back pain: A randomized, controlled study. Rheumatology International. https://doi.org/10.1007/s00296-011-2163-9
  • Evcik, D., Kizilay, B., & Gökçen, E. (2002). The effects of balneotherapy on fibromyalgia patients. Rheumatology International. https://doi.org/10.1007/s00296-002-0189-8