Enamórate de tu cuerpo

Deja de esperar la ocasión perfecta para estar a gusto con tu cuerpo y comienza a disfrutarlo desde hoy mismo. Porque el mejor momento para quererte a ti mismo es ahora

La pérdida de peso se considera una batalla por una razón. Suele ser normal que, cuando intentas bajar de peso, a menudo te sientas como si estuvieras en una guerra en contra de tu cuerpo.

Por esto es importante que estés comprometido con el esfuerzo que estás haciendo para que no te autosabotees. Esto no quiere decir que debas sentir que tu cuerpo es tu enemigo por no tener ciertas medidas.

De hecho, cuando tienes este tipo de pensamientos negativos puede que te jueguen en contra y sea mucho más difícil lograr tu meta final.

Viste para el ahora

La ropa es muy influyente y demuestra cómo te percibes a ti mismo. No se trata de comprar ropa de las mejores marcas, pero sí el mejor tamaño según tu cuerpo.mujer con ropa muy ajustada

Puede suceder que quieras aferrarte a ropa que quizás no te queda con la esperanza de que “algún día va a valerte”. O quizás te niegues a comprar ropa nueva y bonita porque estás esperando a llegar a tu peso deseado para hacerlo.

En ambas situaciones, tu armario está menospreciando el cuerpo que tienes en ese momento. Para amar realmente tu cuerpo tienes que estar consciente de la forma en que te ves con tu peso actual.

No está mal que inviertas en algunos artículos de ropa que te ayuden a verte y sentirte bien. Cuando no sabes qué debes elegir es momento que explores nuevas opciones.

Permítete ver qué tipo de prenda y colores se adaptan mejor a tu cuerpo y acentúa tus rasgos positivos.

Consiente tu cuerpo antes de dormir

Es bueno que tengas una rutina que te permita cuidar de ti misma y sentirte bien. Puedes realizarte una manicura, pedicura o tratamientos faciales que te permitan sentirte mejor acerca de cómo te ves antes de dormir.

También es buena idea recurrir a terapias de spa, como masajes de relajación, de los que también puedes obtener beneficios de cara a la pérdida de peso.

Si bien es cierto que no todos cuentan con el dinero para frecuentes visitas al spa, esto no te impide tener tus propias noches de balneario en casa.

Puede ser tan sencillo como comprar algunos ingredientes de bajo costo que te permitan sentirte mimada.

Las cremas hidratantes y  baños de sales de Epsom ayudan a aliviar los músculos cansados y renovar energías. También puedes comprar esmaltes de uñas frescos y sexys.

Realiza una sesión de fotos

Si ya has probado con las primeras sugerencias y aún así no estás enamorada de tu cuerpo, te recomendamos que hagas una sesión de fotos para ti misma.

Puede que suene a una opción un poco tonta, pero no lo es.

Muchos fotógrafos hacen sesiones para personas que no son modelos y de la mano de un equipo de expertos pueden lograr hacerte lucir y sentir como uno.

Es difícil que no consigas amar a tu cuerpo luego de ver una imagen tan espléndida te ti.

¿Por qué no te gusta tu cuerpo?

Tómate el tiempo para analizar si realmente estás inconforme con tu cuerpo o si, simplemente, estás dejándote llevar por las opiniones de los demás. Existe la posibilidad de que te esté influyendo lo que piensan los que te rodean.

mirarse-espejo-responsabilidad

En muchos casos puede que te preocupes demasiado por opiniones ajenas cuando realmente tú sientes comodidad con quien eres. Quien tiene el control sobre tu cuerpo eres tú.

Y, si quieres cambiar algo en él, debe ser porque tú consideras que es lo que realmente quieres y no lo que los demás desean.

No existe un cuerpo ideal

Ni siquiera en la industria de la moda. Con cada tendencia nueva, los especialistas deben elegir qué tipo de cuerpo lucirá mejor con sus diseños. En la vida real la cosa es totalmente distinta.

Si todos eligiesen tener un cuerpo “estándar”” la vida sería muy aburrida. Todos somos diferentes, desde la forma de nuestros cuerpos hasta nuestros gustos. No existe un prototipo ideal de cuerpo perfecto que sea del agrado de todos.

Es importante que te aprecies como eres, un ser individual y muy valioso por ser único.

No te prohíbas hacer cosas

Muchas veces por sentirte acomplejado te será difícil salir de tu zona de confort.

Sin embargo, si te limitas a no realizar actividades como ir a la piscina con tus amigos por sentirte avergonzado al usar un traje de baño, estarás perdiéndote de momentos maravillosos de la vida que muy difícilmente podrás recuperar.

No permitas que los sentimientos en contra de tu cuerpo te impidan disfrutar. Si te dejas dominar por la tristeza, el odio o quizás el desprecio hacia ti mismo te sentirás cada vez peor y será más difícil que valores las pequeñas cosas de la vida.

Permítete ser más feliz con quien eres

Despreciar tu cuerpo y quejarte no resuelve los problemas. Si realmente hay algo que quieres cambiar esfuérzate, actúa y lucha por lograrlo.

Respétate por ser quien eres y verás como todo comenzará a fluir de manera más positiva en tu vida. 

No importa qué método utilices: tómate tu tiempo para cuidar de ti y ser agradecido por la fortuna de ser tú mismo.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar