Encefalina: síntesis y funciones

La alteración en los niveles de encefalina es un indicador de problemas neurológicos. El ejemplo más claro es el alzheimer, enfermedad en la que se sobreexpresa esta sustancia.

La encefalina es una hormona peptídica formada por la unión de varios aminoácidos. Actúa como neurotransmisor, permitiendo la comunicación entre las neuronas. Al participar en la transmisión del impulso nervioso, facilita el paso de información a lo largo del sistema nervioso.

Síntesis de la encefalina

Síntesis de la encefalina

La encefalina es una hormona producida en determinadas zonas del encéfalo y en la glándula pituitaria o hipófisis. Desde aquí, se libera para distribuirse por otras zonas del cuerpo, como la médula suprarrenal y el tracto gastrointestinal.

Dentro del encéfalo, se sintetiza principalmente en el sistema límbico. Esta estructura está formada por el tálamo, el hipotálamo y la amígdala cerebral, entre otros. Juega un papel esencial en el desarrollo de las emociones y el control del estado de ánimo. En efecto, el sistema límbico está relacionado con los sentimientos. No obstante, también participa en otros procesos como la regulación del sueño, la memoria y los instintos sexuales.

La glándula pituitaria o hipófisis se sitúa por debajo del hipotálamo. Sintetiza determinadas hormonas y controla la regulación de otras. Esto se debe a que envía señales a los órganos endocrinos para activar la producción hormonal. De esta manera, controla funciones vitales muy diversas, como el crecimiento o la presión arterial.

¿Cómo se produce?

La encefalina es producida de manera natural ante situaciones placenteras. El ejercicio físico, la música y las manualidades aumentan la liberación de esta sustancia. Otras actividades que fomentan su liberación junto a las endorfinas son el estar en contacto con los seres queridos, o reírse.

Además, mediante el consumo de ciertos alimentos puede estimularse su producción. Una dieta rica en pescado, frutas y verduras proporciona estos resultados. El chocolate negro es el alimento que estimula la liberación de encefalina con mayor eficacia, por eso se le atribuyen propiedades antidepresivas.

Visita este artículo: Ollie Trezise: La historia de un niño con encefalocele

Funciones de la encefalina

Funciones de la encefalina

Esta hormona forma parte de un subtipo de neurotransmisores conocidos como sustancias opiáceas. Reciben esta denominación porque producen efectos muy similares a los del opio (o sus derivados como morfina y heroína).

Las sustancias opiáceas están implicadas en muchos procesos neurológicos. Dentro de las funciones que llevan a cabo en nuestro organismo podemos citar las siguientes:

Regulación del dolor

Intervienen en la percepción del dolor actuando como moduladores. Alivian las molestias, desarrollando una sensación de calma y bienestar. Por tanto, ejercen un papel analgésico a la vez que producen un estado de euforia. De este modo, se reduce el nivel de estrés y el riesgo de padecer depresión.

Modulación del peristaltismo

Otra de las funciones de esta hormona es la de relajar los movimientos gástricos e intestinales.

Sensación de hambre

Controlan la sensación de hambre, la necesidad de nuestro cuerpo de consumir alimentos, y aumentan el apetito. De este modo, podemos conseguir los nutrientes necesarios para mantener las estructuras corporales.

Instintos sexuales

Aumentan el deseo sexual mediante la activación de otras glándulas que producen hormonas reguladoras de la líbido.

Envejecimiento

Algunos estudios señalan que un nivel superior de sustancias opiáceas puede reducir los efectos del envejecimiento. No obstante, se trata de un aumento controlado y progresivo, por lo que no está aceptado del todo dentro de la comunidad científica.

Control de otras hormonas

La encefalina interviene junto a otros compuestos en la liberación de ciertas hormonas. Por este motivo, se cree que actúa como un regulador neuroendocrino.

Te recomendamos leer: ¿Cuál es la relación entre las hormonas y el control del peso?

Alteraciones de la encefalina

Mujer médico aplicando el tratamiento del Alzheimer a una paciente anciana

Cuando existe una patología neurológica, normalmente se producen alteraciones en la segregación de encefalina.

El ejemplo más característico es el alzheimer. En este enfermedad se libera una gran cantidad de encefalina al ponerse en marcha los procesos compensadores. Estos mecanismos intentan paliar el defecto neurológico. Sin embargo, este aumento contribuye a la pérdida cognitiva. Por eso, algunas líneas de investigación plantean la posibilidad de reducir estos valores como terapia paliativa para esta enfermedad.

  • Diccionario Mosby - Medicina, Enfermería y Ciencias de la Salud, Ediciones Hancourt, S.A. 1999.
  • Henry MS, Gendron L, Tremblay ME, Drolet G (2017). "Enkephalins: Endogenous Analgesics with an Emerging Role in Stress Resilience". review. Neural Plasticity2017: 1546125.
  • Jeffrey B. Malick et Robert M.S. Bell, Endorphins : chemistry, physiology, pharmacology, and clinical relevance, New York, M. Dekker, coll. « Modern pharmacology-toxicology » (no 20), , 296 p.