Encontré mi camino, pero… ¿Dónde se han ido todos?

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
· 22 junio, 2016
A lo largo de nuestra vida es probable que tengamos que dejar por el camino muchas amistades que, lejos de ser verdaderas, no nos aportan e incluso nos perjudican para lograr nuestros sueños

No hay momento vital más pleno y satisfactorio como ese en que, por fin, hallamos nuestro camino personal y profesional, cuando el esfuerzo da su recompensa.

Ahora bien, en ocasiones, cuando alcanzamos esa meta tan esperada muchos de los que nos rodeaban en un principio ya no están con nosotros. No obstante, hay quien echa en falta la alegría de sus amigos y de la familia. 

Todos tenemos sueños, pero solo los valientes ponen en marcha sus estrategias, esfuerzos y recursos para alcanzarlos.

En muchas ocasiones, encontrar tu camino supone tener que ir contracorriente, incluso desoír a aquellos que te ponen muros.

El camino que, en ocasiones, hemos de emprender en soledad

Encontré mi camino

Hay familias que ponen muros a las aspiraciones de sus hijos. Los encierran en su burbuja de protección tengan la edad que tengan. Con esa actitud quieren conseguir tenerlos siempre a su lado.

Hay quien pone trabas a que inicien ciertos estudios, a que tengan determinados trabajos e incluso, por qué no, a que tengan parejas afectivas.

Todo ello haría que tarde o temprano dejaran el hogar e iniciaran sus propios caminos. Es ley de vida y, sin embargo, no todo el mundo puede aceptarlo.

Por este motivo, muchas personas no tienen más remedio que «romper» ese lazo para alcanzar sus sueños y sus metas. De esta forma, al hacerlo, se dan cuenta de que la familia ya no está con ellos. Esto es un hecho triste y a veces incluso dramático.

De ahí que sea necesario respetar las elecciones de nuestros hijos, así como la opinión de nuestros padres. Además, hay que ser capaces de luchar a la vez por nuestros propios sueños y proyectos.

Lee también «Nunca es tarde para recordar que mereces algo mejor»

Quien te quiere te apoyará en las dificultades cuatro-amigas-abrazandose

Sabemos que los amigos y la familia deben estar con nosotros en los momentos difíciles. Ahora bien, algo de lo que no siempre se habla es de la necesidad de contar con ellos. Sobretodo cuando, por fin, alcanzamos nuestros triunfos personales.

Un ascenso en el trabajo y una buena posición laboral es algo que los nuestros deben vivir con felicidad. Sin embargo, a veces se vive con incomodidad.

Si por fin iniciamos una relación la persona de la que estamos enamorados, no tiene por qué suponer que nuestras amistades dejen de llamarnos o de quedar con nosotros.

Son situaciones, sin duda, tan complejas como curiosas que nos hacen recordar la frase de«quiero que seas feliz, pero no más que yo».

Ahora bien, nunca debemos olvidar que las personas que de verdad merecen la pena son aquellas que nos ofrecen ánimos, apoyo y confianza para que alcancemos nuestros objetivos.

Una vez los alcanzamos, quien de verdad nos quiere compartirá nuestra alegría con sinceridad y orgullo. Al igual que nosotros mismos lo haríamos por ellos.

Lee también La felicidad debe nacer de tu interior no al lado de nadie

Aunque debamos hacerlo en soledad, merece la pena luchar por nuestros sueños

encontrar tu camino

En ocasiones no hay más remedio que endurecer nuestro corazón y caminar para alcanzar nuestros objetivos.

Hay quien pone vetos a tu camino y no te respeta, y por ello, no debes sentir miedo de emprender tu camino en soledad.

Quien te repite una y otra vez frases como:

  • «Quédate y aguanta un poco más».
  • «No vale la pena».
  •  «Mejor olvídate de eso porque no va contigo, confórmate con lo que tienes».

Ese tipo de frases son las que te apagan y te pueden anular. No la escuches, atiende solo a tu voluntad y sé valiente.

A lo largo de nuestro ciclo vital nos vamos a encontrar con personas que tienen la habilidad especial para hacernos perder nuestras ilusiones.

De esta forma hacen que nada cambie, y con ello, se aseguran de tenernos siempre a su lado en las mismas condiciones.

No lo permitas. Sean cuales sean tus objetivos, sueños y voluntades encuentra fuerza y entusiasmo para llegar a la cumbre que deseas. Una vez allí, estarán contigo las personas que de verdad lo merecen.

  • Amor Pérez, N., & Díaz, M. V. (2013). La familia. Mendive, ISSN-e 1815-7696, Vol. 11, No. 3, 2013 (Ejemplar Dedicado a: Julio-Sept.), Págs. 291-307. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004

  • Valdivia Sánchez, C. (2008). La familia: concepto, cambios y nuevos modelos. La Revue Du REDIF.

  • Barberá, H. E., & Cantero López, M. J. (1993). Motivacion laboral logros personales. Psicologemas.