Encopresis: todo lo que debes saber

Raquel Lemos · 10 agosto, 2018
La encopresis es una condición que sufren algunos niños y que les impide controlar las ganas de evacuar. Hoy descubriremos por qué se produce esto y cómo podemos solucionarlo.

La encopresis es conocida como incontinencia fecal y la suelen sufrir los niños a partir de los 4 años. Mientras los niños son bebés, la encopresis está presente para permitirles vaciar el intestino sin dificultad y de manera periódica. Pero, a medida que crecen, la evacuación empieza a ser voluntaria.

Cuando esto no ocurre y un niño sufre de incontinencia fecal, puede haber diversos motivos que pueden ser los causantes. Hoy hablaremos de las posibles causas de la encopresis y algunos tratamientos eficaces. Porque la encopresis se puede solucionar, no es una enfermedad.

Síntomas y causas de la encopresis

Niño pequeño con encopresis

Para saber si un niño sufre encopresis o es un simple malestar estomacal puntual, tenemos que atender a los síntomas que vamos a exponer a continuación. Estos deben darse de forma periódica e incluso diariamente:

  • Incontinencia intestinal: el niño es incapaz de controlar de manera voluntaria sus heces y rara vez es capaz de llegar al baño sin haberlas expulsado sin poder evitarlo.
  • Defeca en lugares inapropiados: no importa si está en casa, en un parque o con los amigos. El niño no logrará controlar sus evacuaciones indistintamente del lugar en el que se encuentre.
  • Defeca en secreto: el niño no suele mencionar que ha ido al baño y mantiene una especie de secretismo alrededor de este hábito tan normal. Esto puede delatar algún problema emocional.
  • Sufre de estreñimiento: tener heces duras fruto del estreñimiento puede provocar que, en cualquier momento, estas quieran salir haciendo que el niño sea incapaz de retenerlas. A veces, las heces son muy grandes.

Hay que prestar mucha atención a esta sintomatología porque en ella pueden estar las causas por las que se produce la incontinencia fecal. Veamos cuáles son algunos de los detonantes que pueden derivar en encopresis.

  • Escaso entrenamiento para ir al baño: si el niño no recibió el suficiente entreno para ir al baño es posible que no desarrollase la costumbre o habilidad para controlar sus heces a tiempo. Igualmente, esto también puede suceder si cuando se le entrenó era demasiado pequeño.
  • Problemas emocionales: si hay problemas en casa como situaciones muy estresantes o que le pueden generar al niño problemas con su autoestima esto puede provocar que defeque en secreto debido a la culpabilidad que puede sentir. Esto suele ocurrir en casos de maltrato o conflictos familiares.

Descubre: Estreñimiento infantil: qué es y cómo combatirlo

¿Cómo tratar la encopresis?

Niño en psicoterapia

Una vez reconocemos los síntomas y las posibles causas de la encopresis, es necesario iniciar un tratamiento para resolver este problema. Este se enfocará, sobre todo, en prevenir el estreñimiento si es el caso y en habituar al niño a mantener buenos hábitos de evacuación, por ejemplo, no esperar a tener ganas para ir al baño.

No obstante, a pesar de esto, el médico tras realizar el diagnóstico de encopresis también recomendará una dieta rica en frutas y verduras, y el uso de laxantes en los casos más extremos de estreñimiento.

En los casos en los que la causa de la encopresis esté en problemas emocionales, será una condición indispensable que el niño acuda a un psicoterapeuta infantil. Este le ayudará a enfrentarse con la culpabilidad o vergüenza que pueda sentir y que le está haciendo sufrir de incontinencia fecal.

Sobra decir que el papel de los padres es fundamental. Ellos deben estar dispuestos a ayudar a su hijo para que adopte buenos hábitos de ir al baño siempre animándole y brindándole un refuerzo positivo. Castigarle o regañarle no hará más que aumentar su vergüenza e incrementar su sentimiento de culpa.

De igual manera, si el problema está en el ambiente familiar, es necesario que los padres también acudan a terapia para poder brindarle un hogar armonioso y equilibrado a su hijo. No solamente la encopresis es una consecuencia de una familia desestructurada o tóxica. En ocasiones, esto puede ser el preliminar de un posible problema de depresión o ansiedad.

Descubre: Vacunación infantil: preguntas y respuestas

Al igual que muchos niños sufren de incontinencia urinaria en edades en las que ya deberían de controlar su vejiga, los mismo ocurre con las deposiciones. No obstante, este es un problema que tiene solución, pero recalcamos que el papel de los padres va a ser fundamental a lo largo de todo este proceso.

¿Tu hijo ha sufrido encopresis alguna vez? ¿De qué manera te diste cuenta y cuál fue tu reacción? Seguir las indicaciones del médico y ayudar al niño en esta etapa de su vida es esencial para superar la encopresis.

  • Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF. Motility diorders and hirschsprung disease. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 332.
  • Kuizenga-Wessel S, Benninga MA. Funcational constipation and incontinence. In: Wylie R, Hyams JS, Kay M, eds. Pediatric Gastrointestinal and Liver Disease. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 11.
  • MAC KEITH, R., & VAUGHAN, G. F. (1958). Constipation and encopresis in childhood. The Practitioner. https://doi.org/10.1542/pir.36-9-392
  • Donaldson, D. L. (2015). Enuresis and Encopresis. In Encyclopedia of Mental Health: Second Edition. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-397045-9.00006-9
  • Har, A. F., & Croffie, J. M. (2010). Encopresis. Pediatrics in Review / American Academy of Pediatrics. https://doi.org/10.1542/pir.31-9-368