Encuentran una tenia de 6 metros en un hombre que comía carne cruda

Comer carne sin cocinar tiene sus riesgos si no hay un control sanitario exhaustivo. Un claro ejemplo es lo que le ha ocurrido a un hombre en China.

La carne cruda es uno de los alimentos que más control requiere antes de ser ingerida ya que, al provenir de animales como las vacas o los cerdos, hay un alto riesgo de contraer enfermedades por las bacterias que contienen.

Una de las más comunes es la Escherichia coli, que se encuentra principalmente en el tubo digestivo de los animales de sangre caliente.

Pese a que en su mayoría no representa un riesgo para la salud, se han encontrado algunas que provocan intoxicación y otras dificultades digestivas.

Pero además de esta clase de microorganismos, también existe la posibilidad de padecer por los parásitos intestinales o solitarias, cuya presencia en el cuerpo ocasiona una serie de síntomas que desmejoran de forma significativa la salud.

Un claro ejemplo de ello ocurrió hace muy poco en China, donde un hombre que acostumbraba a comer carne cruda albergó en su cuerpo una tenia saginata de 6 metros de largo.

Esta rara costumbre desarrolló en él una serie de enfermedades que, al final, lo obligaron a someterse a un intenso tratamiento.

La historia

tenia-bovina

Este hombre al que nos referimos, de 38 años de edad, empezó a preocuparse por su delicado estado de salud tras convivir dos años con fuertes dolores abdominales, vómitos y una pérdida de peso bastante notoria y sin razón aparente.

Tras consultar al médico, fue internado de inmediato en el Departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital de Renmin, en Shiyan, China, donde más tarde se determinó la presencia del parásito en su intestino delgado.

Te recomendamos leer: Síndrome de sobrecarga bacteriana en el intestino: síntomas y alimentación

En un principio los exámenes físicos no mostraron nada concluyente, pero llamó la atención la presencia de una oncosfera en su muestra de heces.

Tras un minucioso análisis bajo un microscopio, y considerando que él se alimentaba con carne cruda, los médicos concluyeron que tenía en su intestino una tenia bovina. Este patógeno entra en el organismo en forma de larvas a través de los alimentos, en especial la carne cruda o poco cocida.

Al llegar al intestino delgado se adhieren en sus paredes y en un ambiente apropiado pueden alimentarse y crecer durante muchos años, causando a menudo molestias a nivel gastrointestinal.

tenia-bovina2

Jian Li, uno de los médicos que atendió este caso, aseguró a Live Science que este tipo de tenias son muy raras en el centro de China y, de hecho, no se conocían casos desde hace 30 años. El índice de esta clase de infecciones es más elevado en los distritos noroeste y suroeste de  ese país.

Los detalles del caso revelan que el hombre empezó a sufrir los síntomas más fuertes en la primavera de 2015, viéndose obligado a recibir asistencia médica inmediata. Li también dijo a Live Science que la sintomatología había iniciado tres días antes, pero el hombre ya había perdido entre 5 y 10 kilogramos en muy poco tiempo.

En la historia clínica del paciente también se encontró que había visitado a los doctores en varias ocasiones, recibiendo tratamientos para sus dolores de estómago y los episodios fuertes de anemia y fatiga.

Por fortuna, se pudo encontrar a tiempo el verdadero origen de sus molestias y, después tres meses de intenso tratamiento, pudo recuperar su salud y también el apetito.

Sobre la tenia saginata

Sobre la tenia saginata

La tenia saginata, también conocida como tenia bovina, es un platelminto parásito que se alberga en las primeras partes del intestino delgado del ser humano, donde llegan a crecer de 2 a 5 metros. Sin embargo, en algunos casos se han encontrado parásitos de hasta de 12 metros de longitud.

Junto a la T. solium es una de las especies conocidas popularmente como lombriz solitaria, dado que por lo general aloja un solo gusano adulto en la persona infectada.

Esta llega hasta al cuerpo humano a través de cisticercos presentes en carne de cerdo o de vacuno poco cocinada. Sus síntomas varían de intensidad, aunque en gran parte de los casos son leves y le permiten a la solitaria crecer sin ser atacada a tiempo.

Estos suelen incluir:

  • Dolor abdominal
  • Náuseas y vómitos
  • Episodios crónicos de diarrea
  • Estreñimiento
  • Pérdida del apetito
  • Debilidad y cansancio
  • Pérdida de peso

Ver también: Síntomas que nos permiten identificar la causa del dolor abdominal

Hasta ahora su tratamiento se lleva a cabo con  prazicuantel o niclosamida, según lo sugiera el médico.

El caso aquí citado vuelve a encender las alarmas sobre la seguridad alimentaria y la importancia de cocer bien la carne antes de consumirla.

Cree el doctor Li que este hombre no volverá a ingerir carne cruda nunca más, pues fue una experiencia que lo atacó física, mental y financieramente.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar