Endivias con queso y nueces

Si no nos gusta mucho el sabor fuerte podemos rebajar el queso con leche. Además de servir como entrante las endivias con roquefort combinan muy bien con todo tipo de carnes

Las endivias o endibias son un vegetal delicioso de hoja, la cual es idónea para preparar ensaladas. Se caracteriza por tener un ligero toque amargo. Aunque no se consume tanto como la lechuga tradicional, está presente en muchos platos frescos.

Puede consumirse sola o con infinidad de recetas, por ejemplo:

  • Ensalada de endibias, pimientos y aceitunas negras
  • Torta de patata con salmón y salsa de rabanitos
  • Ensalada verde con papaya
  • Endibias guisadas con jamón cocido
  • Ensalada de endibias, granada y estragón
  • Ensalada con semillas de cáñamo
  • Abadejo asado con endibias, pasas y pistachos
  • Ensalada de endibias y pollo
  • Tataki de bonito
  • Endibia con cebolla confitada, jamón y queso
  • Bajamar de rape
  • Bonito en ensalada
  • Tartaletas de endibia con jamón y queso
  • Magret de pato sin grasa con verduras salteadas
  • Ensalada de magret de pato con endibia roja
  • Etc., etc.

Hay numerosas y casi infinitas formas de preparar las endivias, tanto cruda como cocida.

En esta receta, vamos a mostrarte cómo hacer una exquisita y socorrida ensalada de endivias con queso y nueces.

El queso que se propone en esta receta es el queso roquefort, que combina a la perfección con el toque ligeramente amargo de la endivia. El roquefort, al ser un sabor un tanto fuerte o peculiar para muchos, se rebajará en esta ocasión con un chorrito de leche, por lo que obtendremos una salsa perfecta para este plato de ensalada de endivias con queso y nueces.

Las nueces son un fruto seco que dispone de muchas propiedades y beneficios para nuestra salud. Pueden consumirse solas como aperitivo, como ingrediente de postres sorprendentes, y como aliciente en una ensalada. Por lo tanto, las nueces serán protagonistas clara en esta ensalada de endivias con queso y nueces.

A modo opcional, aunque esta receta así ya es tremendamente deliciosa, se puede añadir unos granos de granada. Si te gusta el contraste de sabores, el incorporar la granada te permitirá darle dulzor a la ensalada de endivias, que sorprenderá uniendo su sabor con el queso roquefort, las nueces y el ligero toque margo de las endivias.

Nueces

Sea cual sea tu decisión final, (con o sin granada), la ensalada de endivias de queso y nueces es el acompañamiento ideal para comer con cualquier plato principal, sobre todo las carnes.

Se puede consumir como entrante a un plato principal o en menor cantidad de acompañamiento, a modo de guarnición.

También sirve como plato de aperitivo fresco. Servido junto con platos de “picoteo” será una opción muy acertada para dar variedad al menú.

Y sin duda, aparte del sabor original que ofrece, la ensalada de endivias con queso y nueces, es tremendamente fácil y rápida de preparar, así como económica. Por lo tanto, si vienen invitados de improvisto, optar por este plato hará que en un minuto lo tengas listo, siendo objeto de halagos de tus comensales, y sin gastarte casi nada de dinero.

Vamos a mostrarte cómo hacer esta rapidísima ensalada de endivias con queso y nueces:

Ingredientes (4 personas):

  • 4 endivias
  • 50 g de nueces
  • 150 g de queso roquefort
  • 150 ml de leche
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal Maldon en escamas
  • Opcional: 1 granada

Preparación

Granada-protege-la-piel

Separa en hojas las endivias. Lávalas bien con agua y deja a un lado abiertas ya sobre la fuente para empezar a hacer la ensalada. Puedes poner la cantidad de hojas que desees. Dependiendo de los comensales, puedes hacer dos o tres por cada uno de ellos.

Pon el queso roquefort en un cuenco y agrega encima la leche. Mezcla con una cucharilla.

Coloca con la ayuda de la misma cucharilla, la mezcla del queso roquefort y la leche. Si se queda algo del queso roquefort pegado en la cucharilla en el momento de ponerlo encima de la endivia, ayúdate con un chuchillo para untar para que te ayude a empujarlo. Unta y reparte en todas las hojas.

A continuación, pica las nueces en trozos pequeños o cómpralas ya picadas, el grosor depende del gusto de cada uno. Reparte las nueces sobre cada una de las endivias, previamente untadas de queso roquefort y leche.

Pon una pizca de sal en escamas encima de cada una de ellas.

Por último, pondremos un chorrito de aceite de oliva virgen extra por toda la ensalada de endivias con queso y nueces.

Opcional: prueba las endivias con queso y nueces con granos de granada, delicioso.

Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar