Endometriosis: 5 aspectos poco conocidos que mejorarán tu calidad de vida

Valeria Sabater·
23 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez al
23 Septiembre, 2020
Aunque la endometriosis es una enfermedad crónica, hay determinados factores que nos pueden ayudar a sobrellevar mejor la condición y optimizar nuestro día a día.

La endometriosis es un trastorno doloroso en el que el endometrio, un tejido similar al que recubre el interior del útero, crece fuera del útero. A día de hoy no disponemos de un tratamiento eficaz que pueda resolver una condición médica que afecta a un porcentaje destacable de la población femenina.

En este artículo te proponemos que, si es tu caso y padeces endometriosis, pruebes todos aquellas alternativas que creas que puedan ajustarse a tus necesidades particulares.

La complejidad de la endometriosis

Para empezar, no se conocen con seguridad las causas que determinan esta enfermedad, caracterizada por un crecimiento poco usual de tejido en el propio endometrio e incluso fuera de la cavidad uterina. Es algo, sin duda, muy complejoy las mujeres que lo experimentan ven su calidad de vida afectada.

Es un dolor silencioso cuyo impacto depende siempre de la gravedad ocasionada por las lesiones del crecimiento de ese tejido. Este puede alcanzar incluso, a los intestinos y la vejiga.

Hay pacientes con situaciones muy delicadas: chicas jóvenes que, por ejemplo, necesitan de una sonda para poder orinar sin dolor. Otras mujeres, por su parte, deben someterse a toda una serie de complejas operaciones donde la esperanza de vivir sin dolor parece no llegar nunca.

El tratamiento de la endometriosis

El tratamiento asociado a la endometriosis se basa en los analgésicos y en los tratamientos hormonales. Por otro lado, algo que vale la pena recordar es que a la hora de afrontar una enfermedad crónica, nunca debemos quedarnos con una sola opción.

En sí, el tratamiento debe estar pautado por un médico. Sin embargo, hacer algunos cambios en el estilo de vida también puede ser de ayuda para paliar los síntomas de la enfermedad.

El enfoque multidimensional en el que combinar las terapias médicas con los tratamientos naturales o incluso psicológicos puede ser de gran ayuda. ¡Pruébalo!

1. Mejora tu dieta: hay alimentos que pueden ayudar a reducir el dolor

Jugo de papaya

En primer lugar, hay que aclarar que cambiar nuestros hábitos alimenticios no hará que la endometriosis se cure. Lo que puede conseguirse es reducir la inflamación, regular la producción de estrógenos y fortalecer el sistema inmunitario.

Toma nota de los siguientes consejos:

  • Incrementa el consumo de fibra.
  • Reduce el consumo de grasas pero aumenta, ante todo, el de esas grasas saludables como las tipo omega 3:
    • Brócoli.
    • Nueces.
    • Salmón.
    • Aguacate.
    • Sardinas en lata.
    • Aceite de oliva.
    • Semillas de lino.
  • Consume productos de origen orgánico. Tu dieta debe ser en todo momento lo más natural que te sea posible. Una dieta sin gluten puede ser de gran ayuda para esto, según indica la investigación al respecto.

En concreto, estudios como el llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Roma Tor Vergata indican que los síntomas dolorosos de la endometriosis disminuyen tras 12 meses de llevar una dieta sin gluten.

Descubre: Remedio con ortiga para las menstruaciones abundantes

2. Incrementa tus dosis de vitamina D

Puede ser recomendable tener en cuenta los suplementos. En la mayoría de tratamientos para las pacientes con endometriosis se prescriben fármacos para regular la producción de estrógenos.

Esto puede implicar un déficit de calcio: es necesario que consultes con tu médico la necesidad de tomar suplementos de vitamina D.

3. Lleva un calendario de tus síntomas

El cuerpo de la mujer sigue un ciclo y la endometriosis, por término medio, es regular en su sintomatología.

  • Para anticipar determinados síntomas puede venir muy bien llevar un calendario o un diario donde escribir qué sentimos, qué nos duele, qué nos preocupa.
  • Poco a poco iremos conociendo un poco más la enfermedad y eso siempre nos ofrecerá cierta ventaja.

4. Ejercicios que pueden ayudarte a reducir el dolor asociado a la endometriosis

Mujer haciendo puente con soporte.
El puente se puede hacer con o sin soporte (pelota de goma o cojín).

El ejercicio físico es muy adecuado en caso de que suframos endometriosis. Sin embargo, es necesario puntualizar unos aspectos:

  • Realiza aquel ejercicio que más placer o bienestar te propicie: buscamos ante todo incrementar la producción de endorfinas. No se trata, por tanto, de agotarnos, sino de disfrutar.
  • Realiza sesiones de ejercicio de no más de 10 minutos seguidos. Algo moderado que nos ayude a relajarnos y que, a la vez, favorezca la sudoración.
  • Puedes salir a caminar, bailar o practicar la natación: es necesario que tu corazón bombee de forma adecuada para mejorar la circulación sanguínea.
  • Para acabar, realizar ejercicio de forma habitual también hará también que disminuya la cantidad de estrógeno que produce el cuerpo.

Quizá te interese: Cuánto debemos caminar para perder peso

5. Date tiempos de descanso de forma regular

Por último, la endometriosis puede afectar a muchos ámbitos de la vida: el físico, el emocional, el profesional y hasta el sexual.

  • Es complicado, delicado y, ante todo, incapacitante en muchos aspectos.
  • Además, hay mujeres que se sienten incomprendidas, que no cuentan con todo el apoyo que necesitarían de su entorno, de su familia e incluso del mundo del ámbito laboral.
  • No obstante, estamos seguros de que, poco a poco, las cosas mejorarán, de que la sociedad será mucho más sensible a esta enfermedad. Sin embargo, mientras tanto, es esencial que, en caso de que sufras endometriosis, te priorices, te atiendas, te cuides.
  • Factores como el estrés, el cansancio, el ver cómo hay días en que no podemos desempeñar nuestras responsabilidades, agota.
  • Cuando te sientas así, desconecta, descansa: regálate tiempo para ti. Es esencial  que lo hagas, porque de este modo aunamos nuevas energías para encarar mucho mejor esa lucha constante contra el dolor.

En resumen, la endometriosis es una enfermedad complicada que debe ser tratada siempre por un médico especializado. Sin embargo, estas recomendaciones pueden ser un tratamiento complementario al que se indique por el profesional.

  • Covington, M. B. (2004). Omega-3 fatty acids. American Family Physician. https://doi.org/10.1016/B978-0-9531949-3-3.50014-6
  • Bulun, S. E. (2018). Endometriosis. In Yen & Jaffe’s Reproductive Endocrinology: Physiology, Pathophysiology, and Clinical Management: Eighth Edition. https://doi.org/10.1016/B978-0-323-47912-7.00025-1
  • Dunselman, G. A. J., Vermeulen, N., Becker, C., Calhaz-Jorge, C., D’Hooghe, T., De Bie, B., … Nelen, W. (2014). ESHRE guideline: Management of women with endometriosis. Human Reproduction. https://doi.org/10.1093/humrep/det457
  • Attaman, J. A., Stanic, A. K., Kim, M., Lynch, M. P., Rueda, B. R., & Styer, A. K. (2014). The Anti‐Inflammatory Impact of Omega‐3 Polyunsaturated Fatty Acids During the Establishment of Endometriosis‐Like Lesions. American Journal of Reproductive Immunology, 72(4), 392-402.
  • Harris, H. R., Chavarro, J. E., Malspeis, S., Willett, W. C., & Missmer, S. A. (2013). Dairy-food, calcium, magnesium, and vitamin D intake and endometriosis: a prospective cohort study. American journal of epidemiology, 177(5), 420-430.
  • Marziali, M., Venza, M., Lazzaro, S., Lazzaro, A., Micossi, C., & Stolfi, V. M. (2012). Gluten-free diet: a new strategy for management of painful endometriosis related symptoms?. Minerva chirurgica, 67(6), 499-504.