Endorfinas: responsables de la sensación de placer

Las endorfinas, las moléculas de la felicidad, son neurotransmisores liberados en las neuronas para paliar el dolor, así como en situaciones de placer.

Las endorfinas son neurotransmisores en íntima relación con las sensaciones de placer, felicidad y bienestar. Son liberadas durante el orgasmo y el enamoramiento y ejercen su efecto analgésico al liberarse en respuesta al dolor. Las endorfinas son una de las tres grandes familias de péptidos opioides, junto con las encefalinas y las dinorfinas.

El sistema opioide interno

El sistema opioide interno

El sistema opioide interno está compuesto por los péptidos opioides (encefalinas, dinorfinas y endorfinas) y sus receptores. Es el sistema que protege frente al dolor, físico o psicológico, por excelencia. Esta acción es posible gracias a la interacción de los neuropéptidos con sus receptores, ampliamente distribuidos por todo el organismo.

Además, está implicado en el desarrollo de las adicciones. Ello se debe a la localización de los receptores en la región del sistema nervioso conocida como “circuito de recompensa”. A grandes rasgos, se trata de una red neuronal que se activa cuando una acción produce placer. Dado que muchas drogas activan estos receptores opioides, es lógico pensar que su consumo desencadena ese mismo efecto de “recompensa”.

Lee también: Opioides

Metabolismo de las endorfinas

Las endorfinas, al igual que el resto de neuropéptidos opioides, derivan de una molécula llamada pro-opiomelanocortina (POMC). Se sintetiza en la hipófisis (glándula pituitaria). Una vez producida, la molécula “se corta” en cuatro puntos diferentes. Las moléculas resultantes de los cortes son hormonas con diferentes funciones, entre las que se incluyen las endorfinas.

Las endorfinas y el dolor

Las endorfinas y el dolor

El dolor se produce como consecuencia de la activación de los nociceptores, los receptores sensoriales del dolor. Estos están ampliamente distribuidos por el organismo, y desde ahí, envían señales dolorosas ascendentes. El dolor “se hace consciente” una vez que estas señales llegan al cerebro y se interpretan como tal.

Pero, ¿cómo es posible paliar las sensaciones de dolor? Mediante diversos mecanismos fisiológicos entre los que se encuentra la activación del sistema opioide. Ante un estímulo doloroso, se produce una liberación de péptidos opioides, entre ellos las endorfinas, que se unen a sus receptores específicos desencadenando complejas cascadas moleculares e induciendo la analgesia.

¿Por qué este proceso es tan importante? Porque es el mecanismo que imitan los opiáceos, fármacos analgésicos muy potentes como la morfina o el fentanilo. Estos se unen a los mismos receptores que las moléculas endógenas, actuando de manera idéntica y, por consiguiente, desencadenando el mismo efecto.

Ver también: Nociceptores: los receptores del dolor.

¿Qué diferencia hay entre opioide y opiáceo?

Los opioides son todas las moléculas endógenas pertenecientes al sistema opioide interno. Por el contrario, los opiáceos son todas las sustancias derivadas del opio, con efectos sobre los receptores opioides internos o no. Por extensión, todos los fármacos derivados de la morfina han acabado denominándose también opiáceos.

Las endorfinas y el placer

actividades-que-generen-placer

Dada la distribución de sus receptores, además de paliar el dolor, generan sensaciones de placer. Esto está íntimamente relacionado con la sensación de recompensa y la reiteración de las conductas. Es decir, toda acción que desencadena una liberación de endorfinas es percibida como placentera. Este placer se interpreta como una recompensa, motivo por el que se intenta repetir la conducta.

En este sentido, durante la risa, durante el sexo o al hacer deporte se liberan una gran cantidad de endorfinas. Es por este motivo por el que todas estas actividades son percibidas como placenteras. No sólo eso. Diversos estudios han demostrado la influencia de las endorfinas en el desarrollo de sentimientos de apego. La creación de vínculos emocionales (de pareja, amistosos …) están mediados, al menos en parte, por estas moléculas.

Bibliografía

  1. Shazia R C, S Bhimji S. Biochemistry, Endorphin. StatPearls (Internet) Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK470306/#article-21114.s1
  1. Goicochea García C, Martín Foelles MI. Sistemas cannabioides y opioide en los mecanismos y el control del dolor. Clin 2009;5 Supl E2:5-8. Vol 5
  1. Roman Vendrell C, A Yudowski G. Mecanismos moleculares del sistema opioide. MPS (internet). Disponible en: http://www.medicinaysaludpublica.com
  1. Florentino Muñoz EJ. Péptidos opioides endógenos, dolor y adicción. BUN Synapsis 2010. Vol 13 N1