Tripanosomiasis americana: la enfermedad de Chagas

Alejandro Duarte · 25 noviembre, 2017
La enfermedad de Chagas acaba con la vida de más de 10.000 personas al año. Pese a ello, la OMS se ha visto obligada a incluirla en la lista de enfermedades tropicales más abandonadas.

La enfermedad de Chagas, también conocida como tripanosomiasis americana, se trata de una enfermedad tropical infecciosa potencialmente mortal causada por el protozoo Trypanosoma cruzi. Esta debe su nombre al físico brasileño que la descubrió hace más de un siglo: Carlos Ribeiro Justiniano Chagas.

Contagio y cifras

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, hay entre 6 y 7 millones de personas infectadas, la mayoría procedentes de América latina, donde la mayor prevalencia se corresponde con las regiones rurales más pobres.

Esto se debe a que el vector portador del parásito es una chinche endémica de estas regiones generalmente conocida como vinchuca. La vinchuca es una especie de chinche del género Triatoma. Se trata de un heteróptero hematófago que porta al parásito en su saliva. La infección se produce cuando la chinche muerde al mamífero para alimentarse.

Sin embargo, esta no es la única vía de contagio. Aunque con una baja probabilidad, una madre embarazada puede transmitir el parásito al feto. Las donaciones de órganos y de sangre infectada también constituyen otro foco de contagio. Para prevenirlo, especialmente en el caso de la sangre, se suele purificar empleando un filtro a prueba de parásitos.

Se estima que la enfermedad de Chagas acaba con la vida de aproximadamente 10.000 personas al año. Sin embargo, en la mayoría de los casos se puede evitar este destino aplicando el tratamiento adecuado en estadios tempranos de la enfermedad.

Pese a ello, generalmente la persona afectada ve condicionada su vida como consecuencia del desarrollo de una infección crónica que ha de ser tratada con fármacos antiparasitarios con el fin de evitar complicaciones.

Pese a que la enfermedad y el parásito fueron descubiertos hace más de un siglo, según la comunidad científica es totalmente insuficiente el dinero invertido en investigar los perjuicios derivados de la infección con Trypanosoma cruzi, así como la fisiología de la enfermedad de Chagas.

De hecho, la OMS ha incluido esta enfermedad en la lista de las enfermedades tropicales más abandonadas, en la que ocupa el décimo tercer puesto. Esta falta de concienciación e inversión probablemente se deba que la mayor incidencia tiene lugar en regiones pobres, como mencionamos anteriormente.

¿No lo sabías? 10 alimentos que ayudan a luchar contra las infecciones

Desarrollo de la enfermedad de Chagas

Desarrollo de la enfermedad de Chagas

Podemos distinguir tres etapas en el desarrollo de la enfermedad de Chagas. La duración de cada una depende de la agresividad de la cepa causante de la infección, así como del sistema inmune del individuo afectado.

Periodo de incubación

Constituye la primera etapa de la enfermedad. Se inicia en el momento en el que el protozoo accede al riego sanguíneo de la persona afectada. T. cruzi sólo es capaz de replicarse en el interior de una célula.

Por ello, tras la mordedura del vector —en este caso la vinchuca— el protozoo inicia su recorrido por el sistema vascular en busca de una célula a la que parasitar. Una vez accede a dicha célula comenzará a replicarse hasta causar la muerte a la célula hospedadora, momento en el cual se liberarán todos los parásitos que se han estado generando e irán en busca de nuevas células.

Este proceso se irá repitiendo durante el periodo de incubación hasta que el número de parásitos que alberga el individuo afectado es tan grande que comienzan a aparecer los primeros síntomas de la enfermedad de Chagas. Su duración varía entre una y dos semanas.

Etapa aguda de la enfermedad

Que es la conjuntivitis

Esta etapa comienza cuando el paciente manifiesta los primeros síntomas. Entre ellos, destaca el signo de Romana, especialmente cuando el contagio ha tenido lugar a través de la conjuntiva. Se presenta como un edema palpebral unilateral indoloro. Es decir, una acumulación de líquido intersticial consecuencia de la sobrerreacción del sistema inmune.

Generalmente viene acompañado de conjuntivitis debido a la inflamación de la conjuntiva causada por las heces del parásito, así como de la inflamación de los ganglios más próximos. Esta dura alrededor de una semana, mientras que el signo de Romana puede persistir hasta dos meses.

Esta etapa también puede conllevar la dilatación de los órganos huecos del paciente, especialmente los que constituyen el aparato digestivo, síntoma conocido como megavísceras. Además, en los casos más graves la enfermedad de Chagas puede caracterizarse por cardiopatías agudas.

Te recomendamos leer: Tratamientos naturales que ayudan a tratar la conjuntivitis

Etapa crónica de la enfermedad

parásitos

Algunos pacientes portan consigo al parásito durante toda su vida, en algunos casos sin siquiera presentar síntomas de la infección. Ocurre en aquellos pacientes que han logrado superar los síntomas más devastadores de la enfermedad de Chagas.

Sin embargo, pese a no mostrar síntomas y poder hacer vida normal, estos pacientes pueden infectar a otros que no lo están. Son lo que conocemos como individuos portadores asintomáticos.