Enfermedad de Graves-Basedow

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 23 noviembre, 2018
Esta enfermedad afecta de manera directa a la glándula tiroides y de manera indirecta a muchas otras estructuras del organismo.

La enfermedad de Graves-Basedow es una alteración de carácter autoinmune que afecta a la glándula tiroidea.

Esta enfermedad autoinmune provoca la liberación de ciertos anticuerpos, las Inmunoglobulinas Estimuladoras de la Tiroides (TSI) que atacan a esta región del cuerpo. Así, las células que forman esta glándula sintetizan un mayor número de hormonas, modificando las funciones de distintas partes del organismo. A esta condición médica se le denomina hipertiroidismo.

Normalmente, el hipotálamo y la hipófisis son capaces de detectar los niveles de hormonas tiroideas en sangre. De esta forma, se libera o se reduce la producción de otro compuesto, la Hormona Estimulante de la Tiroides o THS.

Esta sustancia aumenta la síntesis de hormonas tiroideas según la cantidad que necesite nuestro cuerpo en cualquier momento. Sin embargo, durante el hipertiroidismo la THS presenta una síntesis muy reducida o nula para no contribuir a la sobreproducción de la sustancia.

Por norma general, este estado del paciente se debe a que presenta la enfermedad de Graves-Basedow de forma subyacente.

Síntomas de la Enfermedad de Graves-Basedow

Qué saber sobre la tiroides

A pesar de que esta patología afecta solamente a la glándula tiroidea de manera directa, sus funciones son tan amplias que altera otras actividades corporales. Por tanto, los síntomas o señales más frecuentes que asociamos a este trastorno son:

Bocio hiperplásico o aumento de las dimensiones de la glándula tiroidea

El bocio se sitúa en la garganta, por delante de la tráquea. También se pueden formar pequeños nódulos en esta región corporal. La presión que se desarrolla por la hinchazón puede derivar en problemas para tragar y respirar en algunos casos clínicos.

Ver también: 6 recomendaciones para mejorar el funcionamiento de tu tiroides

Hipertiroidismo o aumento de la actividad de la glándula tiroidea

Por otra parte, esta condición médica del individuo presenta otras alteraciones características como:

  • Náuseas y vómitos.
  • Hiperactividad. El paciente se muestra inquieto o nervioso e incluso puede presentar insomnio y temblores musculares. Asimismo, el individuo puede sentirse débil, fatigado o cansado por esta condición médica.
  • Falta de concentración, son personas que se distraen fácilmente.
  • Alteraciones en su estado de humor. También puede ser irritado de manera sencilla y mostrar signos de pérdida de memoria.
  • Arritmias o modificación de la frecuencia cardíaca de la persona. Por norma general, suele aparecer una taquicardia fuerte (se producen palpitaciones y la frecuencia cardíaca supera los cien pulsos por minuto).
  • Dificultad para realizar actividades cotidianas, el paciente siente una falta de aire que le impide continuar.
  • Sudoración (puede ocurrir tanto por el día como por la noche). El individuo también puede presentar una mayor sensibilidad o molestia ante el aumento de temperatura.
  • Aumento del apetito o ganas de comer. Ese aumento de actividad corporal requiere una mayor cantidad de nutrientes. Sin embargo, debido al aumento de la velocidad del metabolismo, el paciente pierde peso en un periodo reducido de tiempo (sin quererlo).

Causas de la Enfermedad de Graves-Basedow

Fisiología de la tiroides y síntesis de las hormonas

Actualmente, no existe una causa reconocida que desencadene este tipo de enfermedades. Sin embargo, un gran porcentaje de casos clínicos presentan antecedentes de esta clase de alteraciones autoinmunes.

Te recomendamos leer: Fisiología de la tiroides

Diagnóstico de la Enfermedad de Graves Basedow

El equipo médico puede llevar a cabo una serie de pruebas médicas a fin de identificar esta enfermedad y descartar otras patologías. Por ejemplo:

  • Examen físico. Con ella, el doctor puede comprobar los síntomas que el paciente pueda presentar, en especial el bocio.
  • Análisis de sangre. Se comprueban los niveles de los anticuerpos y hormonas relacionados con la glándula de la tiroides.
  • Otras pruebas que se pueden realizar son imágenes de la región afectada. Por norma general, se realizan ecografías o gammagrafías de la zona.

Tratamiento de la Enfermedad de Graves-Basedow

6 errores garrafales por los cuales los medicamentos no funcionan

El objetivo final del tratamiento es aliviar los síntomas que presente el paciente. Normalmente se siguen las siguientes recomendaciones:

  • Medicamentos betabloqueantes. Tratan tanto la alteración cardíaca como la sensación de ansiedad del paciente.
  • Medicamentos antitiroideos o con yodo radioactivo. Así, reducen la formación de las distintas hormonas normalizando la actividad de la glándula.
  • Cirugía. Las intervenciones quirúrgicas se realizan para extirpar la glándula, de manera que su función debe ser suplida con otros medicamentos.

Prevención de la Enfermedad de Graves-Basedow

Por otra parte, podemos adoptar una serie de pautas que reducen el riesgo a desarrollar una gran clase de enfermedades. Por ejemplo, mantener una dieta saludable y realizar ejercicio físico moderado. Asimismo, evitaremos hábitos insalubres como el alcoholismo, el tabaquismo o el consumo de sustancias tóxicas.

  • Smith, T. J., & Hegedüs, L. (2016). Graves’ Disease. New England Journal of Medicine. https://doi.org/10.1056/NEJMra1510030
  • Brent, G. (2008). Graves’ Disease. N Engl J Med. https://doi.org/10.1007/s10803-011-1345-3
  • Weil, D., & Fridrich, G. A. (2015). Graves’ disease. In Orbital Tumors: Diagnosis and Treatment, Second Edition. https://doi.org/10.1007/978-1-4939-1510-1_28
  • Ginsberg, J. (2003). Diagnosis and management of Graves’ disease. CMAJ. https://doi.org/10.1089/thy.1992.2.219
  • Brent, G. A. (2008). Clinical practice. Graves’ disease. N Engl J Med. https://doi.org/10.1056/NEJMcp0801880