Enfermedad de Paget: todo lo que debes saber

Andrea Flores · 12 septiembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la farmacéutica Sara Viruega el 12 septiembre, 2019
La enfermedad de Paget es una enfermedad que afecta a los huesos alterando su densidad y, por ende, sus características y su funcionalidad.

La enfermedad de Paget es una enfermedad que afecta a los huesos, alterando sus características y su funcionalidad. Así, las estructuras óseas pueden variar en cuanto a consistencia, densidad e, incluso, tamaño. También se denomina osteítis deformante.

Actualmente se ha comprobado que afecta con más frecuencia a ciertos huesos, como la columna vertebral, el cráneo, la pelvis o el fémur.

¿Cómo funciona el tejido óseo?

Por lo general, en el tejido óseo se pueden encontrar células características: los osteoclastos y los osteoblastos. Los primeros se encargan de destruir el tejido óseo antiguo o desfasado, mientras que los segundos regeneran las áreas correspondientes. De esta manera, nuestros huesos se renuevan de forma continua gracias a las funciones coordinadas de estas células.

Sin embargo, en la enfermedad de Paget, los osteoclastos y los osteoblastos actúan con más rapidez, de forma hiperactiva. Esto provoca que ciertas regiones de los huesos crezcan de forma anormal y puedan ser más frágiles.

Síntomas de la enfermedad de Paget

Un alto porcentaje de los casos clínicos son asintomáticos, es decir, los pacientes no presentan síntomas. Sin embargo, es posible que los sujetos puedan llegar a desarrollar una serie de signos o alteraciones asociadas a este trastorno. Entre los síntomas más comunes encontramos:

  • Dolor intenso en los huesos que se mantiene constante en el tiempo, ya sea en reposo o realizando un movimiento.
  • Molestias articulares que pueden dar lugar a artrosis. Por norma general, aparecen con más frecuencia en ciertas estructuras como la cadera, las rodillas o los hombros.
  • Cefalea o dolor de cabeza: puede aparecer junto a la hipoacusia.
  • Cifosis o sensación de entumecimiento en la columna vertebral.
  • Cráneo pagético: aumento de las dimensiones de este conjunto de huesos.
  • Formación de otras deformidades óseas, como el fémur en cayado o la tibia en sable.
  • Aumento de la temperatura en la piel cercana a los huesos afectados.
  • Susceptibilidad a las fracturas.
fractura de hueso

Ver también: Displasia ósea primaria: todo lo que debes saber

Causas

Se desconoce la causa que provoca el desarrollo de esta enfermedad. Sin embargo, de acuerdo a las investigaciones, podría deberse a una infección de origen vírico, como el sarampión. También se está comprobando la influencia de factores genéticos (antecedentes familiares) y ambientales (exposición a ciertas sustancias químicas).

Diagnóstico

Por norma general, el equipo médico realiza una serie de pruebas médicas que permiten la identificación de este trastorno y el descarte de otros con síntomas similares. Por tanto, se lleva a cabo:

  • Examen físico: en él los especialistas comprueban los síntomas, si los hubiera, los antecedentes y la historia clínica del paciente.
  • Radiografías en las que se aprecian las zonas de creación y destrucción rápida del hueso.
  • Tomografía Axial Computarizada o TAC.
  • Gammagrafía ósea.
  • Biopsia ósea.
  • Otras pruebas rutinarias como el análisis de sangre y orina.

Tratamiento de la enfermedad de Paget

Normalmente, no se necesita un tratamiento concreto para esta enfermedad, puesto que una gran parte de los casos son asintomáticos. Sin embargo, el equipo médico puede recomendar la aplicación de ciertas terapias en los casos más graves:

  • Uso de medicamentos o fármacos: principalmente los compuestos bifosfonatos y la calcitonina. También se pueden recomendar los antiinflamatorios, para reducir la inflamación, y los analgésicos, para calmar el dolor o las molestias.
  • Intervenciones quirúrgicas, en caso de fractura, dolor intenso o deformación grave de los huesos.
dolor de huesos y articulaciones

Quizá te interese: 5 alimentos importantes en el desarrollo de los huesos del niño

Prevención

Todavía no se ha encontrado una serie de medidas que puedan reducir eficazmente el riesgo a padecer esta enfermedad. Sin embargo, es importante cuidar nuestra salud para disfrutar de una calidad de vida adecuada.

Para ello, solo necesitamos realizar una actividad física moderada junto con el consumo de una dieta equilibrada, adecuada y saludable. También es aconsejable evitar la práctica de hábitos insalubres como el alcoholismo, el tabaquismo o el consumo de sustancias tóxicas, como las drogas.

Por último, cabe destacar que la enfermedad de Paget se relaciona con variantes genéticas que predisponen a la persona a sufrir alteraciones en el metabolismo óseo. Por este motivo, es importante reportar si hay casos familiares y realizar una historia clínica completa que, además de los familiares afectados, recoja el grado de afectación y limitación que produce.

  • Fishlock, A., & Patel, N. (2018). Paget’s disease of bone. Orthopaedics and Trauma. https://doi.org/10.1016/j.mporth.2018.05.009
  • Siris, E. S., Roodman, G. D., & Ralston, S. H. (2013). Paget ’ s Disease of Bone. Primer on the Metabolic Bone Diseases and Disorders of Mineral Metabolism. https://doi.org/10.1002/9781118453926.ch80
  • Consiglieri, G. D., & Sonntag, V. K. H. (2014). Paget’s Disease. In Encyclopedia of the Neurological Sciences. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-385157-4.00771-5
  • Ralston, S. H., Langston, A. L., & Reid, I. R. (2008). Pathogenesis and management of Paget’s disease of bone. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(08)61035-1
  • Klein, G. R. (2006). Surgical Manifestations of Paget ’ s Disease. October. https://doi.org/10.1038/sj.hdy.6801015