Enfermedad de Peyronie: todo lo que debes saber

Julia Sedano 27 febrero, 2018
El aspecto externo del pene puede tomar muy dispares variaciones, pero no todas son normales: éste es el caso de la enfermedad de Peyronie.

La enfermedad de Peyronie provoca la formación de una placa de tejido fibroso en la túnica albugínea, la fina capa que reviste los cuerpos cavernosos, que son las estructuras eréctiles del pene. Esto provoca, en mayor o menor medida, su incurvación.

Génesis de la enfermedad de Peyronie

El mecanismo subyacente a la enfermedad de Peyronie no está aún del todo esclarecido. Sin embargo, todo parece apuntar a que el proceso comienza con una serie de microrroturas (que podrían estar originadas por factores genéticos o inmunológicos) a nivel de la túnica albugínea. Éstas atraen un conjunto de elementos:

  • Fibrina: se trata de una proteína que actúa durante el proceso de coagulación. Este proceso comienza, en el caso que nos ocupa, con la rotura de vasos sanguíneos debido a las antes mencionadas microrroturas.
  • Factor de crecimiento transformante beta 1 (TGF-β1): proteína perteneciente al extenso grupo de los factores del crecimiento. Cuenta con muchas y variadas funciones relativas a la regulación de la proliferación de células, así como a su activación.
  • Factores oxidativos: amplia gama de sustancias cuyo papel último es promover el estrés oxidativo, que altera todo tipo de sustancias y procesos. Éstos se alteran debido a su interacción con especies de oxígeno “excesivamente reactivas”.

Todo esto da lugar, en última instancia, a una inflamación anormal de la zona, que trae consigo una cicatrización también anormal, con excesivo depósito de colágeno.

Ver también: Epigenética: qué es y qué implicaciones tiene

Síntomas y signos

Síntomas y signos

Como síntomas de la formación de esta placa podemos encontrar:

  • Dolor durante la erección. Suele ser el síntoma por el cual los pacientes acuden a consulta, dificultando o incluso imposibilitando las relaciones sexuales, con el consecuente desgaste psicológico que esto acarrea. Sin embargo, este dolor suele disminuir con el tiempo.
  • Disfunción eréctil. Los cuerpos cavernosos se ven ocupados por la placa fibrosa, de modo que éstos no se pueden llenar de sangre, dificultándose así la erección. Puede existir aquí un componente psicológico.

Una vez que el paciente acude a consulta, mediante la exploración es posible que el médico encuentre los siguientes signos característicos de la enfermedad de Peyronie:

  • Incurvación del pene. Debida a la aparición de dicha placa fibrosa. En el contexto del pene en su conjunto, puede generar una curvatura hacia delante, hacia atrás o hacia un lado.
  • Endurecimiento de una parte del pene. Debido a la consistencia dura de la placa fibrosa creada, en la zona en que se presenta la curva.

Tratamiento

Algunos pacientes experimentan la resolución espontánea (curación sin motivo aparente). Para los que no experimentan esta fácil solución existen dos tipos de tratamiento:

Tratamiento médico

Tratamiento médico

Sólo se lleva a cabo si la placa aún se encuentra en formación, es decir, en la enfermedad de Peyronie poco evolucionada. Se pueden utilizar:

  • Fármacos tópicos: se aplican exclusivamente en la zona, en este caso se inyectan. Es el caso de los corticoides (que inhiben los procesos de inflamación) y de la colagenasa (que degrada el colágeno).
  • Fármacos sistémicos: llegan a muchas más partes del organismo, en este caso se toman de forma oral (pastillas). Es el caso de la vitamina E, el tamoxifeno o la colchicina (estos dos últimos son agentes quimioterápicos).

Te recomendamos leer: 5 formas de usar una cápsula de vitamina E en tu piel

Tratamiento quirúrgico

Existen fundamentalmente dos tipos de técnica:

  • Extirpación completa de la placa fibrosa, con el consecuente acortamiento del pene.
  • Corte y reconstrucción de la zona de la placa. Sólo se practica en pacientes jóvenes, y existe riesgo de resurgimiento de la placa, así como de rechazo del injerto.

Complicaciones

Estructura del pene

Esta aparentemente inofensiva placa fibrosa puede dar lugar a consecuencias nefastas en función de su gravedad.

Además de los síntomas ya descritos, pueden surgir eventualmente ciertas complicaciones. Tales son la aparición de nuevas placas en otros lugares del pene, flacidez del glande por lesiones nerviosas, hidrocele (acumulación de líquido en el escroto), etc.

Hasta el 1% de la población de raza blanca padece esta enfermedad (rara vez aparece en raza negra y no se ha descrito ningún caso en raza asiática), por lo que si sufres estos síntomas, ¡te alentamos a que no tengas vergüenza y acudas a tu médico!

Te puede gustar