Enfermedad pulmonar intersticial

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 20 noviembre, 2018
Los síntomas de este conjunto de enfermedades son muy similares entre sí, por ello, es importante obtener un buen diagnóstico para poder curarla.

La enfermedad pulmonar intersticial en realidad es un nombre genérico para un amplio número de enfermedades. Lo común en todas ellas es que los tejidos pulmonares se inflaman y resultan dañados.

A la enfermedad pulmonar intersticial también se la conoce con el nombre de enfermedad pulmonar parenquimatosa difusa. En todos los casos, son el resultado de un daño en las células que rodean los alvéolos.

Esto termina causando inflamación y posteriormente fibrosis o cicatrización en los pulmones. Cuando estas enfermedades evolucionan dan origen a dificultad respiratoria. Si avanzan, dan lugar a insuficiencia respiratoria.

La respiración y la enfermedad pulmonar intersticial

La respiración y la enfermedad pulmonar intersticial

En condiciones normales, cuando una persona inhala, los alvéolos se llenan de aire. Enseguida el oxígeno pasa a la corriente sanguínea. Al exhalar, el dióxido de carbono pasa de la sangre a los alvéolos, para luego ser expulsado del cuerpo.

Si se presenta una enfermedad pulmonar intersticial, los pulmones y la respiración resultan afectados. En la primera fase lo que ocurre es que el tejido del pulmón se daña por una razón conocida o desconocida. Esto hace que las paredes de los alvéolos se inflamen. En el intersticio de esos alvéolos comienzan a aparecer cicatrices, es decir, fibrosis.

Cuando hay enfermedad pulmonar intersticial la respiración normal se altera. Los alvéolos se vuelven rígidos y no logran expandirse por completo. Por lo tanto, el paso del oxígeno a la corriente sanguínea está limitado, así como la expulsión de dióxido de carbono. Cuando la enfermedad avanza, respirar se hace cada vez más difícil.

Lee también: Los pulmones y sus características

Características generales de la enfermedad pulmonar intersticial

Hay más de 300 patologías que coinciden con el concepto de enfermedad pulmonar intersticial. La mayoría de ellas son poco frecuentes. Las más comunes son: sarcoidosis, fibrosis pulmonar idiopática, neumoconiosis, alveolitis alérgica extrínseca, la asociada con enfermedad del tejido conjuntivo y la medicamentosa. Algunas de estas enfermedades también afectan a otros órganos del cuerpo.

Algunos estudios sugieren que alrededor del 50% corresponden a sarcoidosis y a fibrosis pulmonar idiopática. Sin embargo, esto no está plenamente corroborado, ya que no siempre se consigue un diagnóstico específico.

Las enfermedades pulmonares intersticiales a veces tienen un curso rápido y en otras ocasiones gradual. Por lo tanto, mientras que unos pacientes presentan síntomas leves al comienzo, otros tienen manifestaciones muy severas. La enfermedad a veces permanece de forma relativamente estable, pero puede cambiar súbitamente en cualquier momento.

Causas de la enfermedad

Causas de la enfermedad

Se desconoce cuál es la causa exacta de la enfermedad pulmonar intersticial. Se sospecha que uno de los factores que precipita su aparición es la inhalación de materiales contaminantes. Algunos de los tipos más comunes son:

  • Enfermedad del pulmón negro. Se produce entre los mineros por inhalar el polvo del carbón mineral.
  • Abestosis. Se produce por la inhalación de asbesto.
  • Siderosis. Por inhalación de polvo de hierro.
  • Neumopatía de los granjeros. Inhalación de polvo que viene de los granos, el heno y la paja.
  • Silicosis. Cuando se inhala silicio.

Hay algunas enfermedades autoinmunitarias que también dan origen a la enfermedad pulmonar intersticial. Entre ellas están la artritis reumatoide, el lupus, la esclerodermia y la sarcoidosis. Algunas medicinas también pueden ser el origen de estas enfermedades. El consumo de tabaco constituye un factor de riesgo.

Visita este artículo: 5 remedios herbales para el tratamiento de la artritis

Síntomas, diagnóstico y pronóstico

Síntomas, diagnóstico y pronóstico

El principal síntoma es la dificultad respiratoria. Al principio esta dificultad aparece cuando se hace un ejercicio pesado. Luego se presenta en actividades cotidianas, como comer o hablar. Es frecuente que se presente tos seca, pérdida de peso, dolor articular y fatiga. Lo usual es que haya ruidos crepitantes cuando se ausculta el tórax.

En los estadios avanzados de la enfermedad pulmonar intersticial es habitual que se agranden anormalmente las bases de las uñas de las manos. Los labios, la piel y las uñas se tornan de color morado, debido al bajo nivel de oxígeno en la sangre.

Lo más común es que se ordenen exámenes clínicos para establecer el diagnóstico. Los más frecuentes son: examen de sangre, radiografía de tórax, tomografía computarizada, broncoscopia, ecocardiografía, biopsia de pulmón abierta, gasometría en sangre, pruebas de la función pulmonar y pruebas de resistencia.

El pronóstico depende de la causa que la produzca. También de la precocidad del diagnóstico. Los casos más difíciles de tratar son los que corresponden a fibrosis pulmonar idiopática o de causa desconocida.

  • Forrest, I. A., & Peel, E. T. (2011). Interstitial lung disease. In Integrated Palliative Care of Respiratory Disease. https://doi.org/10.1007/978-1-4471-2230-2_9
  • Antin-Ozerkis, D., Rubinowitz, A., Evans, J., Homer, R. J., & Matthay, R. A. (2017). Interstitial Lung Disease in the Connective Tissue Diseases. In Interstitial Lung Disease. https://doi.org/10.1016/B978-0-323-48024-6.00013-6
  • Pipavath, S., & Godwin, J. D. (2005). Imaging of interstitial lung disease. Radiologic Clinics of North America. https://doi.org/10.1016/j.rcl.2005.03.005
  • Cottin, V., Cottin, V., Wuyts, W., Agostini, C., Antoniou, K., Gunther, A., … Huie, T. (2013). Interstitial lung disease. European Respiratory Review : An Official Journal of the European Respiratory Society. https://doi.org/10.1183/09059180.00009113